‘El 85% de las empresas familiares tienden a desaparecer’: Manuel Pavón

‘El 85% de las empresas familiares tienden a desaparecer’: Manuel Pavón
Manuel Pavón recomienda a los dueños de los negocios familares que sean los hijos los que decidan quién será el nuevo líder de la empresa.|ElCapitalFinanciero.com

El 85% de las empresas familiares tienden a desaparecen y solo el 15% logran sobrevivir. Así lo reveló, Manuel Pavón, Consejero de Empresas Familiares.

El ejecutivo estuvo en Panamá como expositor del conversatorio llamado ‘La silla vacía: ¿Seguir o jubilarse?’, actividad organizada por el Instituto Latinoamericano de la Empresa Familiar en Panamá, a través de su aliado en Panamá, Valor Humano.

Durante su exposición, Pavón explicó que esta tendencia obedece a que existe desconfianza entre los miembros de la familia, principalmente por el tema en quién recaerá la responsabilidad de llevar adelante la empresa familiar.

El reto familiar

Pavón asegura que las empresas familiares tienen tres retos relacionados a la capacidad de adaptarse a los cambios generacionales.

El ejecutivo comenta que las familias que son propietarias de una empresa, pero que el mercado le exige realizar cambios tienen problemas porque no saben cómo hacerlo sin que entre los integrantes existan conflictos.

El primer reto es que ese cambio generacional los lleva a convivir entre una generación y la otra, y ambas generaciones deben estar de acuerdo en el mismo modelo que quieren llevar adelante”,

Manuel Pavón

El siguiente reto es elegir quien será el que liderará el negocio familiar.

Asegura que este es uno de los temas que más genera conflicto en las empresas familiares. Su recomendación para los dueños de los negocios es que sean precisamente los hijos los que decidan quién será el nuevo líder de la compañía.

Esto es importante porque en el momento en que se tenga que ir el fundador/a, a ellos [hijos] les tocará convivir y su legitimidad de mandar tiene que venir de sus hermanos, pero no puede venir de los padres”,

Manuel Pavón

Incluso asegura que cuando no hay liderazgo dentro de la empresa familiar muchos terminan vendiendo el negocio.

El tercer reto para las empresas familiares  es que aquella persona elegida para liderar la compañía tome decisiones sin que los demás estén de acuerdo.

“Se toman decisiones sin contar con todos, es decir cuando no hay gobierno. En la primera generación es normal que el fundador/a sea el que mande, pero en la segunda generación tiene que haber un gobierno en la familia y otro en la junta directiva ”, dice Pavón.

El ejecutivo explicó que es importante que la familia conozca qué es lo que quieren lograr juntos, quién va a llevar la bandera [líder] y dónde van a tomar las decisiones.

Relevo generacional

El experto señala que el mejor momento para empezar a trabajar el proceso del cambio generacional es cuando la edad de ambas generaciones (fundador e hijos) son jóvenes. Es decir, cuando la primera generación tiene alrededor de 65 años y la segunda 35 años de edad.

No obstate, Pavón cree que es recomendable que en la medida que crece una empresa se puede traer nuevos talentos que aporten al desarrollo del negocio.

“Si no tienes los recursos en la familia, los tienes que buscar fuera”, comenta.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL