El dólar y sus varias interpretaciones

La FED jugando con los términos

Dollar and euro coins

No es porque hemos quitado la palabra paciente, que nos estamos volviendo impaciente Esta frase de parte de la presidenta de la Reserva Federal  de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) fue suficiente para traer volatilidad y movimiento en el mercado.

Más específicamente, podría ser interpretada como si la primera subida de tasas no va a ocurrir en los próximos dos encuentros de la FED.

De hecho, el euro se recuperó desde un nivel de 1,0460 para rebotar hacia los 1,1050, una corrección del dólar que fue creada por la anticipación de los inversionistas referente a una subida de tasas de interés inminente por parte de la FED.

Con esta anticipación, el mercado no había contado con los objetivos de inflación de la FED  a 2% y menos con la baja del petróleo que empujó a la baja el Índice de Precio al Consumidor de un nivel de 2% en julio  de 2014 a un nivel de 0% en febrero de este año. Dado el hecho que la FED está esperando señales de inflación a la alza antes de subir las tasas, no nos parece muy probable que una confirmación venga para abril y que la FED suba las tasas en su encuentro de junio. Al contrario, de acuerdo con el  informe de marzo,  elaborado por Credit Suisse Private Banking & Wealth Management Investment Strategy, es necesario más tiempo para tener una confirmación de una subida de la  inflación, por eso desplazamos nuestra previsión de una  primera subida de tasa de junio hacia septiembre  de 2015.

Otro cambio importante en la previsión del Fomc fue la previsión media del nivel de las tasas Fed Fund, que fueron bajadas de 50 puntos básicos a 0,625% para 2015 y de 60 puntos básicos a 1,875% para 2016. Este ajuste nos permite deducir que será difícil  ver más de dos subidas de tasas para 2015 y que las tasas subirán de forma gradual en 2016.

Previsión positiva

La reciente consolidación no está alterando nuestra convicción de un dólar  más fuerte, al contrario, Credit Suisse Private Banking Research bajó su objetivo sobre el euro de 1,08 a 1,02 en tres  meses y de 1,05 a 0,97 en 12 meses. Aunque la subida de las tasas podría ser más gradual que lo esperado inicialmente, seguimos con un diferencial de política monetaria entre los EE.UU. y los otros países, donde la fortaleza de la economía norteamericana  empujará a la FED a subir las tasas a un cierto punto, al revés de Europa o de las mayorías de los países.

Además, la suave desaceleración económica que estamos viendo desde hace unos meses en ciertos indicadores de EE.UU.  no han detenido la subida del dólar desde el principio del año, eso nos hace pensar que el dólar podría seguir subiendo aún más cuando los datos económicos vuelvan a ser  favorables.

La inyección de liquidez de parte del Banco Central Europeo (BCI), comprando bonos de gobiernos europeos, es también un factor que favorece la subida del dólar en comparación al euro,  principalmente debido a  que la mayoría de los vendedores de bonos de gobiernos europeos son inversionistas extranjeros.

A septiembre de 2014, los extranjeros tenían euro 2,5trn de los 7,3trn de bonos europeos en el mercado, sí el BCE compra de forma proporcional, los extranjeros venderían 17bn de euro por mes de bonos de gobiernos europeos, unas ventas que podrían ser de pronto remplazadas por compras fuera de la zona europea.

Análisis técnico

Mirando la fluctuación de los precios desde 2004-2005, el euro fluctuó arriba del nivel clave de 1,18-1,20 con relación al dólar, con una subida extrema a 1,60 durante 2008, donde el dólar fue impactado por la crisis financiera. Después de 2008, los precios han fluctuado en un rango lateral de 25% hasta finales de 2014.

Por primera vez desde 2004, en enero 2015, los precios han quebrado a la baja este soporte importante de 1,20, confirmando que una nueva tendencia a largo plazo arrancó desde el punto alto de mayo 2014 a 1, 3990.

Después de nueve meses consecutivos de subida (bajada del euro), es cierto que el dólar  se encuentra en una situación de sobre compra donde una consolidación a corto plazo podría llegar y mantener los precios en un rango entre 1,05 y 1,10 durante unas semanas. Sin embargo, la presión a la baja del euro es fuerte y las posiciones netas abiertas de futuros están a niveles históricos de -221000 contratos, lo que demuestra el sentimiento negativo del euro y positivo del dólar.

Sabiendo que los precios son indicadores avanzados de los que  espera el mercado, un cambio de tendencia tendría que venir primero por una configuración gráfica que por un cambio fundamental. En muchos casos, los cambios de tendencia se hacen con una  formación típicas de precios señalando un cambio de tendencia (de tipo triángulos, doble o triple fondos), como lo hemos podido ver en 2002, cuando el euro estaba a niveles de 0,90 por dólar, una formación técnica que todavía no se observa.

Philippe Preite
Credit Suisse AG
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia