Empresarios proponen arbitraje obligatorio para el sector marítimo

Empresarios proponen arbitraje obligatorio para el sector marítimo

Trabajadores rechazan la propuesta y advierten que violenta acuerdos internacionales

foreman control forklift handling follow order from his manager

El sistema portuario y logístico de Panamá debe analizar la elaboración de una ley que obligue a los empresarios y trabajadores a solucionar sus conflictos mediante la conciliación y arbitraje para así evitar llegar a episodios como la huelga de 2012 que aún mantiene repercusiones en el sector marítimo.

Estos planteamientos fueron hechos durante la mesa redonda del recién concluido Foro Internacional de Arbitraje Marítimo y Convivencia Pacífica, en la que participaron expertos internacionales sobre el tema de conciliación y arbitraje como representantes del sector marítimo.

Juan Carlos Croston, presidente de la Cámara Marítima de Panamá (CMP), mencionó el caso de la reciente paralización laboral en los puertos de la Costa Oeste de los Estados Unidos por disputas de una convención colectiva, indicando que la carga dirigida hacia ese país es local y va para ese mercado, a diferencia de Panamá, en donde la mayoría de la carga es trasbordo.

Por su parte, Rommel Troetsch, expresidente de la CMP, dijo a los presentes que producto de la huelga de 2012 las navieras declararon a los puertos panameños como no confiables y algunas de ellas tienen hasta tres centro de trasbordo.

Por lo antes expuesto, Troetsch recomendó una legislación que obligue el arbitraje en el sector marítimo/logístico y así evitar la huelga en una de las actividades económicas más importantes del país.

En tanto, Jesús Sánchez Lambas, vicepresidente de la Fundación Ortega y Gasset y Presidente del Instituto Ortega y Gasset, dijo que en determinadas situaciones cuando atente contra intereses nacionales o de seguridad nacional cabe la solución de arbitraje en los conflictos nacionales.

Sánchez Lambas dejó claro que la mediación, conciliación y el arbitraje no funciona sin elementos coercitivos ni incentivos. En ese sentido, se le preguntó ¿qué tipo de elementos serían?

Citó el caso de la Unión Europea donde los conflictos que se presenten entre productores de alimentos y distribuidores están obligados a resolverse por mediación y arbitraje. También en España se les establece un impuesto si van a la justicia ordinaria, en vez de la conciliación y arbitraje.

Por otro lado, en la mesa redonda se abordó el tema de la migración del campo a la ciudad por falta de oportunidades laborales y en ese sentido, el consultor Rene Quevedo señaló que hay que crear pequeños negocios de emprendimiento en el campo. El agro debe ser una fuente de empleo y de oportunidades, puntualizó.

A ese respecto, Troetsch acotó que eso se puede lograr impulsando las exportaciones agrícolas panameñas como motor para la generación de empleo.

Por su parte, Saúl Méndez, secretario de Defensa de la Confederación Sindical Independiente (Conusi), destacó que tratar de limitar el derecho a huelga de quienes laboran en el sector marítimo y logístico no solo violenta el Código de Trabajo y las normas laborales vigentes en el país, sino que también los acuerdos internacionales firmados por Panamá ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Méndez explicó que el sector empresarial ha intentado responsabilizar a los trabajadores de la huelga que paralizó los puertos en 2012, sin embargo, olvidan que esa huelga fue declarada como legal por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), debido a la negativa de las empresas involucradas a negociar una convención colectiva y a acatar algunas resoluciones emanadas de los tribunales laborales.

Michell De La Ossa Prieto
midelaos@yahoo.com

Más informaciones

Comente la noticia