El agro y su reestructuración

El agro y su  reestructuración

Agro

Hay mucho que enderezar en el sector agropecuario, el propio ministro Jorge Arango en la presentación del Pacto Nacional por el Agro, señaló que el sector se encuentra en un momento crítico y lo que queda por delante es mucho trabajo y acciones coordinadas para revertir esta situación.

Señaló que el sector ha sido víctima durante los últimos 40 años de la excesiva burocracia a la hora de realizar algún trámite en las entidades públicas.

Hay mucho por hacer, empezando por reestructurar al Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), para adecuarlo a las nuevas realidades y dotarlo de las herramientas tecnológicas para que pueda cumplir adecuadamente con su objetivo.

Y es un proceso que ya se ha puesto en marcha, pero que requiere de una mayor celeridad,  al igual que alinear en un mismo objetivo, a las entidades que tienen la responsabilidad de darles respuestas a los productores.

No se puede brindar respuestas adecuadas a los productores, si de los cerca de 3.000 funcionarios del Mida, sólo 317 son técnicos y otros 541 trabajadores que superan la edad de jubilación, aún continúan en la institución, mientras los profesionales que se gradúan en carreras vinculadas al sector agropecuario no encuentran donde laborar.

Y paralelo a los programas que se han establecido habrá que poner controles para impedir las importaciones sin control, que se venían realizando en los últimos años, donde se utilizaban toda clase de mecanismos para introducir mercancías sin pagar los aranceles correspondientes.

Igualmente se requiere tomar acciones para impedir que se continúen contrabandeando ganado de Costa Rica, desde donde el año pasado, de acuerdo con funcionarios del Mida, se pudo introducir a Panamá, de manera ilegal, unas 700 reses.

Hay que devolver la confianza y la tranquilidad a los productores, haciendo transparente los programas que ejecuten las entidades agropecuarias y castigando a los que durante la pasada administración, pagaron pólizas de seguros de forma irregular, entregaron  sementales en fincas que no existían o para ser llevados al matadero en vez de cumplir con los objetivos de este programa, que es mejorar genéticamente el hato ganadero del país.

También hay que poner a funcionar a las cadenas agroalimentarias y darle fuerza de Ley, para que sus decisiones no sean luego modificadas en la Presidencia de la República, como denunció el ministro Arango, ocurría en el pasado Gobierno.

Hay mucho por hacer, pero el sector agropecuario bien merece que se haga un esfuerzo extra para sacarlo de la situación en que se encuentra e incrementar los niveles de producción y que, por ejemplo, en vez de importar entre el 35% y el $40% del arroz que consume el país, se exporte parte de la producción como ocurría en 1978.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL