El 2019 será un año mejor en materia económica

El 2019 será un año mejor en materia económica
Hay muchas razones para pensar que el 2019 será un año mejor en materia económica.| Fotolia

Todos sabemos que el 2018 no ha sido el año de mayor crecimiento económico de Panamá y aunque a decir verdad el crecimiento registrado al cierre del tercer trimestre del año, que según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) se ubicó en 3.6%, tampoco ha sido el peor. Sin embargo, todo parece indicar que el 2019 será muy distinto y que la tasa de crecimiento se incrementará significativamente.

De hecho, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) dio a conocer recientemente sus proyecciones para el próximo año, ubicando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá al cierre del 2018 en 4.2%, pero advierte que para el 2019 este indicador macroeconómico se elevará a 5.6%.

Esta cifra está muy cerca del crecimiento ideal para nuestro país de 6% como establecen algunos economistas locales de gran trayectoria y experiencia.

Por supuesto, romper el pesimismo que ha caracterizado la conducta de los consumidores este año no será fácil, pero a decir verdad hay muchas razones para pensar que el 2019 será un año mejor en materia económica, lo que sin duda se traducirá en una reducción de la tasa de desempleo en el país y en una mejor calidad de vida para todos los panameños.

Lo primero es que el año comenzará con un evento que pondrá a Panamá en el foco de atención global: La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en la que nos visitarán unos 250,000 peregrinos de todas partes del mundo y en la que estará presente el Papa Francisco, evento que según sus organizadores, generará una derrama económica de $250 millones al país. Esto significa, que estaremos comenzando con el pie derecho.

Otros dos hechos importantes en materia económica son la entrada en operación productiva de dos empresas que prometen dar un nuevo impulso a las exportaciones del país y sin duda alguna ayudarán a mejorar la balanza de pagos nacional.

Se trata de Minera Panamá y Banapiña, S.A., la primera ha invertido más de $6,000 millones en la construcción de la mina de cobre más grande y moderna de Centroamérica y la segunda busca reactivar la producción de banano en la región de Puerto Armuelles, provincia de Chiriquí.

También hay que tener presente los avances en las relaciones comerciales con la República Popular China, país con el que estamos negociando un  Tratado de Libre Comercio (TLC), lo que no ha impedido que el sector productivo local haya encontrado  oportunidades para exportar sus productos a ese gigantesco mercado.

De hecho, Rosmer Jurado, presidente de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), ha señalado que para el año 2019 el país podría exportar a China bienes por un valor de $80 millones.

Y no se trata de espejismos sin fundamento, ya que tan solo a partir del mes de enero se iniciará el proceso de exportación a la República Popular China de 10,000 cabezas de ganado, que forman parte del excedente generado en el hato ganadero nacional, debido a las importaciones de carne de res provenientes de Nicaragua y otros países, afectando su comercialización local y forzando a la baja el precio del ganado en pie.

Pero sin duda alguna, será la inversión estatal en proyectos de infraestructura uno de los factores que más impulso dará a la economía local. La lista es larga e incluye la continuación de importantes obras de inversión y la construcción de nuevos proyectos como: La Línea 2 del  Metro de Panamá por $582 millones, el Cuarto Puente sobre el Canal por $288.7 millones, Techos de Esperanza por $163.6 millones, la Renovación Urbana de Colón por $98.4 millones, el Saneamiento de la Bahía por $108.2 millones, proyectos de agua potable y alcantarillados por $179.1 millones, la construcción de hospitales y policlínicas en Colón, Darién, Veraguas, Chiriquí y Los Santos por $319.5 millones y el puerto de cruceros de Amador por $86 millones, entre otros.

Sabemos bien que el crecimiento económico no es igual a desarrollo, pero sin crecimiento el camino al desarrollo económico y social se presenta más cuesta arriba.

Por eso es tan importante que el país vuelva a la senda del crecimiento robusto y pueda generar un mayor número de empleos que les permita a todos los panameños recibir los beneficios de contar con una de las economías más diversificadas y robustas del continente.

Claro que esto no implica olvidarnos de aquellos problemas que debemos afrontar para construir un país más próspero y equitativo, como mejorar los sistemas de educación y salud pública, afrontar la crisis que atraviesa la Caja de Seguro Social (CSS) y reducir la creciente deuda pública.  

No obstante, al final,  ser positivos y estar dispuestos a aprovechar las oportunidades que se presentarán en el 2019 sin duda harán una gran diferencia respecto a cómo hemos afrontado el 2018 y, por tanto, será determinante para tener resultados mucho mejores.

Editorial

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias