Ejecución práctica del MLI

Ejecución práctica del MLI

En octubre del año 2020, la República de Panamá ratificó la Convención Multilateral para aplicar las medidas relacionadas con los Tratados Fiscales para Prevenir la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios, conocida por sus siglas en inglés como “MLI”, contenida en la Ley 170 de 15 de octubre de 2020, publicada en la Gaceta Oficial 29135-A.

Lo que muchos se preguntan ahora es ¿qué concretamente es el MLI? ¿qué beneficio puede traer consigo la suscripción de este tratado? ¿cómo afecta en la aplicación práctica de los convenios para evitar la doble tributación? estas y otras interrogantes serán abordadas en el presente artículo.

Iniciamos remontándonos a los cimientos de este acuerdo multi país los cuales están en el proyecto BEPS (Base Erosion and Profit Shifting), lo que traducido al español sería la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios, fenómeno que se desea combatir y que es propiciado por las asimetrías que existen entre los distintos sistemas tributarios a nivel mundial, así como también las normas obsoletas que no contemplan el surgimiento de nuevos modelos de negocios y que trae consigo una imposición más baja de la ordinaria, la doble no tributación y el traslado de beneficios a países con nula o baja imposición.

Este proyecto cuenta con un paquete de 15 acciones que buscan evitar las precitadas situaciones, el mismo fue trabajado por los países del G-20 y de la OCDE, junto con un amplio número de países no miembro –países desarrollados, emergentes y en desarrollo.

Luego de haber aclarado lo anterior, nos remitiremos a la primera interrogante: ¿Qué concretamente es el MLI? El MLI también llamado Instrumento Multilateral es un acuerdo multi país que forma parte del proyecto BEPS, desarrollado en la acción 15.

Dicha acción, consiste en un acuerdo que busca modificar la red de los Convenios para Evitar la Doble Imposición y Prevenir la Evasión Fiscal en Materia de Impuesto Sobre la Renta, comúnmente denominados como “CDI”, para lo cual se tomó en cuenta elementos de derecho internacional público y tributario.

Y es que la red de CDI bilaterales que existen a nivel mundial sigue el esquema del primer modelo de tratado que data del año 1920 originalmente creado por la Sociedad de Naciones, rol que hoy día es asumido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

¿Qué beneficio puede traer consigo la suscripción de esta convención? MLI busca que de forma práctica se modifique toda la red de CDI vigentes sin necesidad de que los Estados ejecuten la renegociación individual con cada contraparte, lo que a su vez representa un ahorro de dinero, tiempo y facilita el acuerdo de voluntades entre los países de forma más expedita.

Este tratado permite a su vez cumplir con las acciones 2 (mecanismos híbridos), 7 (establecimiento permanente), 6 (uso abusivo de los CDI) y 14 (resolución de controversias mediante procedimiento amistoso mutuo) del plan BEPS.

Tampoco se puede dejar de mencionar que este tratado permite alcanzar uno de los objetivos primordiales del plan BEPS que básicamente se refiere a que los ingresos obtenidos por un particular sean declarados y tributen donde efectivamente se desarrollen las actividades económicas que los generan y se crea el valor, evitando los efectos de medidas elusivas o evasivas.

Hasta ahora mucho se ha hablado del MLI pero ¿cómo es su ejecución al momento de aplicar las disposiciones de los convenios para evitar la doble tributación?

Actualmente la República de Panamá cuenta con una red de convenios para evitar la doble imposición compuesta por 17 tratados, todos listados como cubiertos por el Instrumento Multilateral.

De paso, las disposiciones modificadas por el MLI entraron a regir a partir del 1 de marzo de 2021 y no tienen efectos retroactivos.

Recordemos que nuestro país adoptó los artículos 6 y 7 (Acción 6), el 16 (Acción 14), y las disposiciones de carácter obligatorio (estándar mínimo) que se encuentran en la Ley 170 de 15 de octubre de 2020; el resto de los artículos por el momento no resultan aplicables, dado que son de carácter opcional y Panamá tomó el camino de hacer reservas en la totalidad de las disposiciones no obligatorias. No obstante, las mismas podrán ser levantadas y sujetas a discusiones futuras, por lo que la red de convenios panameña puede sufrir nuevas modificaciones eventualmente.

Del mismo modo conviene aclarar que los artículos adoptados mediante el Instrumento Multilateral no derogan las disposiciones de un CDI vigente, sino que modifican la aplicación de éstos y, por ende, coexisten y funcionan en paralelo; es decir, que con la entrada en vigor del MLI quienes pretendan aplicar las disposiciones de un tratado deberán tener presente: el texto íntegro del CDI, su Protocolo y las medidas adoptadas por el MLI.

Ante esta situación algunos países han manifestado su intención de publicar textos consolidados para mejor orientación de los contribuyentes.

Para la ejecución práctica también se deberá tener presente que los efectos de este Instrumento Multilateral serán viables si:

i) El otro país con el que Panamá tenga convenio haya suscrito y ratificado el Instrumento Multilateral, además que haya entrado en vigor.

ii) El tratado que se pretenda aplicar se encuentre listado como un convenio cubierto por el MLI.

iii) El otro Estado signatario del convenio haya adoptado por la aplicación de las mismas disposiciones en el MLI adoptadas por Panamá.

Finalmente debemos recordar que los comentarios a los modelos de convenio OCDE y ONU, continúan siendo utilizados como guías de interpretación de los CDI.

 

 

Ivelisse Bonilla
Abogada Tributarista
MBA Incae Business School
Asociada Senior de PwC Panamá.

Más informaciones

Comente la noticia