Desigualdad de género causa pérdida de ingresos en economías de la Ocde

Desigualdad de género causa pérdida  de ingresos en economías de la Ocde
La equidad de género garantiza mejores ingresos y bienestar a los paísesl Archivo

Más de 2.700 millones de mujeres no pueden legalmente acceder a las mismas opciones laborales que los hombres, concluye el informe Mujer, Empresa y el Derecho 2018, elaborado por el Banco Mundial (BM).

Este estudio mide cómo las leyes y las instituciones establecen diferencias por sexo y colocan en situación de desigualdad a las mujeres.

De hecho, indica el BM, en 104 economías del mundo todavía tienen leyes que prohíben que las mujeres trabajen en ciertos empleos.

El estudio cita el caso emblemático de Svetlana Medvedeva, quien se graduó como oficial de navegación en la Federación Rusa; fue seleccionada para el puesto de timonel en un buque y luego le indicaron que no podían contratarla.

Ocurre que el trabajo de timonel “es uno de los 456 empleos considerados peligrosos, insalubres o que implican grandes esfuerzos para las mujeres”

Medvedeva demandó e intentó sin éxito lograr en su país, por la vía jurídica, revertir la decisión.

Su última opción fue exponer el caso ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas.

El Comité falló a su favor; acudió con esta sentencia ante un tribunal ruso que en septiembre de 2017 aceptó que había sido discriminada pero no ordenó a la compañía que procediera a contratarla.

Sin embargo, el informe observa avances en otras economías. En el caso de Colombia, en 2016, “la Corte Constitucional de Colombia derogó por discriminatoria la disposición del Código del Trabajo que prohibía a las mujeres el trabajo en minas subterráneas”.

Incluso la investigación señala que países como Bulgaria, Kiribati y Polonia también han eliminado todas las restricciones laborales a las mujeres, un gran paso a favor de la equidad.

Economías sin leyes

Pero el camino por recorrer no culmina con los avances. El estudio detalla que “59 economías no cuentan con leyes sobre acoso sexual en el lugar de trabajo y en 18 economías los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen”.

Mujer, Empresa y el Derecho procura, desde esta perspectiva, hacer énfasis en el valor de la legislación para generar ese espacio de mejores oportunidades económicas para las mujeres.

También concede importancia a las políticas públicas y el compromiso político,  ya que el crecimiento económico no equivale a equidad, advierte el BM.

La muestra es representativa y abarca 189 economías.

El BM alerta que las “desigualdades de género en la actividad empresarial están asociadas con la disminución de los ingresos y de la productividad agregada”.

El organismo indica que los estudios estiman que la desigualdad de género “causa una pérdida de ingresos promedio de un 15% en las economías de la Ocde, de la cual el 40% se debe a diferencias en la actividad empresarial”.

En los países en desarrollo las pérdidas, estima el informe, son significativamente más altas.

Otro detalle relevante, “es que las diferencias legales basadas en el género reducen la participación femenina en la fuerza laboral y afectan el crecimiento del PIB”.

El impacto en tan trascendente que en algunas economías “una porción considerable de las diferencias en la producción per cápita entre países puede atribuirse a la desigualdad de género, dice el informe Mujer, Empresa y el Derecho 2018.

La ley tiene mucho que aportar en este camino de la igualdad y, al respecto, el estudio del BM cita el caso de las mujeres en los Estados Unidos, quienes en el siglo XIX lograron que las leyes les otorgaran derechos de propiedad sobre patentes de su autoría.

Una iniciativa llevó a la otra: las familias comenzaron a invertir más en la educación de sus hijas.

El BM se pregunta ¿dónde son mejores o peores las leyes para las mujeres? y entre las 20 economías con mejor puntuación en cada indicador se encuentran España, Nueva Zelandia y el Reino Unido.

De igual modo, confirma el estudio, las economías de ingreso alto de la Ocde tienden a tener la puntuación promedio más alta en la mayoría de los indicadores.

Un indicador valioso, porque permite a la mujer su independencia económica, es el referido a la obtención del crédito.

Los números reflejan que la tarea es ahora: “El 42% de las economías obtuvieron una puntuación de cero en este indicador”.

Del lado del optimismo, Mujer, Empresa y el Derecho registró 87 reformas vinculadas a igualdad legal de género en 65 economías, paso decisivo en lograr para la mujer puestos de trabajo que apalanquen su desarrollo.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias