El agente residente en las sociedades anónimas panameñas

El agente residente en las  sociedades anónimas panameñas

screen-shot-2016-11-02-at-10-20-03-am

Por primera vez en nuestro ordenamiento jurídico, la definición legal precisa de la figura de Agente Residente de una sociedad anónima panameña consta en el numeral 2 del artículo 2 de la Ley 2 de 1 de febrero de 2011, como aparece a continuación: Agente Residente: Abogado o firma de abogados que presta sus servicios como tal y que deberá llevar los registros exigidos por esta Ley para las entidades jurídicas constituidas de conformidad con las leyes de la República de Panamá, y con las cuales mantiene una relación profesional en el presente.

El concepto anterior se entiende como el abogado o la firma de abogados que confecciona y refrenda la minuta del pacto social de la sociedad anónima panameña para luego proceder a su debida inscripción en la Sección de Personas, Mercantil, del Registro Público de Panamá. La figura del Agente Residente como texto legal tiene su origen en el numeral 7 del artículo 2 de la Ley 32 de 26 de febrero de 1927 que, como requisito indispensable para la constitución de una sociedad, exige que tanto el nombre como el domicilio de su agente en la República de Panamá se inscriban en el Registro Público, y que dicho agente sea una persona natural o una persona jurídica.

Sin embargo, el Decreto 127 de 4 de mayo de 1966 en su artículo 1 estipuló que únicamente podía ser Agente Residente de una sociedad anónima panameña un abogado o una sociedad de abogados idóneos para ejercer la profesión de la abogacía en la República de Panamá. Consiguientemente, una sociedad anónima panameña no puede ser constituida sin la designación de un Agente Residente con domicilio en Panamá. La omisión de dicho requisito suspenderá en el Registro Público de Panamá toda inscripción de documentos relacionados con dicha la sociedad, calificándolos como defectuosos.

Es importante aclarar que el Agente Residente como tal no tiene facultad alguna para obligar a la sociedad ni para contraer obligaciones a nombre de ella. Su función se limita únicamente a fungir como enlace entre el cliente, las autoridades competentes o terceros interesados, sin que ello otorgue facultades de gestión o de representación de la sociedad ni de agente suyo para recibir notificaciones. En vista de lo anterior, la Dirección General de Ingresos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), dentro de su proceso de desarrollo de modernización, promulgó la Resolución N° 201-2757 de 25 de septiembre de 2002 que autoriza a los Agentes Residentes de las sociedades anónimas panameñas a inscribir sus pactos sociales ante dicha entidad, obteniendo un número de Registro nico de Contribuyente (RUC).

Habiendo realizado esta inscripción, el Agente Residente podrá realizar, en nombre de la sociedad, cualquier consulta de pagos y saldos de la cuenta corriente de la Tasa nica y coordinar la gestión de pago de dicha tasa en nombre de sus clientes.

Finalmente, a la luz de las disposiciones del Decreto 468 de 19 de septiembre de 1994 y de la Ley 2 de 1 de febrero de 2011 relativa a la prevención de delitos de blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y cualquier otra actividad ilícita de conformidad a las leyes de Panamá, el Agente Residente queda obligado a lo siguiente:

1. Identificar al cliente y verificar su identidad basándose en documentos, datos o información que se obtenga de fuentes confiables e independientes;

2. Obtener del cliente información sobre el propósito para el cual se crea la entidad jurídica; y,

3. Facilitar a las autoridades competentes la información requerida siempre y cuando medien los procedimientos y formalidades legales iniciados en la República de Panamá con esos fines.

Quijano & Associates
Attorneys at Law

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL