El petróleo crea un nuevo milmillonario en Texas

El petróleo crea un nuevo milmillonario en Texas

Su empresa Parsley Energy tiene un valor bursátil de aproximadamente $5.400 millones

Bryan Sheffield

Cuando buscaba inversionistas para financiar la perforación del primer pozo de petróleo de su compañía, Bryan Sheffield ofreció un retorno bastante estándar del 20%. Y luego apostó a que podía mejorar ese porcentaje si perforaba en una capa más profunda de la roca.

La apuesta, hecha hace aproximadamente siete años, dio sus frutos y los doctores, los buscadores de fortuna y los operadores amigos que había dejado atrás en su Chicago natal y que invirtieron $1.200 millones en West Texas terminaron ganando un 60%.

A sus inversionistas actuales les va todavía mejor: Las acciones de Parsley Energy Inc. se han más que duplicado en el último año, para situarse entre las principales compañías de exploración y producción de Estados Unidos (EE.UU.).

A los 38 años de edad, las acciones de Parsley han hecho de Sheffield, miembro de la tercera generación de una familia de petroleros, uno de los milmillonarios más jóvenes del negocio de la energía, en momentos en que la caída de los precios del crudo ha llevado a la quiebra a más de 85 productores de energía de América del Norte, borrando las ganancias de gigantes del sector y castigando a los inversionistas.

Con un valor bursátil de aproximadamente $5.400 millones, Parsley posee las cualidades que los inversionistas han estado buscando en medio de la caída de los precios del petróleo: opera en la prolífica Cuenca Pérmica del oeste de Texas, tiene relativamente poca deuda y cubre de manera agresiva su producción al fijar los precios por encima de los del mercado.

Ellos pueden crecer cuando otros que también podrían tener muy buenos activos no pueden justificar el crecimiento con el petróleo a $40,00, dijo Sam Burwell, analista de Canaccord Genuity Group Inc.

Dado que los precios del crudo comenzaron a caer en 2014, Parsley y sus competidores en la cuenca, incluyendo Diamondback Energy Inc., Concho Resources Inc. y Pioneer Natural Resources Co., que está dirigida por el padre de Sheffield, Scott Sheffield, han vendido acciones por miles de millones de dólares para realizar adquisiciones y mantener la perforación. Los inversionistas apuestan a que ellos no sólo sobrevivirán la mayor crisis del petróleo de las últimas décadas, sino que también competirán con los países de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (Opep) por las cuotas del mercado mundial.

No vemos un mundo en el que se pueda equilibrar la ecuación de la oferta sin el Pérmico, dijo Brian Bradshaw, copresidente de inversiones de un fondo de cobertura fundado por el famoso petrolero T. Boone Pickens. Bradshaw ha comprado acciones de productores del Pérmico, incluyendo Parseley y Pioneer. El mundo tiene que tener su petróleo.

Parsley tiene sus desafíos. La competencia se ha recalentado en la región con la llegada de productores que acuden de lugares donde la perforación no es rentable a los actuales bajos precios del petróleo, lo que podría hacer más difícil mantener el crecimiento.

Sheffield, quien se describe a sí mismo como un estudiante mediocre que se salió del negocio de tasas de interés, dice que gran parte de su éxito se lo debe a su familia. Puso a su empresa el apellido de su difunto abuelo materno, Joe Parsley, que dio origen a la dinastía familiar con cientos de pozos pequeños pero de constante producción en el oeste de Texas. El padre de Sheffield fue uno de los primeros en utilizar nueva tecnología de perforación en los polvorientos yacimientos a los que Parsley había apostado y que se convirtieron en un elemento clave para la marea de petróleo estadounidense que se ha puesto al tope de los mercados globales y que está transformando la política global. De 64 años de edad, Sheffield padre ha dicho que se retirará como presidente ejecutivo de Pioneer a finales de este año.

Bryan Sheffield, al igual que sus otros cuatro hermanos, nunca había pensado en el negocio del petróleo. Pero después de lidiar con las operaciones de dinero, primero en Chicago y luego en Gibraltar, aceptó la oferta de su abuelo para manejar alrededor de 110 pozos viejos en Midland, Texas.

En una entrevista en los cuarteles generales de Parsley en el centro de Austin, Bryan Sheffield dijo que no le atraía la idea de volver a Texas, pero que su padre lo convenció de que era una oportunidad para iniciar su propia empresa petrolera. El problema era que Bryan sabía muy poco sobre el negocio. Pioneer poseía una participación en los antiguos pozos, por lo que su padre le ofreció un curso rápido.

Parsley abrió en agosto de 2008, cuando la crisis financiera derrumbaba los precios del petróleo. Con efectivo proveniente del trabajo operativo de los antiguos pozos, Parsley arrendó tierras de perforación, con la ayuda de un fichero que su abuelo había confeccionado para catalogar sus vínculos con los propietarios locales.

Ryan Deze
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia