El voto electrónico

elecciones_en_america_latina

La precisión de los resultados y la rapidez para entregarlos así como incentivar la participación ciudadana son algunos de los beneficios que se obtienen a la hora de implementar el voto electrónico.

La automatización electoral es una realidad mundial. Las comisiones electorales han entendido la importancia de adelantar cambios en sus procesos tradicionales de elección de autoridades, dando paso a la implementación de plataformas y soluciones tecnológicas que garantizan elecciones más transparentes, ágiles y eficientes.

Así como una elección bien ejecutada repercute positivamente en todos los sectores de la sociedad, una elección con deficiencias en su implementación puede causar una fuerte conmoción social, afectar los indicadores macroeconómicos del país, disminuir la inversión foránea, fragmentar el marco legal vigente y generar desconfianza en los diversos actores políticos y sociales en general.

A pesar que las comisiones electorales reconocen esta realidad y que la tecnología está presente cada vez más en todo lo que hacemos, no son muchos los países que han implementado tecnologías en los procesos más importantes de una elección y garantizar que el votante es quién dice ser, registrar su voto, totalizar y publicar resultados.

En Latinoamérica, naciones como Brasil y Venezuela han venido marcando la pauta utilizando el voto electrónico para la autenticación del votante. El año pasado, Ecuador, adoptó el voto electrónico en dos provincias y en menos de una hora Santo Domingo de los Tsáchilas obtuvo resultados oficiales, todo un récord para esta nación suramericana.

A lo largo de toda la región, países como México, República Dominicana y Argentina están estudiando e incluso probando las opciones disponibles, ya sea para automatizar el escrutinio o el voto.

El voto electrónico en Panamá se ha aplicado en pocos procesos, como lo fueron las elecciones primarias del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y la elección de la junta directiva del Colegio Nacional de Abogados.

De igual forma en las pasadas elecciones generales de mayo del 2014, el Instituto Bolívar fue el único centro de votación que se escogió para aplicar la modalidad de voto electrónico donde se habilitaron 12 mesas de votación para que 5.800 electores pudieran hacer el voto manual y electrónico para que los votantes compararan ambos procedimientos.

¿Estará Panamá preparado para que en el 2019, cuando se celebrarán las próximas elecciones generales, se implemente a nivel nacional esta tecnología?

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL