El bono de género llega a América Latina

El bono de género llega  a América Latina

La falta de financiamiento para mujeres emprendedoras en América Latina alcanza los $98,000 millones, de los cuales $5,000 millones afectan a las microempresarias y $93,000 millones a las  Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) lideradas por mujeres, de acuerdo con el estudio: Inversión con un enfoque de género, realizado por el  BID Invest, entidad miembro del Grupo  Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De mantenerse la actual tasa de progreso social, serían necesarios 74 años para alcanzar la paridad de género en América Latina y el Caribe, según  el Informe Global sobre la Brecha de Género realizado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Pese a que las mujeres en América Latina y el Caribe son altamente emprendedoras (a menudo, por necesidad), tienen que luchar para obtener el suficiente apoyo y financiamiento para sus empresas. La falta de acceso a capital se percibe como la  principal  razón por la que fallan las empresas lideradas por mujeres.

Aunque el panorama resulta sombrío, también representa oportunidades y los bancos lo saben.

En los últimos años, los mercados públicos e instrumentos de inversión de capital privado con perspectiva de género crecieron de forma exponencial. En 2018 dichos instrumentos de capital privado ascendieron a más de $2,200 millones en fondos recaudados y se invirtieron $2,400 millones de Activos Bajo Gestión (AUM, por sus siglas en inglés) en estrategias de perspectiva de género en los mercados públicos, revela el estudio de BID Invest.

Como estrategia para respaldar a las mujeres emprendedoras, BID Invest ha venido impulsando el lanzamiento de bonos de género con bancos privados: Dos en Australia, uno en Canadá y el otro en Turquía.

La semana pasada, Panamá se convirtió en el primer país de América Latina en contar con un bono social con enfoque de género por $50 millones, dirigido exclusivamente al financiamiento de Pymes lideradas por mujeres.

Banistmo, miembro del Grupo Bancolombia, emitirá el bono social de género por $50 millones, mientras que BID Invest lo estructuró y lo compró al 100%. Tendrán acceso a este bono las pymes lideradas por mujeres que facturen entre $12,000 al año hasta  $10 millones anuales.

Detrás de este lanzamiento, está Gema Sacristán, directora general de Negocios y miembro del equipo gerencial de BID Invest. Esta española amante del fotoperiodismo, es un ejemplo de acceso a puesto de liderazgo.

Sacristán tiene bajo su responsabilidad áreas de infraestructura y energía, corporativos, instituciones financieras, productos y servicios financieros, servicios de asesoría y financiamiento mixto y gestión de cartera.

Sacristán, quien cuenta con 25 años de experiencia, conversó con Capital Financiero desde la oficina del BID, en un suntuoso edificio ubicado en la Calle 50.

-¿Qué significa que Panamá se haya convertido en el primer país de América Latina en donde se  lanza un bono de género?
-Es un hito histórico haber anunciado el primer bono de género de América Latina, porque marca una tendencia en inversión con lente de género que está desarrollándose a nivel mundial, pero poco desarrollado en  la región.

“América Latina no llega tarde a esta inversión con lente de género, porque es el quinto bono de género a nivel mundial: Dos se emitieron en Australia, uno en Canadá y el otro en Turquía y ahora Panamá. Pero, el BID también ha invertido en dos bonos de género a nivel público, así que en total  sería el séptimo a nivel global.”

-¿Por qué se escogió Panamá?
-Más que elegir a Panamá, elegimos a Banistmo, la filial de Bancolombia, porque es un banco comprometido con la sostenibilidad y  con promover la igualdad en su fuerza laboral, con una CEO (Chief Executive Officer) mujer como Aimée Setmant de Grimaldo.

“Esperamos que en el futuro otras entidades del sector privado y público emitan bonos de este tipo y que otros inversionistas sigan el paso de BID Invest comprando ese tipo de activos, porque es un instrumento que brinda una rentabilidad financiera y social, al impulsar el avance de la igualdad  de género en la región.”

¿En qué otros países de Latinoamérica lanzarán el bono de género?
-Próximamente lanzaremos dos bonos de género: Uno en República Dominicana y el otro en Ecuador.

-¿Cómo funcionará el bono de género por  $50 millones de  Banistmo?
-Banistmo emitió el bono y el BID Invest lo compró y lo hace llegar a las Pymes lideradas por mujeres de Panamá. Empresas que facturan entre $12,000 y $10 millones anuales y el compromiso es que ninguno de esos préstamos supere los  $500,000, queremos que el 80% vaya a préstamos por el orden de los  $ 250,000.

Hay muchas mujeres desatendidas en materia de  financiamiento y con este bono estamos llegando a ellas”.

-¿Por qué sólo se enfocan en Pymes con ganancias de entre $12,000 y $10 millones, si la mayoría de las mujeres emprendedoras en Panamá están por debajo de esos ingresos?
-Es el público objetivo, porque, de los contrario, no serían Pymes, si no micros y tendrían que ir con una microfinanciera, como es el caso del siguiente bono de género que lanzaremos en República Dominicana, donde hemos encontrado un buen socio y esperamos lanzarlo en octubre.

Buscamos bancos que promueven la igualdad dentro del mismo banco y apoyen la paridad de género”

-Se mantiene la disparidad en los ingresos, ¿cómo afecta esto a los países de la región?
-Sí, creemos que existen brechas de género importante, uno es el acceso a los puestos de trabajo. Entre las brechas salariales de género dentro del mercado laboral está la falta acceso a puestos de liderazgo.

“Además está la falta de financiamiento, pero promover la igualdad de género es un buen negocio, de hecho, la consultora McKinsey prevé una oportunidad para el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina de $2,600 billones en 2025, si las mujeres participarán en la economía de la misma forma que lo hacen los hombres”.

-¿Qué nos puede decir de la inversión con enfoque de género?
-La inversión con un enfoque de género conforma una estrategia de inversión cada vez más popular, pero es fundamental que las inversiones puedan simultáneamente generar retornos financieros y avanzar en la igualdad de género.

“Aunque existen muchas maneras de abordar las inversiones con perspectiva de género, el BID Invest se enfoca en tres áreas principales: Inversión en empresas lideradas por mujeres; inversión en empresas que promuevan la igualdad de género en el lugar de trabajo e inversión en empresas que desarrollan productos y servicios que impactan positivamente a las mujeres.”

“Hay que invertir en empresas que desarrollan productos enfocados en mujeres. De hecho, el estudio de la consultora McKinsey revela que, a nivel mundial, se prevé que las mujeres controlarán el 75% de los gastos de consumo y serán dueñas de la mayor parte de la riquezas para el 2025. Esto no pasa desapercibido para los bancos, es decir las mujeres son una gran oportunidad”.

Para guiar a las empresas en estos objetivos existen sellos de géneros que Panamá   implementa desde el 2017, dirigidas a empresas que buscan eliminar las brechas salariales entre hombres y mujeres.”

-Usted es un ejemplo de liderazgo de género, es directora de inversiones de BID Invest, ¿qué proyectos impulsa actualmente?
-Manejamos 12,000 millones en activos, aprobamos operaciones por $4,000 millones y 200 personas en 25 países están bajo mi responsabilidad.

“Trabajamos con los sectores de infraestructura, transporte, energía, saneamiento, salud. En el sector financiero trabajamos con bancos, microfinancieras y fondos de inversión. Además,   en el mundo corporativo trabajamos con manufactura, agricultura, telecomunicaciones y turismo.

De hecho, estamos financiando dos proyectos turísticos en Panamá: Un hotel ecológico en Bocas del Toro y un hotel boutique en el Casco Antiguo de San Felipe, previstos para el 2020 ó 2021.

-¿Qué otras iniciativas tiene el BID en materia de igualdad de género, pero en el sector público?
-El BID trabaja en varios proyectos como la Iniciativa de Paridad de Género (IPG) dirigida a cerrar las brechas económicas de género, al fomentar una mayor participación de las mujeres en la fuerza laboral, la reducción de la brecha salarial y el aumento de la presencia de mujeres en posiciones de liderazgo. 

“En la parte privada, también BID Invest y BID Lab, el laboratorio de innovación del Grupo BID, crearon en 2012 el programa Women Entrepreneurship Banking (WEB), que combina asesoría e inversión y ayuda a los intermediarios financieros a desarrollar y adaptar sus productos y servicios al mercado de la mujer”.

“WEB ha trabajado con 20 bancos en 12 países, aprobando más $800 millones en préstamos y $5 millones de asistencia técnica. El programa Impulsa de Banistmo forma parte de esa iniciativa.”

Orlando Rivera
orrivera@capital.com
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias