El sello NewLaw

El sello NewLaw

El sector legal no es tan distinto del resto de sectores económicos y como no podía ser de otra manera la revolución tecnológica de la abogacía llegó para sacudirse con fuerza el polvo de la tradición.

Esta revolución no ha sido únicamente a nivel tecnológico, sino que ha cambiado también la forma de entender la abogacía, dejándonos un nuevo modelo de negocio: Las firmas New Law.

La tendencia de las New Law que comenzó hace unos años como una nueva opción para pequeñas y nuevas firmas finalmente se ha abierto camino entre el sector más conservador, llegando a grandes despachos e incluso a determinadas áreas de las Big Four en todo el mundo. Y Panamá no iba a ser una excepción.

Todavía muchos colegas me preguntan en qué consiste una firma NewLaw o cual es la diferencia. El modelo de negocio de firmas NewLaw se puede resumir con la famosa frase de Roger Von Oech “no es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer.”

Estamos en el 2020 y no podemos seguir ofreciendo las mismas soluciones y forma de trabajar que hace cien años. El mercado ha evolucionado y nosotros debemos evolucionar con él.

Debemos explorar nuevas ideas para seguir ofreciendo el mejor servicio a las empresas y emprendedores que necesitan un asesor legal.

No es poco común que se encasille a las firmas NewLaw únicamente con la implementación de herramientas tecnológicas cuando lo cierto es que este concepto va mucho más allá.

El consultor y analista legal Jordan Furlong ya definió el concepto de ‘NewLaw’ como cualquier modelo, proceso o herramientas que persiguen obtener un acercamiento significativamente distinto a la provisión habitual y tradicional de servicios legales.

Pero, ¿cuáles son las principales características de las NewLaw? ¿Qué es lo que realmente las diferencia?

En primer lugar, la apuesta total por la tecnología. El concepto de NewLaw está estrechamente vinculado con la incorporación de la tecnología con el fin de simplificar y agilizar el trabajo.

La implementación de la tecnología aplica tanto a nivel interno como externo. De un lado, automatiza los procesos que no requieren de conocimientos jurídicos reduciendo de forma drástica los costos, lo que permite repercutir ese ahorro a los clientes.

De otro, la tecnología está presente también en el proceso de comunicación con el cliente de una manera directa.

Además, la apuesta por la tecnología avanza de la mano de la apuesta por la ciberseguridad. Las firmas de abogados son uno de los principales objetivos de los ciberataques dada la delicadeza de información que almacenan y la importancia reputacional.

Por lo que la implantación de medidas de ciberseguridad es imprescindible.

En segundo lugar, la flexibilidad en la organización.

Como consecuencia de la implantación de la tecnología, o mejor dicho, gracias ella, las NewLaw se caracterizan por un modelo de prestación de servicios flexible, donde el entorno virtual es el gran protagonista.

Esto facilita la conciliación laboral, lo que repercute en el bienestar de los profesionales de la firma y en última instancia en el propio despacho.

Además, permite a los abogados que forman parte de las NewLaw salirse de la carrera tradicional sin renunciar al asesoramiento en casos complejos y de repercusión.

Por otro lado, esta flexibilidad en la organización beneficia también de forma directa a las empresas pues permite dar una respuesta solvente a los picos de trabajo y otras necesidades que suelen robar tiempo a los departamentos in-house, liberándoles así para que puedan encargarse del core business de su empresa.

En tercer lugar, los nuevos modelos de tarifas de los servicios legales. Este sistema rompe con la tradicional facturación por horas y ofrece servicios a precios fijos y a medida, centrados más en el valor que aportan que en el tiempo invertido.

Es un sistema más transparente que ofrece al cliente la certeza del importe final de una forma más sencilla.

Asimismo, este modelo permite también simplificar la parte administrativa relativa a la facturación lo que supone un ahorro en tiempo y costes para los despachos.

Estas características hacen de las NewLaw una nueva forma de entender la abogacía, rompiendo con las barreras convencionales del rol del abogado, en el cual es el abogado quien se adapta a las necesidades del cliente y no viceversa, brindando así un asesoramiento jurídico de mayor valor, más cercano y eficiente, y adaptado a las necesidades de un mercado tan competitivo como el actual.

Las NewLaw y su filosofía aportan ese diferencial que hoy más que nunca les hace bien a las empresas grandes y pequeñas que cada día son más exigentes, convirtiéndose en un sello de calidad, excelencia y modernidad, un sello NewLaw.

 

Carolina de la Guardia
Directora de Veló Legal

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com