Economía dominada por grandes empresas

Estas podrían subir los precios y bloquear la llegada de nuevos competidores con mejores productos o servicios

miller

Cada vez más sectores de la economía estadounidense han pasado a ser dominados por un número decreciente de grandes empresas.

En el último año se han producido gigantescas fusiones en numerosos sectores, incluyendo de aseguradoras de salud, fabricantes de alimentos y proveedores de televisión por cable. Al mismo tiempo, muchas compañías se concentran en mercados cada vez más reducidos que pueden controlar con más facilidad.

El resultado es que en cerca de un tercio de las industrias, la mayoría de las empresas estadounidenses compiten en mercados que la actual legislación federal clasificaría de altamente concentrados, un alza frente a alrededor de un cuarto en 1996, según un análisis que The Wall Street Journal realizó sobre información de la competencia proveniente de la Universidad del Sur de California (USC).

La fusión de $104.200 millones, anunciada la semana pasada, entre las dos mayores cerveceras del mundo ilustra la tendencia: Si los reguladores aprueban la combinación de Anheuser-Busch InBev NV y SABMiller PLC, se formará un coloso internacional que dominará casi 30% del mercado mundial de cerveza. Es la culminación de años de fusiones entre media docena de gigantes del sector.

La tendencia hacia una mayor concentración se extiende mucho más allá de las bebidas alcohólicas hacia los electrodomésticos, los servicios de telefonía móvil, las aerolíneas, los supermercados y otros sectores. En algunos casos, los adelantos tecnológicos o el ascenso de mercados nacionales de publicidad y marcas son los motores de la consolidación.

La concentración de mercado es una espada de doble filo. Las fusiones pueden generar economías de escala que reducen los precios y generan mejores productos para los consumidores. También pueden preservar empleos en las empresas que son demasiado débiles para sobrevivir en forma independiente. No obstante, cuando una cantidad cada vez más reducida de empresas domina un mercado, estas podrían subir los precios y bloquear la llegada de competidores que buscan ofrecer mejores productos o servicios.

El negocio de electrodomésticos refleja los drásticos efectos que puede tener la consolidación. En 1996, había 24 empresas que cotizaban en bolsa dedicadas primordialmente a la fabricación de electrodomésticos en Estados Unidos. Actualmente, esa cifra se ha reducido a casi ocho.

Whirlpool Corp., que compró su rival Maytag en 2005, domina más de 37% del mercado estadounidense de secadoras de ropa, pese a la incursión de rivales de otros países en los últimos 10 años, según la firma de investigación de mercado TraQline. Mientras tanto, el intento de General Electric Co. de vender su división de electrodomésticos a la sueca Electrolux se ha topado con la oposición de los reguladores antimonopolio, quienes señalan que la transacción dejaría a sólo dos compañías compitiendo por gran parte de las ventas de cocinas (en algunos países, estufas) y hornos, una situación que podría desembocar en un aumento de los precios.

Una portavoz de Electrolux indicó que el negocio de los electrodomésticos sigue siendo competitivo y que la adquisición de la división de GE permitirá que la empresa provea productos más innovadores y un mayor valor por el precio. Por su parte, el presidente ejecutivo de GE, Jeff Immelt, dijo el viernes: Los electrodomésticos son una industria altamente competitiva con al menos siete fabricantes y 21 marcas.

Casi dos tercios de las empresas que cotizan en bolsa en EE.UU. operaban en mercados más concentrados en 2013 que en 1996, según el análisis de The Wall Street Journal a partir de los datos recopilados por los economistas Gerard Hoberg y Gordon Phillips, de USC.

No cabe duda de que existe una carrera global para ser el más grande y sobrevivir, dice Phillips. El profesor de finanzas y economía de negocios de USC señala que las fusiones tienden a generar un incremento de las ganancias empresariales, algo que en general es una mala noticia para los consumidores puesto que los beneficios de la unión no son traspasados, y una mayor oferta de productos, lo que suele beneficiar a los consumidores ya que refleja la innovación.

La información de Hoberg y Phillips examina cómo las empresas dominantes operan en los mercados a la medida que ellas mismas han configurado con el transcurso del tiempo. Los expertos analizaron la información que las compañías proveen a los accionistas y reguladores e identificaron las líneas de productos de cada empresa y los ingresos asociados. Luego calcularon los puntajes del Índice Herfindahl-Hirschman (HHI, por sus siglas en inglés), que mide el grado de concentración de un sector y es usado por el Departamento de Justicia de EE.UU. en los casos antimonopolio.

La creciente concentración ilustra la mayor facilidad de las empresas para acceder a mercados grandes y globales y obtener economías de escala, afirma Mark Cooper, director de investigación de la Federación de Consumidores de EE.UU. La pregunta de cuántas empresas tendrían que existir cambia con la naturaleza de la economía, manifiesta.   

Theo Francis y Ryan Knutson
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia