Economía de EE.UU. pasa por una debilidad temporal

La fortaleza del dólar  y un entorno global débil condujo a una caída de la confianza empresarial

euro and dolar in the hands of a girl

En las últimas semanas, el flujo de noticias económicas en Estados Unidos (EE.UU.) ha empeorado. La noticia más impactante fue el informe de  situación laboral. En el mes de marzo se han creado solo 126.000 nuevos empleos no-agrícolas, mucho menos que los 245.000 esperados. Esto representa una desaceleración fuerte comparado con el promedio de los 280.000 nuevos empleos mensuales en los seis meses anteriores.

Hay diferentes explicaciones para la debilidad temporal de la economía: Primero, la caída del precio del petróleo ha ralentizado las actividades en el sector petrolero.

Segundo, el mal tiempo pesó sobre la actividad de la construcción y el gasto del consumidor. La caída del precio de la gasolina, la subida de la Bolsa de Valores y la recuperación del mercado de la vivienda significa que los consumidores ahora tienen más dinero en sus bolsillos, pero hasta ahora, han ahorrado más, en lugar de gastarlo.

Tercero, la fortaleza del dólar  y un entorno global débil condujo a una caída de la confianza empresarial. Todo eso implica que el crecimiento de la economía estadounidense en el primer semestre probablemente haya sido muy bajo, posiblemente por debajo de 1%, que es mucho menos que el 3% que los economistas esperaban hace un par de meses. Sin embargo, pensamos que esta debilidad es temporal y que las condiciones económicas subyacentes en EE.UU. siguen siendo fuertes.

En particular esperamos un aumento del gasto de los consumidores, por lo tanto, sigue siendo muy probable que la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) empiece a subir las tasas de interés pronto.

Momento de cautela

La Bolsa no se ha visto afectada por las decepciones económicas. Al contrario, las expectativas de que los aumentos de las tasas podría posponerse apoyaron los índices de renta variable en EE.UU., pero esta complacencia podría ser de corta duración.

Las valoraciones de las acciones estadounidenses están elevadas, sobre todo comparado con Europa y Japón y la fortaleza del dólar significa que el crecimiento de las utilidades se está desacelerando. De hecho, los analistas esperan un crecimiento de cero en las utilidades agregadas del primer semestre, que se van a publicar en las próximas semanas.

Por eso pensamos que los inversionistas deberían reducir la exposición a la Bolsa de EE.UU., o al menos comprarse una protección (a través de derivados) contra una caída temporal. Seguimos considerando una corrección del 10% a 15% como altamente probable en los próximos meses, pero esta corrección probablemente no represente el final del mercado alcista, sino serviría como oportunidad de entrada para aquellos inversionistas que no han participado.

Europa

El flujo de noticias fuera de los EE.UU.  ha mejorado. Sobre todo tuvimos noticias alentadoras de la economía europea y una mejora en las negociaciones entre Europa y Grecia sobre su paquete de reformas para garantizar una extensión del acuerdo de rescate.

El riesgo de que Grecia salga de la eurozona ha disminuido o más bien pospuesto, por ahora. Esto junto con decepciones en EE.UU. ha conducido un repunte del euro, que subió de 1,05 a 1,10 contra el dólar en las últimas tres semanas.

El futuro del tipo de cambio es muy difícil (por no decir imposible) de predecir, por un lado, el valor razonable usando la paridad del poder adquisitivo se encuentra en el rango de 1,20 a 1,40, por  otro, la divergencia de la política monetaria y renovadas tensiones entre Grecia y Europa podrían implicar mayores presiones.

La conclusión es que inversionistas con base en dólares que invierten en activos europeos deberían de protegerse contra el riesgo de divisas.

Las acciones europeas ya subieron aproximadamente 20% en el 2015 hasta la fecha, sin embargo, la valoración sigue siendo atractiva y hay bastante potencial de crecimiento.

Por eso, Europa junto con Japón, siguen siendo nuestra región favorita en la renta variable. Una vez dicho eso, no es el mejor momento para subir las posiciones agresivamente después de esta subida extraordinaria.

Conclusión

Seguimos pensando que el 2015 va a ser un año con retornos atractivos en la renta variable y en algunos segmentos de la renta fija, pero es probable que haya más volatilidad en general.

Es importante tener un enfoque activo y disciplinado, es decir, preferimos esperar correcciones temporales para aumentar posiciones en áreas de inversión atractivas, como las acciones europeas.    

Pascal Rohner, CFA
Director Inversión Panamá
Private Investment Management.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL