El fideicomiso de agua, áreas protegidas y vida silvestre de Panamá

El fideicomiso de agua, áreas protegidas y vida silvestre de Panamá
Los 66 proyectos ambientales responden a cinco ejes estratégicos y están enfocados en el fortalecimiento de la gestión ambiental| Archivo

menos de seis meses de su primera convocatoria para la presentación de muestras de interés, el Fideicomiso de Agua, Áreas Protegidas y Vida Silvestre del Ministerio de Ambiente aprobó y comprometió las primeras sesenta y seis (66) iniciativas ambientales por un monto, no reembolsable, superior a los $16.2 millones.

Panamá es primer y más antiguo país latinoamericano en legalizar la figura del fideicomiso y, en cuanto a estructuras financieras orientadas a gestión ambiental, este Fideicomiso es un modelo singular en la región como instrumento para abordar la brecha financiera ambiental, según especialistas en la materia.

En octubre de 2016, mediante Resolución de Gabinete, el Gobierno Nacional autorizó un contrato de fideicomiso entre MiAmbiente y el Banco Nacional de Panamá (BNP) para “garantizar la atención y sostenibilidad financiera de las áreas protegidas del país”, que refrendó la Contraloría General de la República y en virtud del cual el banco asumió la custodia y cuidado de los recursos transferidos.

Los 66 proyectos ambientales, evaluados por el Consejo Técnico Operativo y aprobados por el Consejo Directivo del Fideicomiso en función del primer Plan Operativo Anual (POA) 2018-2019, responden a cinco ejes estratégicos y están enfocados en el fortalecimiento de la gestión ambiental, investigación y desarrollo, reforestación, ecoturismo, evaluación, supervisión y control de áreas protegidas, cambio climático y seguridad hídrica.

La entrega de los primeros certificados de adjudicación tuvo lugar el 18 de diciembre de 2018 en ceremonia especial en la Casa Amarilla de la Presidencia de la República encabezada por Juan Carlos Varela, presidente de la República y de Isabel De Saint Malo de Alvarado, vicepresidenta de la República Emilio Sempris, Ministro de Ambiente, y Harold Robinson, representante del Sistema de las Naciones Unidas en Panamá.

El Fideicomiso de Agua, Áreas Protegidas y Vida Silvestre está constituido por un Fondo Patrimonial o Endownment Fund, con capital semilla inextinguible, y un Fondo Extinguible o revolvente. 

El Fondo Patrimonial o inextinguible se nutre con recursos de fondos especiales con destino específico administrados por el Ministerio de Ambiente como el Fondo de Protección y Desarrollo Forestal, el Fondo de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, el Fondo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, el Fondo de Adaptación al Cambio Climático, el Fondo de Cuencas Hidrográficas y del Programa de Incentivos para la Cobertura Forestal y la Conservación de Bosques Naturales.  Por su parte, el Fondo Extinguible o Sinking Fund, se ejecutará mediante Planes Operativos Anuales (POA´s) elaborados por los beneficiarios.

El fideicomiso – bajo estándares internacionales – absuelve realidades presupuestarias nacionales complementando los históricos presupuestos oficiales; afronta el contexto de la decreciente ayuda internacional; consolida la confianza en el papel de la banca con capital nacional y honra compromisos internacionales como el Convenio de Donación sobre áreas protegidas suscrito con el Fondo Mundial del Ambiente y que implementa el Banco Mundial.

Como figura novedosa, con la captación de activos el fideicomiso se orienta a lograr una sostenibilidad financiera que garantice un capital permanente, predecible y ascendente para atender los compromisos del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del país.  

A nivel de la banca nacional, además del papel del BNP, se suma la experiencia de Capital Bank, S.A. como administrador de inversiones para la ejecución de un Portafolio Verde con el que se busca atraer nuevas inversiones.

El Fideicomiso de agua, áreas protegidas y vida silvestre, como modelo de estructura financiera fundamentada en la confianza y en la profesionalidad, pretende traducirse en beneficio tangible para las 52 cuencas hidrográficas del país, aumentar la cobertura boscosa y agroforestal del país, reposicionar la oferta ecoturística nacional, aumentar la riqueza de nuestra biodiversidad y abrir nuevas opciones para la incipiente actividad de biocomercio.

Como estructura financiera sostenible, el fideicomiso ambiental de Panamá es un modelo singular que se corresponde con las tendencias y recomendaciones de foros, organismos internacionales y especialista que definen la sostenibilidad financiera como la “capacidad de asegurar recursos financieros estables y suficientes a largo plazo y distribuirlos en tiempo y forma apropiada”.

José Hernández
Proyecto SPSCB/MiAmbiente

Más informaciones

Comente la noticia