El pleno empleo será un objetivo clave anual para el crecimiento de China en 2021

El pleno empleo será un objetivo clave anual para el crecimiento de China en 2021

Alcanzar el pleno empleo será el objetivo clave de la meta anual de crecimiento económico de China este año. Los expertos indicaron que es probable que el gobierno utilice sólidas herramientas políticas para impulsar la demanda interna.

“El objetivo de crecimiento del 2021 será inusual, al igual que en el último año, dada la nueva ola de casos de coronavirus (COVID-19)”, precisó Zhang Liqun, investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo del Consejo de Estado de China, en un seminario celebrado en el Centro Chino para los Intercambios Económicos Internacionales.

“Un crecimiento interanual relativamente más rápido no es comparable al ritmo de expansión de la producción económica en años normales, lo que dificulta a los encargados de la formulación de políticas identificar una meta razonable de la tasa de expansión del PIB”, aseguró.

Zhang considera que un objetivo de crecimiento anual razonable significa lograr el pleno empleo y aumentar la demanda interna a un nivel suficiente.

Los responsables de la formulación de políticas no fijaron el año pasado ninguna tasa de crecimiento específica debido al brote de COVID-19. Este año, también esperan un año inusual, sin que se especifique ninguna tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el próximo Informe Anual de Trabajo del Gobierno.

Sin embargo, los economistas vaticinan que la tasa de crecimiento anual del PIB de China puede este año rondar sobre un 8%.

“Se observará una expansión más rápida en las ventas minoristas, mientras que se espera un crecimiento moderado en la inversión en activos fijos. Tampoco habrá una presión significativa por aumento de precios”, indicó Zhu Baoliang, economista jefe del Centro Estatal de Información.

“En el 2021 deberíamos centrarnos más en la tasa de crecimiento mensual del PIB para monitorear los cambios marginales”, sugirió Zhu, y agregó que las pequeñas empresas y los gobiernos locales pueden ser las áreas más frágiles que necesiten de un consistente apoyo político.

La Oficina Nacional de Estadísticas informó que China alcanzó en el 2020 una tasa de crecimiento del PIB del 2.3%, impulsado por el 6.5% del cuarto trimestre. Este resultado es uno de los pocos crecimientos positivos del mundo en el año de la pandemia.

Sin embargo, el consumo siguió siendo un punto débil en la recuperación de China, aunque la inflación registró un 2.5%, el nivel más bajo en más de una década.

El gasto público será el pilar para impulsar la demanda interna, especialmente fomentando la construcción de infraestructuras y aumentando la inversión privada”, precisó Zhang.

De acuerdo con las estimaciones de Zhu, la tasa de crecimiento potencial de China -un factor clave que se utilizaba antes para fijar el objetivo de tasa de crecimiento económico anual- este año se acerca al 6%. El efecto COVID-19 tendrá una influencia menor en este indicador, que está determinado principalmente por los factores de producción, crecimiento de la productividad, capacidad de recursos y el entorno.

Las estimaciones de los departamentos y los economistas para la formulación de políticas han mostrado en los últimos años poca divergencia con respecto a la tasa de crecimiento potencial de China. La tendencia básica avanza hacia una disminución gradual cada año debido al envejecimiento de la población y el aumento de los costos laborales.

Wang Yiming, vicepresidente del Centro de Intercambios Económicos Internacionales de China y ex subdirector del Centro de Investigación para el Desarrollo del Consejo de Estado, piensa que mantener un índice de empleo estable debería ser la tarea principal para garantizar este año una recuperación económica sostenible.

“Las medidas de política fiscal y monetaria deben apoyar la situación de la macroeconomía, habilitando suficientes períodos transitorios antes de que las políticas vuelvan a una postura normal. La facilidad especial del banco central para apoyar los préstamos de crédito de las pequeñas y microempresas debería ampliarse aún más y garantizar que existan múltiples canales para aumentar las necesidades de capital de los bancos”, subrayó Wang.

Durante una conferencia de prensa ofrecida este viernes, el Banco Popular de China (banco central) advirtió sobre las incertidumbres relacionadas con el COVID-19 y el entorno exterior.

Los funcionarios del banco central no prometieron grandes desviaciones de las políticas trazadas, pero sí un estricto control sobre el sector inmobiliario, esfuerzos continuos para reducir los costos de financiamiento y asegurar más fondos para la fabricación de alta tecnología.

Con un resurgimiento de los bloqueos y prohibiciones de viaje debido a nuevos casos de COVID-19, los economistas esperan que el Banco Popular de China rebaje su “normalización de políticas”.

Los expertos también esperan que se mantenga un tipo de cambio del renminbi relativamente estable y se fomenten fluctuaciones bidireccionales en torno a un nivel de equilibrio razonable que esté en sintonía con los fundamentos comerciales y económicos del país.

Chen Jia
Beijing
China Daily

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias