El alquiler

80062-620-282

Es evidente que en Panamá, con la entrada de extranjeros al país, el negocio de alquiler de casas y apartamentos cada día se encarece más.

A pesar de que el sueño de más de 130.000 familias que habitan en el país es contar con una vivienda propia, este anhelo muchas veces parece desvanecerse frente al incremento del precio de las viviendas, lo que lleva a un gran número de esas familias a considerar la opción de alquilar, lo que cada vez se encarece más debido al crecimiento de la demanda.

En la plaza local existe un mercado de alquiler enorme, pero de manera informal, es decir, constituido primordialmente por personas que compran casas y apartamentos para luego alquilarlos o que construyen pequeños espacios con este fin, pero no con el concepto que existía en el pasado, cuando se construían viviendas o edificios de apartamento destinados específicamente al negocio de alquiler.

Pero hay que tener claro que el mercado informal produce ciertos inconvenientes, principalmente en los complejos en los que rige la Ley de Propiedad Horizontal (PH), porque se pierde el principio de copropiedad que rige este tipo de viviendas, ya que cuando quien compró el bien lo alquila, no toma en cuenta las costumbres de su cliente, por lo que existe la posibilidad de que el nuevo inquilino viole las normas que regulan la vida en el lugar.

Por ello es necesario desarrollar un mercado formal de alquiler, porque hay miles de panameños y extranjeros que necesitan una mejor oferta, pero esto solo se puede lograr con mayores incentivos por parte del actual Gobierno, por lo que insto a las autoridades competentes a que den la milla extra necesaria para que en el territorio nacional se puedan encontrar viviendas o PH de alquiler a precios asequibles y que todo arrendador cumpla con las normas establecidas en la plaza.

Por ejemplo, la creación de una ley que permita un desalojo efectivo, sin tantas complicaciones legales, de quienes incumplen su compromiso de arrendamiento, que el mercado formal de viviendas de alquiler se puede desarrollar en áreas deprimidas de la ciudad, como Calidonia o El Marañón, lo que permitiría que las personas vivan cerca de los lugares donde laboran, ya que a quienes alquilan viviendas en las afueras de la ciudad solo el tranque de las mañanas para llegar a sus puestos de trabajo los agota.

Además de facilitar que se pueda construir nuevas edificaciones para el alquiler de apartamentos en los alrededores de las áreas donde se construyó la primera línea del Metro y donde se construirán las próximas.

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias