El estigma del cáncer acecha a las bebidas alcohólicas

El estigma del cáncer acecha  a las bebidas alcohólicas

Gobiernos reexaminan la idea  que el consumo moderado es de alguna forma beneficioso para la salud

ALCOHOL_Chart

En una conferencia de cerveceros realizada este año, un grupo de lobby de la industria de bebidas alcohólicas hizo un disparo de advertencia en lo que se ha convertido en una multimillonaria batalla global. Los funcionarios de salud pública quieren venir a decirle a la gente que el alcohol causa cáncer, dijo al auditorio Sarah Longwell, directora general del Instituto de Bebidas de Estados Unidos (EE.UU.). La industria, agregó, estaba en riesgo de perder su halo de salud.

Durante décadas, los productores de vino, cerveza y licor han sido ayudados por la noción consagrada por una serie de recomendaciones de las autoridades sanitarias que un poco de alcohol puede aportar ciertos beneficios para el corazón y otros aspectos de la salud humana. Este consenso está cambiando rápidamente. A la luz de investigaciones recientes que destacan posibles riesgos de cáncer, funcionarios de salud pública en todo el mundo están reexaminando sus recomendaciones.

El cambio presiona a la industria de licores en algunos de sus principales mercados, como EE.UU., Reino Unido y Rusia. La respuesta del sector es tan amplia y tan costosa como la amenaza que percibe, e incluye el ataque a los promotores de políticas contra el alcohol, la colaboración con los gobiernos para elaborar nuevas medidas de salud y la financiación de sus propias investigaciones.

Refiriéndose a los críticos de las bebidas alcohólicas en una conferencia de ejecutivos de la industria realizada en abril, Jim McGreevy, presidente del mencionado Instituto, dijo: No podemos permitir que ellos ganen terreno.

Las autoridades del Reino Unido atenuaron en enero la recomendación (vigente desde hace 20 años)  que el consumo moderado de alcohol podría ayudar al corazón, diciendo que esos beneficios son menores de lo que se había pensado. El gobierno emitió nuevas directrices diciendo que la ingesta de alcohol aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer. No hay un nivel seguro de consumo de alcohol, indicó en una entrevista televisiva Sally Davies, directora general de Salud del Reino Unido.

También en enero, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS, por su sigla en inglés) eliminó de sus recomendaciones la parte que indicaba que beber moderadamente podría disminuir el riesgo de enfermedades del corazón en algunas personas. Cuando se le preguntó la razón, la portavoz del HHS dijo que hacían falta más revisiones para comprender mejor los resultados de salud que pueden o no estar asociados con el consumo moderado de alcohol.

Mientras tanto, Corea del Sur, citando posibles riesgos de cáncer, siguió este año a Australia en restringir el máximo consumo de alcohol recomendado. Hace unos años, después de un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) describiera diversos peligros que, en su opinión, beber representa para la salud, como conducir a un mayor número de accidentes e infecciones, Rusia limitó la venta de alcohol y fijó impuestos a la cerveza y el vodka (los países difieren en lo que consideran consumo moderado).

La amenaza para el sector no es tan aguda como la sufrida por la industria tabacalera, que se contrajo debido a la rápida evolución de las actitudes del público y a las políticas de los gobiernos después de que se determinó que fumar causa cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y otras dolencias.

Linda Bauld, investigadora de política de salud, ayudó al gobierno del Reino Unido a hacer más estrictas las recomendaciones para el consumo de alcohol.

No obstante, los consejos de los gobiernos tienen su influencia, aunque quienes acuden a menudo a los bares no las tengan en cuenta. Las recomendaciones influyen en los gobiernos a la hora de establecer impuestos a las bebidas alcohólicas, horarios de venta al por menor y restricciones a la publicidad. De manera más sutil, pueden influir en la actitud del público hacia el alcohol. El gigante cervecero Anheuser-Busch InBev NV incluye en su estado de riesgo corporativo que la OMS trata de reducir lo que llama el uso nocivo del alcohol en 10%.

En Australia, el consumo de alcohol se redujo después que el gobierno aconsejó en 2009 beber menos. La ingesta cayó de 10,6 litros anuales por persona a 9,7 litros. En Maryland, EE.UU., las ventas de licores, vinos y cervezas cayeron después  que el gobierno aumentó los impuestos al alcohol en 2011. Las ventas de alcohol en Rusia han descendido más de 20% a lo largo de varios años, luego que el gobierno tomara medidas contra la venta de bebidas alcohólicas en reacción al informe de la OMS.

La idea que el consumo moderado de alcohol podría ser bueno para la salud en algunos aspectos se remonta a cuatro décadas de investigación. Arthur Klatsky, un cardiólogo de California, estaba tratando de determinar los factores del estilo de vida que pueden afectar la salud cardiovascular cuando sorpresivamente descubrió que los bebedores moderados tenían menos ataques al corazón y un riesgo estadístico menor de morir por una enfermedad coronaria que los abstemios.

Este hallazgo cambió el paradigma para el estudio de los efectos del alcohol, según la Fundación de Investigación Médica de Bebidas Alcohólicas. La organización precursora de esta entidad financió en ocasiones el trabajo de Klatsky.

En 1995, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. revisó sus recomendaciones sobre el alcohol, eliminando las que decían que el alcohol no producía ningún beneficio neto para la salud y que beber no es recomendable. En su lugar, el HHS dijo que el consumo moderado de alcohol estaba asociado con un menor riesgo de enfermedad coronaria en algunas personas.

La ciencia está de nuestro lado, proclamó al año siguiente una ejecutiva cervecera en una conferencia del sector. Patti McKeithan, de Miller, recomendó a sus colegas iniciar cada reunión con legisladores diciendo que el alcohol puede ser parte de una dieta saludable.

Justin Scheck y Tripp Mickle
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia