El ataque contra Panamá es desmedido e injusto

El ataque contra Panamá es desmedido e injusto

Hay que ser una nación engreída y mal intencionada para atacar con tanta saña a nuestro país. Pero más que esas dos características, debe ser un país que se siente superior a nosotros e inmune a cualquier medida de retorsión o diplomática, que tomen nuestros gobiernos.

Ya midieron la pasividad del funcionario panameño. Es el caso de Francia.

Es vox populi que los funcionarios franceses nos tienen armada una cruzada para hundir a Panamá y que usan su peso en la Unión Europea (UE) y en el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) para conseguir que todos los países europeos voten a favor de incluir a Panamá en las listas de países que no cooperan con el lavado de dinero. Y estos, con tal de desviar la atención de sus propios problemas de lavado, diciendo “ya votemos con los gabachos para que no jodan más”.

La pandemia de coronavirus (COVID-19) ha dado una excusa perfecta para que nuestra Cancillería se dedique a funciones del Ministerio de Salud (Minsa), como la compra de vacunas, y a crear otra entidad autónoma para hacer el trabajo que promoción de Panamá que le corresponde a las embajadas y consulados.

Pero mandan a funcionarios que solo están por las comisiones que produce el negocio marítimo y no para defender al país con cabildeo o presentaciones de todo lo que ha hecho Panamá para cooperar con el lavado de dinero.

Hay un sector que dice, creo más que como excusa, que son los estadounidenses los que están detrás de estos ataques a Panamá.

Como he dicho en otras ocasiones, los “gringos” no son brutos. Permitir que países ajenos a la región desestabilicen la economía de unos de sus principales aliados y dueño del Canal de Panamá en una región caótica llena de ideologías de izquierdas, populismo, guerrillas y drogas (que no dejan de consumir sus ciudadanos) no es solo riesgoso, sino una estupidez suprema. ¿Que son los gringos? A otro con ese cuento.

Pero hay algunos que, a pesar de la actitud derrotista de varios gobiernos, nos deleitamos en tirarle en la cara de los europeos la verdad: Que son unos hipócritas y que, si aquí llueve, allá no escampa. Los bancos europeos lavan más dinero en un mes de lo que se pudo haber lavado en Panamá con Manuel Antonio Noriega y en los 21 años de dictadura. Veamos.

The Economist en su editorial de 12 de abril de 2021 echa un balde de agua fría a esos países ricos que se creen prístinos y desenmascara a una casta profesional sin pudor a la hora de ganarse un dólar. Basta con el título del artículo: La guerra contra el lavado de dinero está perdida.

El sistema global contra el delito financiero es carísimo e inefectivo. A paso seguido, el articulo nombra a NATWEST como un banco de Inglaterra que deberá responder por sus fallas en cumplimiento ya que un solo comerciante en oro depositó 264 millones de libras esterlinas (unos $316 millones) en efectivo en su cuenta bancaria. Madre mía, es que hay que ser muy zafio para dejar pasar esa caterva de efectivo y ni siquiera levantar la ceja.

El articulo sigue criticando a los bancos globales (es decir no están los de Panamá) ya que el año 2020, en plena pandemia, fueron multados (pero nadie preso) por más de $10,400 millones por lavado de dinero. Suerte que estábamos en pandemia.

El sistema de culpar y avergonzar (blame and shame) que juega el Gafi y la UE, liderados por Francia, está llena de contradicciones. En octubre del año pasado, acota el autor, el presidente del Gafi, Marcus Pleyer, explicaba que la “vasta mayoría” de los países han fallado en el tema de lavado de dinero y procede a mencionar a los Emiratos Árabes Unidos donde la “regulación laxa ha permitido que Dubai se convierta en un paraíso de dineros de la corrupción.” ¿Pero está Emiratos Árabes Unidos (“EAU”) en alguna lista de la UE o Gafi?

Por supuesto que no. Ahí los gabachos sacan a relucir su mejor laca laca pues el comercio -sin contar el petróleo- entre ambos países ya supera los $3,400 millones. Sin duda alguna, en esas cifras estarán billones de dólares en armas destinadas a un país inmerso en la guerra civil en Yemen y a una región que está sentada en un barril de pólvora. Vive le France.

Y como nunca faltan escándalos recientes, del diario español eldiario.es, con fecha 19 de abril de 2021, nos viene la noticia que ABN Amro, un banco holandés, acaba de aceptar ser multado $550 millones por su papel en una trama de lavado de dinero.

Sigue el diario: La Fiscalía acusa a ABN Amro de “años de violación estructural de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo” en sus actividades en Países Bajos (Holanda), lo que se hizo de “tal manera que el propio banco está también acusado de lavado de dinero”. Años.

¿Habrá alguien que levante la mano y diga que dejemos de ser sumisos y que nos demos a respetar?

Misonius Rufus
Abogado y analista internacional

 

Más informaciones

Comente la noticia