e-Dura: Bioimplante diseñado para humanos

e-Dura: Bioimplante diseñado para humanos

Los investigadores lo utilizaron con éxito en ratas con parálisis

e-Dura- Bioimplante

Flexible, biocompatible y moldeable como un tejido vivo. Así es el nuevo implante desarrollado por un equipo del Instituto Epfl, en Suiza, que podría ser utilizado para el tratamiento de personas con algún tipo de lesión medular que impide su movilidad.

Probado en ratas, el dispositivo, que se implanta en la superficie del cerebro o en la médula espinal, ha logrado que los animales parapléjicos puedan volver a caminar.

Según los investigadores, su potencial es enorme. Además de su uso en lesiones de  médula, el e-Dura, que así se llama el prototipo, podría ser empleado en enfermedades como la epilepsia, la enfermedad de Parkinson y  para el manejo del dolor.

Los científicos tienen previsto avanzar hacia los ensayos clínicos en humanos y desarrollar su implante para su comercialización.

Hasta ahora los investigadores solo lo han probado en animales y han logrado que las ratas parapléjicas vuelvan a caminar gracias a una estimulación eléctrica y química.

Sin embargo, la aplicación de este sistema a los seres humanos requeriría implantes multifuncionales que podrían instalarse durante largos períodos de tiempo en la médula espinal sin causar ningún daño a los tejidos.

Esto es precisamente lo que los equipos de los profesores Stéphanie Lacour y Grégoire Courtine han desarrollado: El implante e-Dura está diseñado para su implantación en la superficie del cerebro o la médula espinal.

El diminuto dispositivo, explican los investigadores, imita las propiedades mecánicas de los tejidos vivos y es capaz de entregar simultáneamente impulsos eléctricos y sustancias farmacológicas. Y lo más importante,  el riesgo de rechazo y de daños en la médula espinal es casi inexistente.

Elástico y flexible

Los denominados implantes de superficie han obtenido buenos resultados en el control de la marcha; sin embargo, su empleo en la médula espinal o en el cerebro a largo plazo no es viable, porque cuando se implantan estos dispositivos rígidos debajo de la envoltura protectora del sistema nervioso, se produce rozamiento al moverse o estirarse los tejidos nerviosos; y dicha fricción en repetidas ocasiones provoca inflamación, acumulación de tejido de cicatriz y, como consecuencia, el rechazo del cuerpo.

Pero ahora los expertos han resuelto este problema. Su dispositivo es flexible y elástico, y se coloca debajo de la duramadre, directamente sobre la médula espinal. Gracias a su elasticidad, su capacidad de deformarse y de estirarse es casi idéntica a la de los tejidos vivos que lo rodean.

Lacour detalló que con este dispositivo se reduce la fricción y la inflamación al mínimo.

Cuando se implantó en las ratas, el prototipo e-Dura no causó daño ni rechazo, incluso transcurridos dos meses.

Los implantes tradicionales que, obviamente, son más rígidos, habrían causado, en ese mismo periodo de tiempo, daño en los tejidos nerviosos.

Para probar su prototipo, los investigadores los implantaron en ratas con parálisis y emplearon su protocolo de rehabilitación, que combina la estimulación eléctrica y química.

Además de demostrar su biocompatibilidad, el dispositivo confirmó su eficacia al permitir que las ratas recuperaran su capacidad de caminar por su cuenta después de unas semanas de entrenamiento.

Debido a que tiene las  mismas propiedades mecánicas de la duramadre, el implante puede permanecer durante un largo periodo de tiempo en la médula espinal o en la corteza cerebral, señala Lacour.

En su opinión, esto abre nuevas posibilidades terapéuticas para los pacientes que sufren de traumas o trastornos neurológicos, en particular para aquellos que han quedado paralizados después de una lesión de la médula espinal .

Desarrollar el implante e-Dura ha sido toda hazaña de la ingeniería.

A pesar de ser flexible y estirable como un tejido vivo, contiene elementos electrónicos que estimulan la médula espinal en el punto de lesión, explica Courtine.

Por ejemplo, los electrodos están hechos de un material innovador compuesto de silicio y microperlas de platino que pueden deformarse en cualquier dirección, sin dejar de garantizar la conductividad eléctrica óptima, asegura Courtine.

Además, posee un microcanal de flujo que permite la entrega de sustancias farmacológicas, neurotransmisores, en este caso,  reestimulan las células nerviosas situadas debajo del tejido lesionado,  añade Courtine.

Es el  primer implante de superficie neuronal diseñado desde el principio para su uso a largo plazo en el que confluyen materias como la ciencia de materiales, la electrónica, la neurociencia, la medicina y la programación de algoritmos. 

Sassha Fuenmayor Yépez
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia