El petróleo rebota y escapa de sus precios históricos

Petroleo Texas

El petróleo repuntó la semana pasada tocando su máximo histórico del año en $57,42 el barril en medio de señales de que la producción de Estados Unidos (EE.UU.), un motor clave de la sobrecarga de la oferta global, puede estar en la cúspide de su desaceleración.

Finalmente estamos viendo, inclusive en los datos semanales, el impacto de los precios más bajos en la producción de EE.UU., y creo que esto es un gran respaldo para los precios del crudo.

Los precios del petróleo han caído cerca de un 50% desde mediados de 2014 en medio de la sobre oferta y la baja demanda del mismo. Por otro lado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), en su informe mensual sobre el mercado del petróleo divulgado el pasado jueves, predijo que la producción estadounidense de crudo caería en la última mitad del año, lo que reduciría el exceso de oferta mundial.

Después de unas sesiones mezcladas, los principales índices cerraron alrededor de 1,5% por debajo de los niveles récord, pese a las recientes preocupaciones sobre la debilidad en sus ganancias durante el primer trimestre, pero es demasiado pronto para hablar de un éxito inesperado.

De las 51 empresas del S&P 500 que han reportado hasta el momento, el 76,5% superó las expectativas de ganancias, muy por encima de la media a largo plazo del 63%.

Las acciones europeas cerraron a la  baja el jueves frenadas por una mezcla de informes de ganancias y un mayor deterioro de las perspectivas económicas de Grecia.

Nuevamente Grecia estuvo en la mente de los inversionistas después de un deterioro sobre la situación económica del país, luego de que la agencia calificadora Standard & Poor s redujera su calificación de crédito de CCC + B-.

Para cerrar la semana, informes en los medios de comunicación señalaban que las autoridades del BCE sugirieron a los bancos deshacerse  de la deuda soberana griega que mantienen , lo que sugiere que tal vez el siguiente paso sea la salida de Grecia de la zona euro.

La Bolsa de Shanghai cerró con un alza del 2,2% para registrar su nivel más alto desde marzo de 2008 dadas las expectativas de estímulos monetarios y una recuperación económica.

Por el lado de Japón, el índice Nikkei 225 cayó a su nivel más bajo en   más de una semana por la decisión de los inversionistas de esperar los reportes de ganancias de importantes corporaciones japonesas esta semana.

La Bolsa de Tokio ha estado oscilando sin dirección durante la mayor parte de la semana después  que el pasado viernes superó el importante nivel psicológico de los 20.000 puntos por primera vez desde abril del 2000.

Las  últimas noticias de la Fed de Filadelfia también fueron débiles y junto con los informes de producción industrial del miércoles apuntan a un inicio de primavera lento para el sector manufacturero.

Pero hay un lado positivo en los datos y viene de la mano del mercado laboral, manteniendo una tendencia optimista en  las solicitudes de desempleo y apuntando a una mejora para el próximo informe de empleo del mes de abril.

Con las lecturas de solicitudes de desempleo en 294.000, arriba de las expectativas de los analistas, pero al mismo tiempo, por debajo de la lectura de la semana pasada. Al final de la semana salió a la luz el Índice de Precios al Consumidor mostrando un incremento de 0,2% en marzo, por debajo de las expectativas de un 0,3%. 

Abraham Benzadon
Trader – Trading Desk
Panama Wall Street

Más informaciones

Comente la noticia