El 2018 arrancó con mal pie para el mercado de valores

El 2018 arrancó con mal pie para el mercado de valores

Las operaciones en el mercado de valores local siguen sin dar muestras de mejoría y para los primeros meses de este año las mismas continúan registrando cifras a la baja, una tendencia que se ha marcado desde hace unos tres años.

Durante el primer trimestre de este año, se negociaron en la Bolsa de Valores de Panamá (BVP) $1,066 millones, lo que representa una disminución de 10% en comparación con el monto transado en el mismo periodo del 2017 y 14.8% menos que el negociado en el primer trimestre del 2016. 

Esto evidencia la tendencia a la disminución en los volúmenes negociados en la Bolsa que se ha registrado en los años recientes.

Igualmente, en el inicio del año, los instrumentos emitidos por el Estado, continúan siendo uno de los actores más importantes de la plaza bursátil, con un 31.1% del volumen negociado en el mercado primario. Cabe destacar que durante el primer trimestre no hubo inscripción de valores cuya autorización fuese del año 2018.

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por la BVP, al cierre del mes de marzo de este año, el volumen total negociado se situó en $1,066 millones, lo que representa una baja de $118 millones respecto a marzo del 2016, cuando las operaciones sumaron $1,184 millones.

Para marzo de este año las operaciones en el mercado primario sufrieron una baja de $31 millones, respecto al mismo período de 2016, pasando de $648 millones a $617 millones.

En lo que respecta al mercado secundario, donde se da la compraventa de valores que ya han sido emitidos en una primera oferta, las operaciones en la BVP tuvieron una caída de $68 millones. En este segmento las transacciones pasaron de $339 millones en marzo del 2016 a $271 millones para marzo de este año.

Aunque no contribuye con impacto tan fuerte para la economía como la construcción y el comercio, el mercado de valores local brinda una visión de cómo se encuentra el panorama económico nacional.

El mercado de valores es una de las fuentes de recursos más importantes para las empresas. Cotizando en la bolsa, las empresas pueden captar capital adicional para su expansión, ya sea mediante la venta de acciones o de bonos.

A través de todo este proceso, el mercado cumple la función de orientar los recursos desde aquellos que poseen ahorros sin un destino específico, hacia otros que necesitan dinero para producir bienes y servicios o construir plantas industriales y demás. Suple de recursos al sector generador de riqueza y empleos.

Y no sólo eso, sino que al permitirle a los inversionistas poder vender rápidamente sus acciones y bonos, el mercado de valores posee el atractivo de la liquidez, aventajando significativamente en ese sentido al mercado inmobiliario, por ejemplo.

El año pasado las operaciones totales en la BVP cerraron con una baja de $2.053 millones con relación al año 2016. En este período las operaciones en el mercado bursátil cayeron de $7,376 millones a $5,323 millones

En el mercado primario las transacciones bajaron $982 millones, pasando de $3,933 millones a $2,951 millones, mientras que en el mercado secundario cayeron $531 millones pasando de $2,182 millones a $1,651 millones en el mismo período.

La baja en las operaciones en la BVP se debe a diversos factores, como la desaceleración de la actividad económica, un incremento en los costos financieros de emitir instrumentos públicamente, además del endurecimiento de las regulaciones.

A Marielena García Maritano, vicepresidente Senior de Banca de Inversión en MMG Bank, le preocupa que algunos requisitos regulatorios pudiesen tener un impacto negativo en el volumen de los emisores que acceden al mercado de capitales.  

A Maritano le preocupa específicamente la obligación que los emisores cuenten con una calificación de riesgo de crédito a partir de enero de 2018, requisito que, a su juicio, debería ser opcional y no obligatorio, ya que aunque las calificaciones de riesgo son una herramienta valiosa en un proceso de evaluación, no son concluyentes en la determinación del riesgo.

“Este año se está repitiendo la misma situación que se dio el año pasado donde tenemos una economía más lenta, no se ha dado un incremento considerable de nuevas ofertas de valores y en el mercado se están dando otras oportunidades de inversión, lo que ha afectado el crecimiento del mercado”, explicó Manuel Brea, analista vinculado al mercado de valores local.

La gerente de la BVP, Olga Cantillo, es optimista y estima que este año las operaciones pueden tener una mejora importante.

Explicó que ya  se puso en ejecución la integración de los mercados bursátiles de El Salvador y Panamá, a través de la figura de operadores remotos, que permite a los puestos de bolsa, acceder directamente a la plataforma de negociación de cada una de las bolsas.

Igualmente se inició el proyecto de cambio de su plataforma de negociación Sitrel a la de NASDAQ, la cual proveerá una tecnología de primer nivel y apoyará los planes de convertir a Panamá en un hub regional.

Así mismo se buscará incrementar la liquidez del mercado de deuda pública interna, que incluye mejoras al programa de Creadores de Mercado impulsado por el  Ministerio de Economía y Finanzas (MEF); estas iniciativas se estarán trabajando a través del año en conjunto con los participantes del programa, el MEF y otras entidades afines al mercado.

Ricardo González
gonzalezr68@yahoo.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia