Dudas y polémicas rodean el nuevo álbum de Michael Jackson

Dudas y polémicas rodean el nuevo álbum de Michael Jackson
Marcelo Contreras

El Mercurio

Suele ocurrir con las estrellas muertas: Un nuevo álbum implica una tarea con mucho de arqueológico. Cada parte interesada asegura contar con cientos de canciones desconocidas del astro. Katherine, la madre, afirma una reserva de 300 composiciones.

El ex manager Frank DiLeo baraja otro centenar, y la disquera no oculta que se nutre de temas descartados.

En rigor, Michael es una compilación independiente del rumoreado disco de retorno asistido por R. Kelly, Will.I.Am, RedOne y Ne-Yo. Tampoco contiene trabajo de Rodney Jerkins, el hombre tras éxitos de Lady Gaga. El single Breaking news, editado en noviembre y cuestionado en su autenticidad por el clan Jackson, instaló dudas en las cintas Cascio, una familia de New Jersey amiga del cantante, que lo alojó en 2007. De esa estadía, quedaron tres temas en este disco. Ahora bien, algunos productores asociados al álbum, entre ellos Teddy Riley (uno de los creadores del moderno R&B), y Tricky Stewart (autor y productor del exitazo de Justin Bieber Baby), reconocen excesos en el material. Riley llegó a pedir disculpas por el tono sobreprocesado de Jacko.

Michael aún no aparece, por ejemplo, en las listas de Billboard, como el single Hold my hand con Akon que no caló en el top 20 de Estados Unidos e Inglaterra, aunque el video tuvo un millón de descargas durante su primer día. Rolling Stone proclama que éste no es un disco de Michael Jackson. Humberto Gatica, el productor chileno colaborador en Thriller (1982) y Bad, acertó al declarar a El Mercurio en septiembre, que el disco incluye canciones buenas y otras que por algo fueron desechadas. Michael merece atención. Aunque la voz del astro lucía el desgaste propio de quien abusa de agudos y gritos desde niño, todavía destaca una garganta única y detallista en las armonías.

La selección de Sony intenta recoger sus mejores cualidades y a ratos lo logra. Much too son, que data de la época de Thriller, se inspira en Ben (1975). Behind the mask, cover de los pioneros del electropop, los japoneses Yellow Magic Orchestra, remonta al pulso de Bad, mientras los coros de Lenny Kravitz citan los entramados vocales de The Jackson 5 en (I cant make it) Another day. Con Michael Jackson entró en vigencia la misma ley que castiga y beneficia a los seguidores de Elvis, The Beatles y Hendrix. Entre los desechos, siempre aparecen gemas.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL