El papado y la política

pope web

La Iglesia Católica es la congregación religiosa mejor organizada del mundo contemporáneo y con cerca de 2000 años de existencia ha logrado sobrevivir a guerras, revoluciones, cismas, el ataque del laicismo de las revoluciones burguesas y del comunismo.

La Iglesia Católica cubre un importante porcentaje de la población de Europa Central, de Italia, España, Portugal, Francia, de Polonia, Irlanda y sobre todo de América Latina con cerca de 1.200 millones de fieles.

La organización del catolicismo cuenta con la ventaja de tener un liderato claro representado por el Papa, a quien se considera representante de Dios en el mundo y con una autoridad incuestionable en los asuntos referentes a las orientaciones que debe tener la fe en un momento histórico determinado.

Como toda organización tiene sus crisis y la historia ha demostrado que las ha enfrentado y hasta ahora las ha superado.

Los expertos en el tema consideran que José Mario Bergolio que adoptó el nombre papal de Francisco fue electo en medio de una crisis que enfrenta la Iglesia y que se manifiesta por la impunidad de los casos de pederastia cometidos por sacerdotes de alto nivel de autoridad. Desde que fuera elegido en el año 2013, Francisco ha tomado medidas contundentes para enfrentar este problema destituyendo y creando las condiciones para que fueran juzgados y castigados tanto por la justicia eclesiástica como por la justicia civil.

Por otro lado Francisco ha puesto en ejecución lo que podría denominarse en términos eclesiásticos como la práctica de la evangelización activa, reafirmando el compromiso de la Iglesia por los pobres, por la denuncia del capitalismo salvaje, y que fueron escritas en su más reciente encíclica titulada Laudato Si (Alabado seas) en donde el Pontífice hace un llamado a proteger a nuestro planeta de la degradación medioambiental y carga contra el actual sistema económico que explota los recursos naturales sin consideraciones éticas o morales.

Francisco replantea la posición de la Iglesia en temas como el celibato, el papel de la mujer y la homosexualidad, etc.

Con estas posiciones, Francisco canaliza toda una serie de corrientes de opinión pública a nivel mundial, en donde expresan sus preocupaciones e inquietudes por estos temas y denuncian la irresponsabilidad de las altas cúpulas económicas frente al tema ambiental.

A esto se suman las iniciativas diplomáticas ejecutadas por el vaticano para restablecer las relaciones diplomáticas y económicas entre Cuba y Estados Unidos (EE.UU.), junto a otras iniciativas en donde se hacen llamamientos para enfrentar problemas como la guerra en el medio Oriente, la pobreza, las guerras en África y la migración de millones de personas que huyen de la violencia y los extremistas religiosos.

La evangelización activa de Francisco ha provocado la ira de los sectores conservadores de EE.UU., representados en el Partido Republicano que niegan la conexión entre el efecto invernadero y el cambio climático.

Algunos políticos conservadores de los EE.UU.lo han tildado de Papa marxista cuando en realidad no es así. Francisco no defiende posiciones revolucionarias sino que se alinea con lo que algunos denominan realismo, cuya meta es impulsar iniciativas que conduzcan a la sensatez de los políticos y sectores sociales que les permita poder enfrentar con claridad los problemas del mundo actual.     

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL