El precio más bajo no siempre es el mejor

PANAMA-METRO

Todas las personas son libres de tener su propia opinión sobre una empresa o producto. Nadie debe conculcar ese derecho, sin embargo, cuando se trata de un comunicador social es importante atemperar nuestras posiciones personales de forma que no terminemos tratando de imponerle a la opinión pública una visión particular, generada por juicios, o prejuicios, personales.

Lo digo porque tan pronto concluyó la licitación de la segunda línea del Metro de Panamá se ha desatado una gran cantidad de críticas contra el acto público debido a que la obra le fue adjudicada provisionalmente al Consorcio Línea 2 conformado por las empresa Norberto Odebrecht de Brasil y FCC Construcciones de España, que participaron en la construcción de la primera línea.

El fundamento para esos cuestionamientos es que la propuesta económica del Consorcio Línea 2 para la obra civil fue de $1.857,7 millones, propuesta que superaba en $189,9 millones a la propuesta presentada por el consorcio Panametro, conformado por un grupo de empresas chinas y cuya oferta fue de $1.667,8 millones.

Sin embargo, hay que tener presente que en esta licitación no fue por mejor precio, sino por mejor valor, y que el precio de la obra se dividió en tres componentes para facilitar una mejor evaluación: Obra civil, financiamiento y mantenimiento, pero como la contratación del mantenimiento es optativa, el precio final de la obra no se limita al costo de la construcción civil, sino que también debe incluir el financiamiento.   

Esto significa que la propuesta económica del consorcio UTE Panamá II fue por un monto de 2.321,1 millones, la del consorcio Línea 2 sumó $2.071,4 millones y la del consorcio Panametro se ubicó en  $1.892,7 millones, esto reduce la diferencia a $178,7 millones.

Ciertamente se trata de una diferencia importante, aunque en lo personal no sé si es lo suficientemente alta como para adjudicar la obra a la oferta más baja económicamente, tomado en cuenta que a nivel técnico la propuesta mejor calificada, y por mucho, fue la del Consorcio Línea 2. Y lo digo porque, como lo sabe todo aquel que haya edificado una obra de construcción por pequeña que sea, no siempre lo más barato es lo mejor.

Las autoridades del Metro de Panamá han informado que la Dirección de Contrataciones Públicas admitió la acción de reclamo interpuesta por el consorcio Panametro, y ha ordenado la medida de suspensión del acto de adjudicación de la licitación por mejor valor con evaluación separada de la segunda línea del Metro hasta que finalice el proceso de reclamo, interpuesto el pasado martes 19 de mayo.

Sin embargo, en lo personal creo que todas las empresas participantes en este acto público   tuvieron la oportunidad de objetar desde el día uno en que se inició el proceso, que fue cuando se realizó la convocatoria, tanto el pliego de cargos como la conformación de la comisión evaluadora y no lo hicieron, es decir, que estaban anuentes y conformes con las condiciones establecidas para la evaluación de las propuestas y con quienes tendrían la tarea de realizar dicha evaluación.

Pero como a mí no me gusta imponerle mis criterios al resto de la humanidad, dejo estas reflexiones en este punto para que los lectores lleguen a sus propias conclusiones.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL