Ecos de una Cumbre exitosa

Cumbre-de-las-Américas-VII

Un nuevo ejemplo de la tendencia pesimista de un número significativo de ciudadanos ha sido sin duda alguna el intento de algunos sectores de la opinión pública de empañar el éxito alcanzado por Panamá con la celebración de la VII Cumbre de las Américas.

Y es que ante el evidente éxito que representó para el país la presencia de más de 20.000 personas tanto en la Cumbre de las Américas como en los eventos paralelos que fueron desarrollados por las diversas fuerzas políticas, económicas y sociales del continente, los cuestionamientos se orientaron a los gastos realizados por la Cancillería para la realización del evento.

Afortunadamente el reporte oficial de gastos, que reposa en la página Web de la Autoridad de Contrataciones Públicas, evidencia que el país invirtió $14,9 millones en la organización y desarrollo de la Cumbre, $100.000 menos que lo presupuestado, lo cual de por sí es todo un  éxito, si se toma en cuenta todas las personalidades internacionales que se dieron cita en nuestro país.

Por supuesto, para los críticos el haber reunido en nuestro país a personalidades de la talla de Bill Clinton, ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, actual mandatario de ese país y su Secretario de Estado, John Kerry, así como al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Mun, al hombre más rico del mundo según la revista Forbes, Carlos Slim, y a Melinda Gates, esposa de Bill Gates, quien ocupa el segundo lugar en esa misma lista, o Mark Zuckerberg, presidente y Ceo de Facebook, así como las decenas de mandatarios y CEOs de las empresas multinacionales más importantes del mundo puede que no haya tenido gran importancia.

Sin embargo, los beneficios de la Cumbre, tanto para Panamá como para la región ya comienzan a percibirse en el terreno material. Y para muestra no uno sino dos botones. El primero fue el cumplimiento por parte del presidente Barack Obama de su compromiso de presentar ante el Congreso de Estados Unidos una propuesta para retirar a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo que estructura el Departamento de Estado.   

Este es un paso importante en la normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, pero además permitirá expandir las relaciones comerciales de todos los países del continente con esa isla caribeña, ya que debido a su permanencia en la lista de países patrocinadores del terrorismo cualquier empresa estadounidense o de terceros países que realice operaciones en esa nación puede ser sancionada por el Departamento del Tesoro.

El segundo ejemplo de lo positivo que va dejando esta Cumbre, prueba que estos eventos son un escenario importante para que los mandatarios de la región busquen soluciones negociadas a las diferencias surgidas entre nuestros países en determinado momento es la visita a Caracas de la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Panamá, Isabel Saint Malo de Alvarado.

La canciller panameña se reunión con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, para encontrar los mecanismos que faciliten que Venezuela cancele la deuda que mantienen sus empresarios con diversas empresas de la Zona Libre de Colón y con la línea aérea Copa Airlines.

La canciller panameña propuso la reactivación de las consultas políticas bilaterales con la instalación de cuatro mesas de trabajo: Agenda social, servicios aéreos, comercio y energía, las cuales estarán lideradas por el vicecanciller Luis Miguel Hincapié y que abordarán, entre otros temas, las divisas pendientes por liquidar. Se ha acordado que estas consultas inicien el próximo lunes 20 de abril en la ciudad de Caracas, Venezuela.

En resumen, a pesar de sus diferencias Panamá y el resto de los países que conforman el contienen americano  seguimos avanzando y esto sin duda significará, a mediano y largo plazo, una mejor calidad de vida para todos sus ciudadanos.   

Más informaciones

Comente la noticia