El tranque nuestro de todos los días

El tranque nuestro de todos los días

Ricardo Gonzalez 

rgonzalez@capital.com.pa

Capital

Transitar diariamente por las calles de nuestra ciudad se ha vuelto una verdadera pesadilla y no solo en las llamadas horas picos, si no en cualquier momento y día, incluyendo los sábados y domingos, en los que generalmente los conductores se tomaban un respiro.

Lo que más me preocupa de esta situación es que según han anunciado las propias autoridades no hemos llegado ni a la mitad de lo que será el máximo de los tranques, que serán ocasionados por los trabajos de la construcción del Metro, ya que todavía hace falta romper avenidas tan importantes y transitadas como la Calle 50.

Por otro lado, me he enterado con asombro que solo hasta el mes de octubre ya se vendieron 500 vehículos más que en todo el 2010 y las distribuidoras de autos ya no se dan abasto para cubrir los pedidos de los clientes, y que incluso hay personas que tienen que esperas hasta tres semanas para recibir un automóvil.

No me quiero ni imaginar lo que será de esta ciudad el próximo año, sencillamente no se podrá salir a ninguna parte sin estar preparados para pasar hasta tres horas en un tranque en un trayecto que no debe durar más de 30 minutos.

Lo que más me preocupa es que no veo a ninguna autoridad previendo esta situación ni preparando alguna alternativa como el famoso pico y placa que se usa en Colombia o el par u non, que se usa en Brasil, que buscan que las personas dejen el auto en casa por lo menos durante las horas de mayor movimiento dependiendo del número de su placa.

No se si usted lo habrá notado pero el tranque nos esta convirtiendo en personas malhumoradas y agresivas, donde al conductor no le importan los peatones, ni los otros autos y solo le interesa avanzar lo antes posible.

Lamentablemente hemos llegado al punto en que intentar colarse en una fila es motivo para que le recuerden a uno todos sus ancestros o peor aún, recibir una agresión física o  hasta un disparo, como ya ha sucedido.

Tristemente en este país, como siempre, vamos a esperar que se de un caos incontrolable, para luego salir a inventar una solución a la ligera, como ponerle una curita a la hemorragia.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL