Emirates potenciará a la industria de aviación panameña

Podría sacar provecho de una alianza con Copa Airlines

Air-to-air Emirates web

Los prolongados esfuerzos de sucesivos gobiernos por posicionar a Panamá como centro global de negocios y transporte recibieron un importante espaldarazo en agosto, tras conocerse que Emirates realizará vuelos directos desde Dubái a ciudad de Panamá.

Con una duración de 17 horas y 35 minutos hacia el Occidente, la ruta que será lanzada en febrero del próximo año, será el vuelo sin escalas más largo del mundo.

Aeronaves Boeing 777-200LR, con capacidad para 266 pasajeros y 15 toneladas de carga, realizarán los vuelos entre ambos centros de conexiones.

Puerta de entrada

De acuerdo con un estudio elaborado por Oxford Business Group (OBG), conectar el Medio Oriente con América Central hace sentido estratégico para Emirates. La línea busca potenciar su cobertura de destinos clave en Norteamérica como Nueva York, Boston, Seattle y Orlando en casi 35% interanual durante el próximo invierno boreal, a través de conexiones con sus socios locales JetBlue y Alaska Airlines.

Aunque no hay una confirmación oficial, analistas dicen que un acuerdo similar en el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Panamá con una línea aérea que sirve  destinos en Centro y Sudamérica, sería lógico. La panameña Copa Airlines, que  controla 84% de los asientos disponibles que entran y salen de Tocumen, podría ser una buena candidata.

En un comunicado, Emirates dijo que la ciudad de Panamá sería su primer destino como puerta de entrada a Centroamérica, lo que ofrece una conveniente opción  a nuestros pasajeros que viajan desde o a través de nuestro centro global en Dubái, hacia varios destinos en Centroamérica, el Caribe y el norte de Sudamérica.

John Strickland, director de la consultora de aviación londinense JLS Consulting, se muestra optimista frente a las perspectivas para el nuevo servicio.

La presencia de Emirates en América Latina es limitada hasta ahora, por lo que esto representa una oportunidad natural, dijo a la prensa en agosto. Respaldada por la permutación masiva de posibles itinerarios de viaje en el centro de Dubái, cabría esperar que la ruta experimente un fuerte desarrollo en un periodo relativamente corto, enfatizó.

Beneficios para

el turismo

Según el estudio de OBG, desarrollar su rol como centro aeronáutico es una prioridad para Panamá, toda vez que un reciente estudio de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, indica que la aviación y servicios turísticos relacionados equivalen a $5.900 millones, o 12,6% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, muy por encima del promedio global de 3,4%. Dado que ambos segmentos crean empleos directos e indirectos para unos 180.000 trabajadores, atraer más rutas al país podría acrecentar aún más su aporte al PIB.

Acogiendo las noticias sobre los planes de Emirates, la vice presidenta panameña, Isabel Saint Malo de Alvarado, manifestó su confianza en que nuevas puertas se abrirán para el país con una conexión directa a Medio Oriente.

El aeropuerto internacional de Tocumen actualmente tiene capacidad para recibir 12 millones de pasajeros al año, cantidad que subirá a 18 millones cuando su Terminal Sur, cuya apertura está programada para 2017, comience a operar.

Impacto regional

Aunque Panamá sigue siendo una de las economías que crece más rápido en Latinoamérica, recientes temores de una desaceleración en China y esperadas medidas de ajuste monetario en Estados Unidos (EE.UU.) han elevado la aversión al riesgo de inversión en mercados emergentes, ya que las monedas extranjeras se han depreciado en gran parte de la región.

Pese a ello, la economía de Panamá está prevista crecer 6,1% este año, lo que se considera saludable, las proyecciones apuntan a una expansión regional de solo 0,5%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esto, a su vez, ha debilitado la demanda por vuelos regionales y empujado a la baja el crecimiento de pasajeros para las principales aerolíneas panameñas. Copa reportó un descenso interanual de 20,1% en sus ingresos, a $538,4 millones, durante el segundo trimestre de 2015, debido a la debilidad de la economía regional.

Como resultado algunos analistas han sugerido que el mercado latinoamericano de la aviación podría estar listo para una serie de fusiones, citando dinámicas similares a las que precedieron la consolidación de este mercado en EE.UU. durante la década del 2000.

Víctor Misuzaki, analista de Bradesco BBI en Brasil, dijo a la prensa en agosto que LATAM Airlines, el mayor operador de la región, o la brasileña Gol podrían considerar una fusión por acciones con Copa Airlines, cuyo valor de mercado asciende a cerca de $3.200 millones. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia