El futuro de los activos criptográficos, desde las oportunidades hasta las implicaciones políticas

El futuro de los activos criptográficos, desde las oportunidades hasta las implicaciones políticas
SIX Digital Exchange”, la primera infraestructura de mercado en el mundo que ofrece un servicio de comercio, liquidación y custodia completamente integrado| Archivo

Los activos criptográficos y las criptomonedas se han disparado en popularidad desde 2008, con más de 1,000 de estas últimas en existencia hoy en día. Recientemente, las grandes ganancias seguidas por fuertes descensos generaron una cobertura intensa de los medios y un interés generalizado.

Los activos criptográficos también han tenido un lugar destacado en el trabajo reciente del Consejo Mundial del futuro sobre sistemas financieros y monetarios del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), que Cecilia Skingsley y yo copresidimos.

En particular, un informe llamado “El futuro mundial de los sistemas financieros y monetarios” sostiene que la creciente aceptación y adopción de las criptomonedas contribuirá a unir a los mercados, instituciones e infraestructuras en un mundo multipolar, complejo e interconectado.

Esto, a su vez, presentará un desafío para la conducción de la política monetaria, y tendrá implicaciones para la estabilidad financiera y la prevención de delitos financieros.

Los reguladores y supervisores han comenzado a interesarse más, pero aún están debatiendo la mejor manera de proporcionar un marco regulatorio para esta nueva clase de activos.

El tratamiento ha sido muy diverso, desde prohibiciones absolutas (China), advertencias (Estados Unidos -EE.UU.- y el Reino Unido) y orientación (Singapur), hasta posiciones liberales permisivas (Japón, Corea del Sur). Más recientemente, la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (SFC) describió su nuevo marco regulatorio para los administradores de carteras de activos virtuales, distribuidores de fondos y operadores de plataformas comerciales, con el objetivo de incluirlos en su red regulatoria.

Algunos reguladores no distinguen lo suficiente entre los tokens usados como utilidades y los activos criptográficos como un instrumento financiero basado en títulos.

La distinción entre los dos es clave, y la educación sobre los diferentes tipos de activos en token es importante.  No todas las monedas virtuales necesitan criptografía, ni tienen emisiones descentralizadas. No todos los tokens digitales emitidos a través de las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO, por sus siglas en inglés) son criptomonedas. Es importante entender cuál es el activo subyacente.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) presentaron recientemente su Agenda Fintech de Bali, con un conjunto de 12 elementos de políticas destinados a ayudar a los países miembros a aprovechar los beneficios y oportunidades de los rápidos avances en tecnología financiera, al tiempo que gestionan los riesgos inherentes.

Con respecto a los activos criptográficos, la agenda de Bali advierte que su creciente expansión podría aumentar la complejidad de evaluar los impulsores de las interdependencias financieras a través de las fronteras.

Del mismo modo, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) señaló en un documento reciente que los activos criptográficos podrían tener implicaciones para la estabilidad financiera en el futuro en caso de que sigan evolucionando, aunque los riesgos actuales no se consideraron significativos.

¿Qué camino seguir?

En esta etapa, todavía no está claro si las criptomonedas se convertirán alguna vez en un medio de intercambio convencional. Es posible que las deficiencias tecnológicas, como la capacidad de procesamiento y el enorme consumo de energía para su minería puedan resolverse.

Las posibles preocupaciones y requisitos de Conozca a su Cliente (know your customer o KYC) y Antilavado de dinero (Anti-Money Laundering o AML) se pueden abordar para que las criptomonedas no se utilicen para infringir la ley (por ejemplo, con cheques de transacciones en tiempo real integrados en las cadenas de bloques).

Sin embargo, el principal problema con las criptomonedas es su suministro poco flexible. Lo que los partidarios de las criptomonedas consideran su mayor ventaja, su suministro limitado, es de hecho su mayor desventaja.

Con una oferta poco flexible, las fluctuaciones de la demanda siempre darán como resultado fluctuaciones en su valor, lo que hace que las criptomonedas no sean adecuadas para usarse como dinero.

En otras palabras, las criptomonedas carecen de un banco central.

Soy mucho más optimista sobre el uso de la cadena de bloques como la principal tecnología subyacente.

Los beneficios potenciales de la cadena de bloques son muchos. Van desde transacciones en tiempo real, que permiten la reducción del riesgo y una mejor gestión del capital, hasta una mejor efectividad regulatoria, por ejemplo, mediante el uso de la cadena de bloques en los cheques para cumplir con los requisitos de KYC y AML. También veo un gran potencial para la integración con otras tecnologías emergentes, como la Inteligencia Artificial (IA) y la Internet de las Cosas (IoT), para implementar en el futuro de las finanzas.

Teniendo en cuenta el cambio de paradigma predicado por los entusiastas de la cadena de bloques, los bancos y los agentes de intercambios deberán realizar esfuerzos conjuntos, incluida la colaboración transfronteriza dentro del ecosistema de la cadena de bloques, y compartir el conocimiento y la experiencia con la comunidad más amplia de la cadena de bloques.

UBS recientemente cooperó con otros bancos en la plataforma de financiación comercial basada en la cadena de bloques We.Trade, que permite a los clientes hacer pedidos comerciales fácilmente en línea y administrar todo el proceso comercial desde el pedido hasta el pago.

Mientras tanto, el proveedor de infraestructura financiera SIX ha anunciado planes para un “SIX Digital Exchange”, la primera infraestructura de mercado en el mundo que ofrece un servicio de comercio, liquidación y custodia completamente integrado de activos digitales basados ​​en cadena de bloques.

Su objetivo es lanzar la plataforma el primer semestre de 2019, sujeto a la aprobación regulatoria.

El servicio proporcionará un entorno seguro para emitir y comercializar activos digitales, y permitirá la tokenización de títulos existentes y activos no bancarios para que los activos anteriormente no intercambiables se conviertan en negociables.

Alentaría un enfoque regulatorio coherente para las criptomonedas al alinear los enfoques nacionales, y trasladar la regulación y la supervisión a nivel internacional, al G-20 y al Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés).

Los reguladores y supervisores deberían guiarse por los principios de igualdad de condiciones, y proteger a los consumidores sin restringir la innovación.

Como estamos al comienzo del viaje, los activos criptográficos y la cadena de bloques continuarán destacándose en el trabajo del Consejo Mundial del Futuro sobre Sistemas Financieros y Monetarios.

Para facilitar soluciones viables y un debate informado, vemos la necesidad de un diálogo cercano y continuo entre los sectores público y privado.

Axel P. Lehmann
Presidente de Banca Personal y Corporativa
UBS Suiza

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias