Emprendedurismo empieza a tomar fuerza

Emprendedurismo empieza a tomar fuerza

GRAFICA 10P

Para ser más competitivo el país necesita de la participación de los emprendedores, cuya actividad requiere ir acompañada de la innovación y de la tecnología,  elementos que le permiten desarrollarse eficientemente y facilita su acceso a nuevos mercados. La innovación brinda mayores oportunidades de éxito y de supervivencia empresarial.

El fomentar el emprendedurismo en la población y generarle un   ambiente adecuado, permite potenciar las oportunidades de crecimiento económico y de participación social.

El  emprendimiento toma cada vez mayor importancia, y muchas naciones están apostando a su impulso y desarrollo.

La medición del emprendimiento global recae en el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) que evalúa la actividad emprendedora en varios países, ofreciendo  un diagnóstico de esta actividad.

Según un informe realizado por el Proyecto Canal de Empresarias, el Centro de Innovación de Fundación Ciudad del Saber y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin, miembro del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo -BID),  teniendo como  base los estudios realizados por el  GEM,  Panamá refleja una Tasa de Actividad Emprendedora Temprana (TEA) del 17% para las mujeres y 24% para los hombres, mostrando un diferencial de género del 7%. Sin embargo, en el caso de las mujeres está muy cerca del promedio de América Latina.

Se conoce como TEA a la población de 18 a 64 años que ha tomado acciones en los últimos 12 meses hacia la puesta en marcha de un nuevo negocio y las  personas que tienen un negocio establecido de 3,5 años o menos.

Sobre el perfil de las emprendedoras en etapa tempranas,  destacan los grupos de edad de 25 a 34 años y de 45 a 54 años con 27% y 24%, respectivamente. Mientras que los emprendedores hombres se encuentran mayormente entre los 25 y 34 años con un 32%. (Ver Gráfica Distribución de la actividad emprendedora)

Por otro lado, se observa que un 67% de las emprendedoras poseen al menos  educación secundaria, mientras que en  los hombres un  72%.

En cuanto a las razones por la que los panameños emprenden, el informe indicó que las mujeres emprenden  mayormente por oportunidad (77%) y en menor proporción por necesidad, pero aún están por debajo de los hombres.

Este tipo de emprendimiento es considerado de alto crecimiento, lo que brinda posibilidades de mantenerse durante el tiempo y crecer como negocio.

Otra característica que mide el GEM es la actividad emprendedora establecida, que se refiere al porcentaje de personas que poseen un negocio con más de 3,5 años. En ella, Panamá mantiene una tasa baja, donde  las mujeres  adultas representan el 3% y un 4% los hombres, con una brecha de género de 0,76%.

En este tipo de actividad, las mujeres cuentan con negocios mayormente en el área de comercio al por menor, hoteles y restaurantes, y en menor medida, en educación, salud, servicios sociales y manufactura.

Se observa una ausencia de emprendedoras en otros sectores que impulsan el crecimiento económico  como el transporte, comercio al por mayor, construcción y en sectores de innovación como  información y  comunicaciones.

Por su parte, los hombres participan ampliamente en las áreas de comercio, hoteles y restaurantes, al igual que las mujeres, pero cobran relevancia en la actividad de Gobierno, salud, educación y servicios sociales, así como en  la manufactura, el transporte, el comercio al por mayor, la minería y la construcción.

Para Alberto De Icaza, subdirector de Innovación Empresarial de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), en los últimos años se ha registrado un incremento considerable en la cultura emprendedora del país.

Estos emprendimientos surgen por las necesidades de las personas de obtener ingresos o por las oportunidades que se presentan.

Lo interesante es que se ha visto un incremento en los emprendimientos no tradicionales, es decir, no solamente vemos casos de emprendimientos tecnológicos, sino que hay un incremento en emprendimientos culturales, sociales y en el turismo, detalló.

Agregó De Icaza que, pese al incremento de la cultura emprendedora en el país, hay más emprendimientos que fuentes de financiamiento para apoyarlos.

Explicó el funcionario que el perfil del emprendedor es el mismo en Panamá y en otras partes del mundo. Un emprendedor es un pionero, que lidera y guía un equipo de trabajo para colocar en el mercado un producto o servicio destinado  solucionar una necesidad de la población.

Donde exista una necesidad, hay un emprendimiento para desarrollar, detalló.

Finalmente,  De Icaza manifestó que el emprendimiento puede ayudar ampliamente al desarrollo económico del país,  ya que  impulsa la creación de nuevas plazas de trabajo y  la formalidad de los negocios.

Leoncio Vidal Berrío M.
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL