Ejecutivos en América Latina dicen que la corrupción ocurre ampliamente en los negocios

Ejecutivos en América Latina dicen que la corrupción ocurre ampliamente en los negocios
Uno de cada cinco encuestados menores de 35 años justificaría pagos en efectivo para ganar o retener negocios | Pixabay.

La escala de sobornos y corrupción no ha mostrado ninguna mejora a nivel mundial desde 2012, a pesar de un aumento sin precedentes en la aplicación e introducción de nuevas leyes de responsabilidad penal corporativa. Así lo refleja la 15ª Encuesta Global de Fraude y Análisis de Datos realizada por la firma EY a 2,550 ejecutivos de negocios en 55 países.

De acuerdo con los resultados, a pesar de que las entidades y agencias regulatorias de todo el mundo han impuesto más de $11,000 millones en sanciones financieras desde 2012, el 74% de los ejecutivos en América Latina todavía creen que las prácticas corruptas y de sobornos prevalecen en los negocios.

Según Alfonso Crespo, Socio de Forensic & Integrity Services de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana, lo más importante es que todavía sigue presente la percepción que la
corrupción y el soborno es una conducta en los negocios en América Latina, pero, la buena noticia es que las organizaciones están trabajando hacia un modelo de integridad, es decir de aplicar
modelos o esfuerzos para prevenir, detectar y responder, si algo de esta conducta sucede.

“Sobre el análisis forense de datos, hay herramientas que hoy en día las organizaciones quieren para realizar y sacarles provecho a todos los datos que ya tienen en su interior y que les ayuda a identificar o monitorear si algo sucede a lo interior de sus organizaciones”, agregó Crespo.

De igual forma la encuesta reveló que la corrupción continúa en niveles muy altos. El comportamiento no ético en los negocios sigue siendo un desafío, a pesar de la aplicación de leyes y sanciones en todo el mundo.

“La corrupción sigue siendo muy frecuente, las empresas se encuentran vulnerables a importantes daños financieros y de reputación” comentó Crespo.

Para Crespo, los programas de cumplimiento deben incorporar los rápidos avances tecnológicos y
comprender que el entorno de riesgo en las operaciones comerciales es cada vez más complejo. Explicó Crespo que la diferencia en los niveles de corrupción entre los países sigue siendo significativa: 20% de los encuestados en los mercados desarrollados indicó que el soborno y la corrupción se producen ampliamente en los negocios, en comparación con más de la mitad (52%) de los mercados emergentes.

Según los resultados, América Latina es la región del mundo donde los ejecutivos perciben un mayor riesgo de corrupción (74% de los encuestados), aunque en esta región existan países con leyes mejoradas contra este delito”.

Aseguró Crespo que las áreas más vulnerables a la corrupción por tradición son: Finanzas, operaciones y ventas, pero, de allí afuera, hoy en día toda las áreas están siendo impactadas en las organizaciones, y como ejemplo puso expuso que el tema del Cibercrimen no respeta a estas áreas, puede involucrar a las áreas de recursos humanos, logística y comerciales.

También la encuesta mostró que la integridad ocupa un lugar prioritario para los encuestados; el 99% en América Latina reconoce la importancia de que su organización funcione con integridad, aunque la percepción mejorada del cliente, la retención del personal y el rendimiento del negocio fueron vistos como beneficios que demuestran integridad, sigue habiendo un desajuste entre las intenciones y el comportamiento real.

El reto más importante es que las empresas construyan una cultura robusta de integridad y
cumplimiento en la que sus empleados hagan lo correcto porque es lo correcto y no solo porque el código de conducta de la empresa se lo indique”, comentó Alfonso Crespo.


Leoncio Vidal Berrío M.

lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL