Dos agendas

Dos agendas

Manuel Luna G.

mluna@capital.com.pa

Capital

 

Panamá está viviendo uno de sus mejores años en materia económica.

El último informe de la Cepal es reconfortante: Panamá liderará el crecimiento económico de América Latina con 8,5%.

De acuerdo con esta comisión de la Organización de Naciones Unidas (ONU), durante el presente año el país será impactado de forma positiva por la ampliación del Canal de Panamá, el saneamiento de la bahía,  la construcción de proyectos hidroeléctricos y  las inversiones extranjeras que continuarán aportando fuentes de empleo.

Se trata de un panorama altamente positivo, que debe servir a todos los panameños para redoblar los esfuerzos que permitan mantener un ritmo adecuado de crecimiento.

Y uno de los elementos que  se requieren para que el  nivel de la marcha no disminuya es que se mantenga un clima de paz en el país, dejando de  lado las confrontaciones innecesarias, las acusaciones entre miembros de un mismo partido que en nada contribuyen a resolver los problemas fundamentales de los panameños.

En ese sentido parece ser que las agendas del gobierno y los ciudadanos van en direcciones contrarias. A las autoridades les interesa la segunda vuelta electoral,  la reelección presidencial y un nuevo Código Minero. Mientras que las principales preocupaciones de los ciudadanos tienen que ver con la inseguridad y el alto costo de los alimentos.

Estos últimos son temas que, de no enfrentarlos a tiempo, podrían salirse de las manos y generar un clima adverso para la inversión.

El manejo que el Ejecutivo ha dado a los temas polémicos ha sido también inadecuado y mantener en la agenda pública el asunto de la segunda vuelta o la reelección presidencial generaría nuevos enfrentamientos y con ello un ambiente  de desasosiego que tampoco hablaría bien del país.

El segundo semestre del año se muestra convulso, con amenazas de huelgas por parte de gremios docentes, funcionarios de la Caja de Seguro Social, enfrentamientos políticos y una eventual ruptura de la alianza.

Un ambiente caldeado que pondría en segundo plano a los principales problema del país: La inseguridad y el alto costo de la vida.

Por lo que se requiere de un esfuerzo extra de los políticos, de los gremios y de los ciudadanos, para poder retomar el clima de paz que se necesita.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL