El agro necesita más

El agro necesita más

AGRO

La semana pasada el Colegio Nacional de Economistas, que preside el profesor Olmedo Estrada, dio a conocer sus proyecciones de crecimiento económico para la economía panameña en 2015, ubicando su previsión en 6,5%.

Esta estimación toma en cuenta no solo el plan de inversión por un monto de $19.488 millones para el período 2015-2019, presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, sino también la inversión privada que se registrará en ese período, la cual ubicó en nada menos que $35.000 millones.

Si se suman ambas cifras se concluye que en este quinquenio la economía panameña recibirá inversiones por el orden de los $55.000 millones.

No obstante, existen tres aspectos que preocupan a los economistas del país y que a su juicio podrían afectar la tasa de crecimiento a corto y mediano plazo. El primero es el abultado déficit fiscal que se registró en 2014 y su impacto en las finanzas públicas a largo plazo. Los economistas temen que el incremento de la deuda pública en un momento en que se espera un alza de las tasas de interés en los mercados internacionales termine por afectar la ejecución del plan de inversiones elaborado por el Ejecutivo, al incrementarse el servicio de la deuda y encarecer el acceso a dinero fresco.

El segundo elemento que preocupa a los economistas es que los escándalos de corrupción que hoy se ventilan en el país lleven a las empresas extranjeras a mostrar una mayor cautela a la hora de realizar inversiones en Panamá. Situación que a su juicio solo podrá superarse si las autoridades judiciales actúan rápida y contundentemente, de forma que se sancione ejemplarmente a quienes se le compruebe que participaron en actos ilegales en el manejo de fondos estatales, mientras paralelamente el Ejecutivo deja el tema en manos de la justicia y centra su labor en la ejecución de los proyectos y obras que requiere el país.

El tercer tema que a juicio de los economistas puede afectar al país es su permanencia en la lista gris del Grupo de Acción Financiera (Gafi) de países no cooperadores en la lucha contra el blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo.

Pero hay otro tema que a mi juicio tiene igual importancia en el análisis del Colegio de Economista y es la necesidad mejorar la inversión pública destinada a elevar la competitividad del sector agropecuario. De acuerdo con los economistas del país, es incomprensible que en un plan inversión de $19.488 y en el que se reconoce al sector agropecuario como estratégico para elevar la calidad de vida de la población, solo se contemplan $200 millones para potenciar su crecimiento.

La preocupación de los economistas nacionales es comprensible pues esa cifra representa apenas el 1,03% del valor total del plan de inversiones divulgado por el Ejecutivo.

Ahora bien, hay que recordar que el plan de inversiones contempla, en el renglón denominado Economía, una inversión de $1.209 millones en proyectos que buscan impactar la competitividad del país como la construcción de 200 kilómetros de caminos de penetración, la instalación de sistemas de riego y la puesta en marcha de la Cadena de Frío, así como la construcción de la hidroeléctrica Chan II y la Interconexión eléctrica con Colombia, este último valorado en $500 millones.

Por supuesto, coincido con la percepción del profesor Estrada por considerar que cualquiera que sea el monto final destinado al sector agropecuario, este es insuficiente para enfrentar el grave abandono que ha sufrido el sector agropecuario en los últimos tres lustros y que se refleja no solo en la caída de la producción nacional de alimentos para el mercado interno, sino también en el pobre desempeño de las exportaciones agrícolas y agroindustriales del país a los mercados internacionales.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia