El rey del bambú

El rey del bambú

La colección de Aronson no se vende por Internet, lo que significa que hay que viajar a West Palm Beach

bambu1 web

Cuando estaba a la búsqueda de un toque de encanto de la antigua Florida para el hotel de la familia Rayburn en Bloodline la serie de Netflix que en mayo vuelve con la segunda temporada, el decorador de sets Bill Cimino sabía a quién llamar.

Paul Aronson, de 63 años y dueño de Bamboo & Rattan en West Palm Beach, dirige un espacio de más de 1.000 metros cuadrados de muebles antiguos de ratán y bambú en los que hay desde diseños Deco de Miami Beach a los estilos de palos y cañas de Marthas Vineyard.

No sé de ningún otro sitio que tenga tanta variedad de antigüedades a esta escala en este país, o de hecho, en ningún otro lugar, dice Cimino. Yo lo llamo el rey del bambú.

Con una personalidad infamemente brusca y predilección por pantalones cortos tipo cargo, Aronson ha seguido un camino dramáticamente diferente al que marcaban sus raíces. Nacido y criado en la histórica ciudad de Lexington en Massachusetts, es el hijo de un ex alumno de Yale que trabajaba en la división de misiles guiados de RCA. l ponía satélites en el espacio, cuenta Aronson. Yo trabajo con ramas y palos.

Autoproclamado hippie, Aronson fue echado de la secundaria en su último año, viajó por todo el país en motocicleta después de los 20 años y acabó en Miami a finales de los 70, construyendo casas durante el día y operando un negocio de comida sana por la noche. Después de hartarse de las bañeras de hidromasaje de Coconut Grove, se mudó a Palm Beach y, hace 18 años, comenzó a vender antigüedades. Bambú y ratán, se dio cuenta, eran su pan caliente. Tan rápido como lo compraba, se vendía.

Hoy, Aronson trabaja con 30 seleccionadores por todo el mundo. Tenemos tanto inventario que tenemos que poner algunas cosas en el estacionamiento para poder entrar a la tienda, dice.

l y sus dos empleados a tiempo completo pasan los días renovando y restaurando cuidadosamente bambú y ratán de entre las décadas de 1880 y 1950. Los muebles de terraza utilizados en Bloodline son de ratán de palos y cañas de los años 20, cortesía de Aronson. Además de trabajar con la industria del cine, Aronson provee antigüedades y piezas a medida en ratán y bambú a algunos de los diseñadores más exclusivos del país, como Tom Scheerer, Mario Buatta y Kemble Interiors.

Scheerer, que visita Bamboo & Rattan cuatro veces al año, ha utilizado el trabajo de Aronson en innumerables proyectos, como el Lyford Cay Club en las Bahamas y el Jupiter Island Club en Florida. Le compro todo.

Charlene Beaudet, la novia de Aronson, es la artista que hace el corte de las mesas de backgammon a medida de Aronson y las decoraciones de conchas en espejos y artículos con cajones.

La colección de Aronson no se vende por Internet, lo que significa que hay que viajar a West Palm Beach. Pero hay que tener cuidado. Aronson es inusualmente selectivo a la hora de hacer negocios, al trabajar sólo con gente de la industria o gente con un propósito y una chequera en mano (no acepta tarjetas de crédito). Soy como un perro de un depósito de chatarra, ¿sabes?, dice Aronson. Les ladro al principio, pero una vez que me pasas, estás dentro.

M.K. Quinlan   
Dow jones

Más informaciones

Comente la noticia