“El de mamá es el único rol que nadie más puede desempeñar por ti”, Zoila Yadira Guerra de Castillo

“El de mamá es el único rol que nadie más puede desempeñar por ti”, Zoila Yadira Guerra de Castillo
"La experiencia de ser madre es la más hermosa que he tenido en mi vida"| Cortesía

Zoila Yadira Guerra de Castillo es research leader del Centro de Investigación e Innovación en Logística y Cadena de Abastecimiento (Ciilca) de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP).

Además, su voluntad y determinación hicieron posible que durante su gestión al frente de la Dirección de Gestión y Transferencia de Conocimiento de la  UTP, se impulsara la firma del convenio entre CAF -Banco de Desarrollo de América Latina y la UTP.

Esta acción hizo posible aplicar el Método CAF de Desarrollo Acelerado de Patentes y poner a Panamá a liderar el desarrollo de modelos patentables en la región.

Cada acción que acompaña su vida tiene el ingrediente de la pasión y la voluntad. Sueña y sueña en alto.

El resultado es una mujer exitosa que ha logrado acompañar el noble título de “mamá”, con las distinciones que acreditan su valor profesional y humano.

-¿Han cambiado los desafíos de la mujer moderna cuando se trata de asumir el papel de ser mamá?
-Las necesidades del ser humano se mantienen a través de todas las épocas: Amar y ser amado, seguridad, sentirse importante, disciplina, ser valorado…  y las mamás tenemos el reto de satisfacer estas necesidades de nuestros hijos para que sean adultos estables emocionalmente, seguros de cuál es su propósito en este mundo y se sientan realizados.

Sin embargo, el entorno, la competencia y las presiones sociales obligan a algunas mujeres a tomar roles que a veces no les corresponden, con el afán de mostrar que son capaces de realizar cualquier cosa. Nadie es capaz de realizar cualquier cosa. Cada uno tiene habilidades y talentos que tiene que descubrir y desarrollar, y eso es igual ayer y hoy.

-¿Observa distinta la visión de la mujer latinoamericana en relación con otras regiones cuando se trata de conciliar el papel de ser madre y profesional?
-Es relativo. En este mundo globalizado se pueden observar patrones de conducta similares, y en América Latina, algunas mujeres profesionales, también retrasan los compromisos de matrimonio y familia al igual que en otras regiones, tal vez influenciadas por esas tendencias de países desarrollados.

No se puede negar que para los latinoamericanos, la familia es un valor. Se puede ver en las parejas jóvenes la necesidad de mantener ese valor y he visto mujeres profesionales dejar su trabajo o crear trabajos que le permitan ser madres.

-¿Cuáles son las principales dificultades desde el punto de vista laboral para poder asumir este doble papel?
-La poca comprensión de jefes y compañeros de la labor tan importante que es ser madre. Es el único rol que nadie más puede desempeñar por ti.

Se debe tener un entendimiento claro de este papel y su importancia. ¿Cómo garantizas la continuidad de un ser humano responsable y claro de su papel en este mundo si limitas o disminuyes la importancia de ser madre?

-¿Cuál es su experiencia personal?
-Siempre he dicho que la experiencia de ser madre es la más hermosa que he tenido en mi vida y no la cambio por ninguna otra. Tuve cuatro hijos, todos varones. Estudié ingeniería y me casé joven. Los mejores años de mi vida se los di a
mis hijos. El ser madre me permitió desarrollar una cantidad de habilidades que contribuyeron a que pudiera tener éxito en mi vida profesional.

Cuando crecieron, decidí que quería estudiar un Doctorado en Ingeniería y apliqué a una beca Fulbright-Laspau. Dios me dio la oportunidad de ganar la beca y me fui a estudiar con tres de mis cuatro hijos (el mayor estaba en su último año de ingeniería) y con mi esposo a Estados Unidos.  El papel del esposo es vital: Si tienes un esposo que te apoya, que colabora en la casa y en la crianza de tus hijos, que te motiva y te anima a seguir adelante, no existen límites para lograr metas.

 -¿Consejos para las nuevas generaciones de mujeres que aspiran a vivir sin renunciar a la maternidad?
 -Nunca renuncien a la maternidad. Parece difícil, pero con la ayuda de Dios todo es posible. Hoy puedo ver el fruto de haber priorizado ser madre. Mis cuatro hijos son excelentes esposos, padres y ciudadanos, aman a sus esposas, las ayudan, las apoyan, son leales a ellas, a sus trabajos, a sus hijos (tengo ocho nietos), a su país, y estoy segura que criarán a sus hijos de la misma forma. Ese es el mejor legado para la posteridad. Lo demás, viene por añadidura.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias