Ejemplar labor del Club de Leones de Panamá

Ejemplar labor del Club de Leones de Panamá
El Club de Leones provee de recursos para la sala de Hemato-Oncología del Hospital del Niño.| Pixabay

La Asociación Internacional de Clubes de Leones, es un movimiento que nace en Estados Unidos en 1917, con el objetivo de ayudar gente que requiriera de apoyo humanitario, bajo el lema “Donde hay una necesidad hay un león”.

De todos es sabida, la historia de la famosa no vidente Helen Keller, que marca en alguna medida el nacimiento de esta agrupación sin fines de lucro, que se origina para dar apoyos para tratamientos, cirugías, medicamentos, suministro de anteojos y todo lo que pudiera ayudar a combatir la discapacidad visual.

En esa misma línea, el Leonismo opera en más 212 países, con más de mil millones y medio de afiliados.

En lo que corresponde a Panamá, el Club de Leones fue fundado el 24 de agosto de 1935 y en la actualidad funcionan 66 clubes, con más de 1,800 socios, bajo el lema Nosotros servimos, adoptado de su traducción al inglés “We Serve”´.

Entre sus  objetivos está el servicio social: la provisión de recursos para la sala de Hemato-Oncología del Hospital del Niño, El Banco del Pañal y su campaña de detección de problemas del oído y la audición.

Enoch Rodríguez Serracín, experto en los avatares leonísticos y exgobernador de la organización en la provincia de Chiriquí, nos manifiesta su opinión acerca del rol del club de Leones en Panamá y nos señala: “En Panamá se ha cumplido una función social esencial, en diferentes áreas como ambiente, salud visual, atención a jóvenes, se atienden casos de pacientes diabéticos, y de cáncer pediátrico que cada vez crece más en nuestro país. Los clubes de Leones, sí están cumpliendo la labor social. Todos los días los leones están trabajando. Se atienden casos de desastres por ejemplo cuando hay inundaciones, giras de salud. La amplitud del servicio social está ahí y es permanente”.

Lo que hemos podido ver en el desempeño efectivo del Club de Leones y las opiniones vertidas tanto por sus socios, como los beneficiarios de sus positivas acciones, confirmamos el trabajo que desarrolla la asociación en Panamá, con obras de infraestructura de impacto, pero que en los últimos años éstos han sido reemplazados por obras de servicio más abstractas aunque no menos importante.

El país sigue creciendo y a su vez las necesidades de ayer van cambiando a nuevas realidades que vive el panameño y que quizás los socios de esta importante organización pudieran apuntar.

Sin embargo, podemos afirmar que sí están jugando su rol de “servicio” para el cual nacieron y han trascendido a lo largo de los años de su existencia en este país.

El sólo hecho que entre sus principios sean ayudar sin esperar nada a cambio, hace noble cada acción por mínima que sea de cada uno de sus socios y del Club en general.

Nos complace acotar en este espacio, lo inmensamente positivo de la loable labor leonística, que ha permitido que personas de todas las edades se sientan hoy como parte importante de la sociedad panameña que crece y se enorgullece de contar con un trabajo de gran magnitud concretada sin intereses personales, lo que nos lleva a pedir un rugido de felicitaciones para el Club de Leones de Panamá.

Dayanara Cáceres
Abogada

Más informaciones

Comente la noticia