Director salud EE.UU. advierte aumento de muertes, pide considerar confinamiento a estados que no lo han hecho

Director salud EE.UU. advierte aumento de muertes, pide considerar confinamiento a estados que no lo han hecho
El director de salud pública estadounidense advirtió hoy que debido a la cantidad de muertes ocasionadas por el COVID-19, "esta será la semana más dura, la semana más triste, en la vida de la mayoría de los estadounidenses".| Cortesía

Estados Unidos (EE.UU.) entra en una de las semanas más críticas hasta ahora en la crisis del coronavirus (COVID-19) con la explosión del número de muertos en Nueva York, Michigan y Louisiana, mientras algunos gobernadores piden una orden nacional de quedarse en casa.

El director de salud pública estadounidense advirtió hoy que debido a la cantidad de muertes ocasionadas por el COVID-19, “esta será la semana más dura, la semana más triste, en la vida de la mayoría de los estadounidenses”.

El doctor Jerome Adams, agregó: “Este será nuestro Pearl Harbor, nuestro 11 de septiembre, pero no quedará limitado a una sola región”.

En declaraciones al programa “Fox News Sunday”, indicó: “Ocurrirá en todo el país, y quiero que toda la nación lo entienda”.

El número de personas infectadas con el virus en EE.UU. sobrepasa los 300,000 y el saldo de muertes asciende a más de 8,400. Más de 3,500 de esos fallecimientos ocurrieron en el estado de Nueva York. Lugares como Pensilvania, Colorado y Washington D.C. están comenzando a ver un aumento en las muertes.

Gran parte de la población norteamericana tiene órdenes de quedarse en casa, y las autoridades aseveran que hay indicios de que la población está acatando las instrucciones sobre el distanciamiento social. Sin embargo, el gobierno también enfatiza que lo peor aún está por llegar.

Algunos estados se han negado a ordenar a la ciudadanía quedarse en casa. Se le preguntó a Adams en el programa “Meet the Press” de la cadena NBC si esos estados deben sumarse al resto del país.

“El 90% de los estadounidenses están haciendo su parte aún en los estados en donde no se les ordenó quedarse en casa”, expresó Adams. “Si un estado no puede hacerlo por 30 días, pues que nos den una semana, que nos den lo que puedan, para que nuestro sistema de salud no quede abrumado esta semana”.

EE.UU. tenía 312,249 casos de contagio y 8,503 muertes hasta la mañana de este domingo, según CNN y la Universidad Johns Hopkins.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, reporta al público en conferencia de prensa sobre los desarrollos en la lucha contra la pandemia del COVID-19. Captura de pantalla, abril 5 de 2020.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo hoy creía que debía haber una implementación masiva de pruebas rápidas para lograr un “retorno a la normalidad” después de que pase el pico de la nueva crisis de COVID-19 en EE.UU en las próximas semanas y meses.

Cuomo, cuyo estado es el epicentro del brote en los EE.UU., dijo que Nueva York fue parte de un esfuerzo por desarrollar un programa que identificara a las personas que son negativas y no están en una categoría vulnerable, lo que les permite volver a trabajar.

“Creo que se verá el regreso a la normalidad cuando tengamos un programa de pruebas rápidas aprobado que se pueda llevar a escala”, dijo Cuomo en su sesión informativa diaria sobre la respuesta al COVID-19.

Nueva York, el estado más afectado, informó hoy que hubo cerca de 600 nuevas muertes para un total de 4,159 muertes y 122,000 casos en total.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que aumentar las pruebas sería crítico para la decisión del gobierno sobre cuándo relajar los cierres de negocios y otros pasos de distanciamiento social.

“Eso se vuelve crítico cuando planeas comenzar a volver a la normalidad, o al menos dar esos primeros pasos para volver a la normalidad”, dijo Fauci, el principal funcionario de enfermedades infecciosas de la nación, en el programa “Face the Nation” de CBS.

Si bien la capacidad de prueba se ha incrementado en las últimas semanas, EE.UU. se ha quedado muy por detrás de otras naciones industrializadas en pruebas de COVID-19 que los funcionarios de salud pública creen que es crucial para obtener cierto control sobre su propagación.

Gobernadores piden insumos

Louisiana se ha convertido en un punto de brote para el virus, informando el sábado un aumento en las muertes a 409 y más de 12,000 casos.

Un hospital temporal levantado en el Centro de Convenciones Ernest N. Morial, en New Orleans, Luisiana, en respuesta al desbordamiento de los hospitales locales que están alcanzando su capacidad, en medio de la pandemia de la COVID-19.

Algunas iglesias celebraron grandes reuniones el Domingo de Ramos, el comienzo de la Semana Santa en las iglesias cristianas.

“Estamos desafiando las reglas porque el mandamiento de Dios es difundir el Evangelio”, dijo Tony Spell, pastor de la megaiglesia Life Tabernacle en un suburbio de Baton Rouge, Louisiana. Spell ha desafiado las órdenes estatales contra la reunión en grandes grupos y ya ha sido acusado de seis delitos menores.

El gobernador John Bel Edwards dijo a CNN que el estado podría quedarse sin ventiladores el jueves.

El gobernador de Michigan, Gretchen Whitmer, dijo en Fox News que varios hospitales ya estaban en capacidad y que el estado necesitaba más ventiladores, pruebas y equipos de protección personal. Ella dijo que la pandemia está “creciendo exponencialmente” en Michigan.

El gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, un demócrata, cuyo estado registró la primera infección confirmada por COVID-19 en el país, pero desde entonces ha visto que los casos se aplanan después de una acción temprana para cerrar la actividad, dijo que si otros estados no imponen medidas estrictas, el virus simplemente circulará.

“Sería bueno tener una orden nacional de quedarse en casa”, dijo al programa “Meet the Press” de NBC News. “Incluso si Washington lo supera por completo, si otro estado no lo hace, podría regresar y cruzar nuestras fronteras dentro de dos meses”.

Sin embargo, el gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, defendió su negativa a ordenar restricciones a nivel estatal, diciendo que la situación estaba siendo vigilada de cerca y que su “enfoque más específico” seguía frenando la propagación del virus.

VOA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias