El mayor déficit de los últimos 7 años

El mayor déficit de los últimos 7 años

Marianela Palacios R.

mpalacios@capital.com.pa

Editora

Los gastos que tuvo el Sector Público No Financiero en los primeros nueve meses de este año superaron a sus ingresos en más de $1.000 millones, según el más reciente informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Y ese déficit equivale a 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB). Es el más alto que se ha registrado hasta el momento durante la administración de Ricardo Martinelli y obedece principalmente a los altos niveles de inversión pública que se están ejecutando: Entre enero y septiembre se invirtieron $2.161 millones, casi $900 millones más que en el mismo periodo de 2010.

Pero las autoridades aseguran que para el cierre del año, con los ingresos del cuarto trimestre, que siempre han sido los más fuertes para las arcas del Estado, el déficit fiscal se moderará y se ubicará más cerca del 2% que del 3%.

En todo caso, incluso asumiendo que esa proyección optimista (2%) se cumple, se trata de un déficit fiscal superior a $600 millones, el más grande de al menos los últimos siete años. En 2004, el hueco fiscal fue de $691 millones.

Lo que más contrasta entre esos dos escenarios es que en 2004 la economía no estaba creciendo a doble dígito, como sí lo hace en la actualidad. Y que, a pesar de los fuertes ingresos que el Gobierno está recibiendo producto de este extraordinario ciclo expansivo, una buena parte del gasto se tiene que seguir cubriendo con deuda.

También es cierto que una alta proporción de las inversiones públicas se están financiando con ahorros corrientes, y eso debe ser aplaudido, pero las alzas del gasto público no sólo tienen que ver con gastos de capital (inversiones), sino también con gastos corrientes. Y eso preocupa aún más.

Además, los gastos totales de Panamá están creciendo a un ritmo mucho más rápido (23,9%) que los ingresos (13,5%).

Esperamos que las autoridades no se confíen sólo de los ingresos estacionales del cuarto trimestre para enfrentar este problema que se está reflejando cada vez más claramente en las estadísticas oficiales. Esperamos control del gasto y disciplina fiscal. Esperamos que el déficit del 2011 cierre en $600 millones, como ellos dicen, y no en $900 millones, como podría ocurrir si el escenario menos optimista es el que se cumple.

Lo que sí es seguro es que el saldo de la deuda pública, hasta septiembre, había subido $1.200 millones y ojala que ese monto pierda peso al cierre del año.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL