Empresarios insisten en que nuevo salario mínimo recrudecerá el desempleo

Empresarios insisten en que nuevo salario mínimo recrudecerá el desempleo
“El ajuste hacia el alza del salario mínimo impactará en el costo de la vida, la canasta básica subirá y posiblemente el desempleo también aumente, considerando que ya está en 7.1%, por lo que no auguramos un gran presagio a futuro”, aseveró el presidente del Conep, Julio De La Lastra. No obstante, indicó que respetan la decisión del Gobierno y la institucionalidad del país.| Cortesía

La decisión del Gobierno de aumentar el salario mínimo entre 1% y 8%, para un nivel promedio de 3.3%, a partir del 15 de enero 2020, a pesar de haber tomado en consideración los indicadores económicos de cada una de las 85 actividades reguladas, podría generar el despido de gran cantidad de trabajadores que devengan ese rango de ingresos y, en consecuencia, afectar mucho más la debilitada economía panameña, de acuerdo con lo planteado por los gremios empresariales aglutinados en el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).Los trabajadores, por su parte, califican el aumento como irrisorio para enfrentar el alto costo de la vida.

“El ajuste hacia el alza del salario mínimo impactará en el costo de la vida, la canasta básica subirá y posiblemente el desempleo también aumente, considerando que ya está en 7.1%, por lo que no auguramos un gran presagio a futuro”, aseveró el presidente del Conep, Julio De La Lastra. No obstante, indicó que respetan la decisión del Gobierno y la institucionalidad del país.

De La Lastra señaló que la parte empresarial, que es la que contrata la mano de obra y genera las riquezas del país, ha advertido que las condiciones son adversas, por lo que mantuvieron la posición de no respaldar ningún aumento salarial durante el periodo de un año, a la espera de un cambio favorable en la economía, considerando que esta es cíclica.

En cuanto a la cantidad de despidos, el empresario indicó que va a depender de la solidez de cada empresa y capacidad que tenga para resistir un incremento en sus costos operativos. Lo cierto es que el clamor general del sector es que no podrá resistir este aumento.

Ya antes del anuncio, la encuesta publicada por ManPower daba cuenta que en 2020 el 75% de las empresas se mantendrían con sus mismas plantillas, el 10% posiblemente contrataría nuevos empleados y otro 10% realizaría despidos.

En tanto la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), advirtió que todo impacto depende de la elasticidad de la demanda y oferta. En el caso de las industrias de alimentos el efecto sería mayor, debido a que cada aumento en los costos de producción es trasladado de forma casi inmediata al precio de venta.

El presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Aldo Mangravita, consideró que no era apropiado proceder con el incremento salarial en este momento. “Nos olvidemos que estos aumentos van de la mano con las prestaciones laborales como vacaciones, el décimo tercer mes, los 18 días de incapacidad, días nacionales y domingos en el caso de las empresas que no pueden detener su producción. En su conjunto estos pagos equivalen al 42% del salario”, recordó.

“Ya veníamos de un incremento de 6.5% que fue elevado y en condiciones económicas que no son buenas para el sector productor”, aseveró.  Mientras que en el caso de las bananeras, comentó que le parece inaudito conceder este año tres bonos de $150 cada uno para un total de $450 y dijo temer que este incremento aleje a las bananeras en un momento del país cuando se necesitan fuentes de empleo.

Por su parte, el Consejo Nacional de Trabajadores (Conato), califica el aumento como “insignificante en especial para los sectores más humildes y empobrecidos”, lo que se traduce en que Panamá sigue profundizando la brecha de la desigualdad.

“Creo que el Presidente solamente escuchó a los empresarios. Sabíamos que el aumento no sería muy alto, pero no pensamos que sería muy poco”, recalcó el dirigente sindical Rafael Chavarría.

Manifestó que el Gobierno realizó una gira nacional, pero parece que al final no tomó en cuenta la realidad del país, exclamó Chavarría, aduciendo que el aumento debió tomar en cuenta el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores y la necesidad de una política de Estado para promover al pequeño empresario y la agricultura, pero muy por el contrario se inclinó por la posición del sector empresarial.

La ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Doris Zapata, sostuvo que el interés del Gobierno se enfocó en reactivar la economía, pero advirtió que se hizo una reclasificación de las actividades que ahora son 37 y áreas geográficas para aplicar este nuevo salario. Explicó que para llegar a este aumento utilizaron una fórmula que entre otros aspectos analiza el Índice de Precios al Consumidor, la inflación, el crecimiento estimado de país y algunas consideraciones locales.

Las dos regiones de salario mínimo se mantienen en el nuevo decreto. En la actualidad existen 37 niveles de salario mínimo, para 85 actividades económicas, en al menos 11 ocupaciones.

Actividades como las bananeras en la provincia de Bocas del Toro tendrá un aumento de 8%, mientras que hotelería es de 1%. Solo la actividad de Minas recibirá un incremento de 6%.

Darsy Santamaría Vega
dsantamaria@capital.com.pa
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias