Draghi asegura que el programa de estímulo está dando frutos

La debilidad del euro favorece a los exportadores

Draghi euro web

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, acogió positivamente las señales que muestran que el programa de estímulos lanzado recientemente por la entidad está favoreciendo la recuperación económica, pero insistió en la necesidad de inyectar en la economía de la eurozona más de 1 billón de euros (millones de millones) a través de compras de bonos para que la inflación regrese al objetivo.

En una rueda de prensa que fue brevemente interrumpida por una activista que gritó el mensaje fin a la dictadura del BCE, Draghi dijo que hay pruebas claras de que las medidas de política monetaria aplicadas han sido efectivas.

La economía del área del euro ha ganado más fuerza desde finales de 2014, indicó. Esperamos que la recuperación económica se amplíe y se fortalezca de forma sustancial.

Esas señales de éxito han despertado los temores del mercado a que el BCE pueda abandonar pronto su programa de compra de bonos al primer indicio de que la inflación se acerque al 2%. Esta preocupación se intensificó por los comentarios de la semana pasada del miembro del consejo ejecutivo del BCE Yves Mersch.

Sin embargo, Draghi hizo hincapié en que se necesita la total aplicación de las políticas anunciadas para impulsar la inflación y garantizar la recuperación económica.

Nuestra atención estará en la aplicación total de nuestras medidas de política monetaria, apuntó.

El BCE mantuvo las tasas de interés sin cambios, ante las primeras señales de que su reciente programa de compras de bonos lanzado el mes pasado está ayudando al crecimiento de la zona euro.

El consejo de gobierno de la institución decidió dejar las tasas en el mínimo histórico del 0,05%, nivel en el que se encuentran desde septiembre. El tipo que fija el BCE para los depósitos también se mantuvo en el -0,20%, lo que significa que los bancos comerciales siguen pagando por colocar su exceso de reservas en el banco central. Ambas decisiones se esperaban por los economistas.

La decisión de tasas llega en medio de los indicios que apuntan a que la eurozona está recuperándose después de años de recesión y estancamiento. Los últimos datos de Markit han mostrado que la economía de la región se expandió en marzo a su ritmo más fuerte en casi un año. La mayor economía europea, Alemania, podría haber registrado un sólido crecimiento en el primer trimestre en base a las cifras de consumo y comercio.

Una serie de factores favorables está mejorando la perspectiva de crecimiento para Europa. Aunque la debilidad del euro favorece a los exportadores al abaratar sus productos en los mercados mundiales, los bajos precios del crudo están impulsando el poder adquisitivo de los consumidores y las empresas de la región.

Además, el BCE inyectará en la economía de la zona euro más de  un billón de euros hasta septiembre de 2016 a través de las compras de bonos en un intento por devolver la inflación al objetivo a medio plazo del BCE de algo por debajo del 2%.

Todd Buell
Fráncfort
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia