El reto de Panamá: Crecer al 6%, pero con inclusión social

El reto de Panamá: Crecer al 6%, pero con inclusión social
Así fue planteado en el Foro “Perspectivas Económicas 2020”, organizado por Capital Financiero, en el cual participaron los destacados economistas Manuel Ferreira de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá; Eddie Tapiero, Olmedo Estrada del Colegio Nacional de Economistas; Horacio Estribí y Víctor Cruz, acompañados por Eddy Silvera, gerente general de Canal Bank, e Iván Vergara, director de Consultoría de PWC.| Cortesía

Para alcanzar el dinamismo de las actividades económicas que generan niveles altos de empleo y progreso, Panamá requiere un crecimiento sostenido entre 5% y 6% anual, ya que la historia ha demostrado que en situaciones de bajo crecimiento como las que experimentamos en estos momentos, se incrementa el desempleo y en consecuencia se contrae el consumo y se registra un freno en las carteras crediticias.

Así fue planteado en el Foro “Perspectivas Económicas 2020”, organizado por Capital Financiero, en el cual participaron los destacados economistas Manuel Ferreira de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá; Eddie Tapiero, Olmedo Estrada del Colegio Nacional de Economistas; Horacio Estribí y Víctor Cruz, acompañados por Eddy Silvera, gerente general de Canal Bank, e Iván Vergara, director de Consultoría de PWC.

Los reconocidos economistas coincidieron en que las proyecciones de crecimiento de la economía de Panamá al cierre del 2019 se mantienen por debajo del 4% y se espera que para el 2020 comience la reactivación de los sectores que sostienen el desempeño económico del país.  También estuvieron de acuerdo en que el crecimiento a doble dígito es insostenible y a la larga trae como consecuencia mayor deuda y presión a la economía.

Ferreira destacó que no se prevé un crecimiento mayor al 3.5% para 2019, no obstante, este podría aumentar, debido a que el monto de las exportaciones de concentrado de cobre de Minera Panamá, S. A. en el segundo semestre de 2019 podrían alcanzar más de $800 millones.

Detalló que entre los factores que mantienen la desaceleración económica figuran el poco crecimiento del consumo privado y del consumo de crédito, las nuevas restricciones impuestas por Colombia a la Zona Libre de Colón (ZLC), el aumento del desempleo al 7.1%, la demora en las exportaciones de cobre de Minera Panamá, la baja en el movimiento de contenedores en los puertos, la desocupación de los mercados inmobiliarios y las ventas del mercado residencial han sido demasiado bajas contra el exceso de oferta, entre otros.

Analizó que el comercio ha sido impactado por la caída de actividad de la ZLC desde 2013 y posteriormente por la desaceleración del consumo y una menor oferta de crédito de consumo personal desde 2016. “La reactivación del comercio requiere del aumento de la oferta de crédito”, aseveró.

Puntualizó que el sector turismo requiere de más estrategias e incentivos, ya que a diferencia de la logística por ejemplo, genera una mayor derrama económica, empleos y posibilidad de emprendimientos, por lo que recomienda una mayor atención a este sector por parte del Gobierno.  También se debe continuar incentivando la construcción y la banca, la primera por su efecto multiplicador y la segunda porque a mayor crédito, mayor consumo interno.

Su colega Horacio Estribí señaló que más que atacar el desempleo, en Panamá el objetivo consiste en mejorar la calidad de los empleos, y disminuir la informalidad. Es decir, la meta es mejorar el salario por vía de la productividad laboral y por ende aumentar el consumo de una manera sostenible.

En ese sentido, sostuvo que el consumo en el pasado ha aumentado a punta de un alto crecimiento de la inversión pública que eran insostenible y del crecimiento de la deuda privada. “Hay que promover un crecimiento estable”, enfatizó.

Estribí manifestó su preocupación por lo que denominó expectativas no cumplidas de la población y puso como ejemplo el caso de los recientes disturbios en Chile, en donde los ciudadanos expresaron su disconformidad con las políticas de los gobernantes de ese país. 

Por ello, se enfocó en la necesidad de impulsar un crecimiento con mayor inclusión, que haya mayor consenso social con el mínimo de fricción social, impulsar la simbiosis entre los sectores público y privado, y empleos con mejores salarios para que los ciudadanos puedan tener mayor calidad de vida y en esa medida aumentar el consumo.

El gerente general de Canal Bank, Eddy Silvera, señaló que en el sector financiero específicamente en la banca se ha afectado por una menor captación de créditos, dado que las empresas dejan de invertir y el desempleo reduce los niveles de consumo. 

La cartera de préstamos en el sistema bancario sólo creció 1.15% a agosto de 2019, mientras que las hipotecas han venido decayendo de un crecimiento del 16% en 2014 a crecer sólo 3% en 2018. También han venido a la baja los préstamos a sectores económicos como industria (-3.3%), comercio (-0.1%), actividad financiera y de seguros (-1.8%), mientras que la construcción sólo subió 0.1%.

Además se ha generado un sobre endeudamiento en la banca de consumo que ha llevado a muchos bancos a reestructurar sus carteras de préstamos y a otros a reforzar los requisitos para otorgar nuevos préstamos. 

A ello, se suma las inversiones que han venido haciendo los bancos para cumplir con los requerimientos de los organismos internacionales, así como para no quedarse atrás ante la revolución digital que experimenta el sector.

Proyecciones 2020

Los expositores expresaron su positivismo en que Panamá comenzará a superar la desaceleración económica en el 2020 en buena parte producto de las medidas del gobierno como el aumento en el rango  de la Ley de interés preferencial, la aprobación de la Ley de  asociaciones público-privadas, pel ago a proveedores y mucho más en 2021 cuando entre en pleno la ejecución del nuevo Plan de Inversión Pública 2020-2024 (Línea 3 del Metro, Cuarto puente sobre el Canal, ampliación de carriles de la carretera Panamá-Arraiján, entre otras). 

Y además apalancado por la inversión extranjera, las exportaciones mineras y la entrada de más productos panameños al mercado chino.

No obstante, la reactivación económica no será suficiente para crecer de manera estable, sino está acompañada por mano de obra calificada y capaz de absorber los nuevos puestos de empleo.

De acuerdo con Ferreira, las exportaciones de concentrados de cobre que podrían alcanzar $2,000 millones en 2020 y el aumento de la oferta de crédito de consumo privado debido a los recortes  de tasas por parte de la  Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés)serán muy positivos para poder crecer a mejores niveles.

Ponderó que a pesar de un crecimiento económico más bajo, la inversión extranjera directa (IED) continúa expandiéndose a tasas de doble dígito (10.5% al primer semestre 2019), y captando el 50% de la IED en Centroamérica.  Recientemente, Grupo Aval de Colombia (dueño del banco BAC en Panamá) adquirió Multibank. El Grupo Progreso de Guatemala compró Cemento Interoceánico de Panamá y  Productos Toledano fue vendido parcialmente a La Estancia de Guatemala y Ecuador. Estas adquisiciones, entre otras, podrían alcanzar $1.000 millones.

También se apunta a China. El economista Eddie Tapiero visualiza mucho potencial en las relaciones comerciales con China, mucho más en medio de la guerra comercial que mantiene el gigante asiático con Estados Unidos (EE.UU.), la cual da muchas oportunidades de exportar alimentos. 

Panamá ya está exportando carne de res, cobia y piñas, y se está a la espera de los permisos para camarones, lácteos, pollo, otros productos del mar y frutas.

Víctor Cruz considera que podemos ser optimistas si observamos el panorama mundial, ya que Panamá continúa siendo uno de los países de la región con mayor crecimiento y que grandes economías como EE.UU. y las europeas no se recuperarán de la desaceleración este año.

Eddy Silvera destacó que también será importante que los bancos reciban los dineros adeudados por el Estado en concepto de Interés Preferencial, que ya el gobierno ha anunciado que pagará, y  de bonos solidarios.

Crecer con Inclusión

Ferreira destacó que resulta difícil para las empresas conseguir mano de obra, cuando el 41% de la población en busca de empleo no cuenta con un bachillerato.

El director de Consultoría de PWC, Iván Vergara, aseguró que Panamá tiene el potencial para ser un hub digital y que poco la poco las empresas están invirtiendo en digitalización de sus procesos, pero se requiere con urgencia mano de obra calificada en este sector, además no debemos perder de vista que se avecina una revolución en la que la tecnología reemplazará puestos tradicionales como operadores, por ejemplo, y debemos prepararnos.

Vergara dijo que se espera que la automatización contribuya a aumentar en un 5.4% el PIB de América Latina al 2030. Para esa misma fecha el 30% de los trabajos están en alto riesgo de ser desplazados por la automatización al 2030.

Toda esta revolución ha llevado a que el 79% de los CEOs esten preocupados por la disponibilidad de habilidades clave, y 46% de los CEO consideran que su primera prioridad para remediar el problema es reentrenar a su colaboradores actuales.

A su juicio, será necesario mejorar nuestro sistema educativo y enfocarnos hacia allá.

Estribí indicó que en los últimos años nos hemos beneficiado de un crecimiento económico, pero requerimos que sea de mayor calidad e inclusivo, y en igual sentido Víctor Cruz apunta a mejores salarios considerando que la productividad siempre va en aumento.

Eddy Silvera señaló que una gran oportunidad de crecimiento para la banca, precisamente es la inclusión, abriendo mayores posibilidades para las micro y pequeñas empresas, y para emprendedores, así como para aquellas personas que reciben beneficios sociales y que hasta ahora no están bancarizadas.

Darsy Santamaria Vega
dsantamaria@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias