El Canal sigue con atención la guerra comercial entre EE.UU. y China

El Canal sigue con atención la guerra comercial entre EE.UU. y China
Se trata de los principales usuarios de la vía acuática panameña| Cortesía

“No es que vamos a quedar en rojo”, pero “no puedo decir que si pasa algo muy fuerte no vaya a tener impacto en nosotros”, advirtió el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorque Quijano, en alusión a la guerra comercial que mantienen Estados Unidos (EE.UU.) y la República Popular China, los dos principales socios comerciales de la ruta acuática panameña.

Quijano destacó ante empresarios de la Cámara Americana de Comercio e Industrias de Panamá (Amcham) que las proyecciones para el próximo año fiscal fueron basadas en que Donald Trump y Xi Jinping seguirían siendo amigos, por lo que espera que todo pueda seguir igual.

Esta guerra comercial “puede afectar un poquito nuestras proyecciones para el próximo año, pero yo espero que no sea así”, indicó Quijano.

Para el 2019, la ACP prevé ingresos por $3,239 millones y aportes al Tesoro Nacional por $1,736 millones.

Quijano señaló que el Canal de Panamá cuenta con bastantes formas para amortiguar cualquier impacto negativo y agregó que la vía acuática también atiende a buques procedentes de Taiwán, Corea del Sur y Japón.

El tránsito de mercaderías entre EE.UU. y China representan el 30% de la mercancía que pasa por la vía acuática panameña.

Quijano viajará el próximo mes de octubre a Brasil para ofrecer el servicio de tránsito por el Canal para los granos que salen del Norte de ese país, con destino a Asia y que actualmente utiliza la ruta del cabo de Buena Esperanza.

El Canal concluirá este mes de septiembre su año fiscal, con ingresos que superan las estimaciones, sin embargo, la ACP sigue con atención el enfrentamiento comercial entre sus dos principales clientes.

Quijano indicó que Panamá debe mantenerse neutral en este conflicto comercial, que acapara la atención del mundo.

Trump sostiene que su país mantiene un déficit comercial gigantesco con China, por lo que impuso en julio y agosto aranceles del 25% a productos chinos importados por valor de $50,000 millones anuales.

China respondió de forma similar y sobre bienes del mismo valor, pero el presidente Trump adelantó que tiene previsto imponer nuevas tarifas por valor de $200,000 millones.

Sin embargo, recientemente medios estadounidenses dieron a conocer que el presidente Trump estaría dispuesto a negociar con China para tratar de resolver las diferencias en materia de comercio bilateral en un corto tiempo.

Este diálogo se realizará antes que EE.UU. anuncie la imposición de nuevos aranceles a los productos chinos.

Se trata de la guerra comercial más grande de la historia, que tiene como protagonistas a las dos economías más importantes del planeta.

En el  2017, EE.UU. recibió importaciones desde China por $505,000 millones, con lo que el déficit comercial ascendió a  $370,000 millones. Y fue precisamente ese dato el que llevó a Trump a endurecer su política arancelaria con respecto a China.

Economistas han advertido que este enfrentamiento podría tener un impacto negativo en el crecimiento mundial de la economía, pero también permitiría que algunos países incrementen sus importaciones al gigante asiático.   

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL