Empresarios y obreros cierran negociación salarial y ponen fin a la huelga en la construcción

Empresarios y obreros cierran negociación salarial y ponen fin a la huelga en la construcción

El Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) cerró un acuerdo de aumento salarial con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), permitiendo la firma de la Convención Colectiva que regirá las relaciones laborales entre ambas partes para el período 2018-2021 y poner fin a la huelga que paralizó el sector construcción por espacio de un mes y que dejó pérdidas económicas valoradas en $900 millones.

Mediante una negociación directa Capac y Suntracs acordaron un aumento escalonado para los proyectos que ejecuta el sector privado de 3% anual para los años 2018 y 2019, mientras que en los años 2020 y 2021 el incremento pactado será de 4%, lo que totalizará a14%, mientras que en el caso de las obras estatales el aumento pactado para los cuatro años de vigencia de la Convención Colectiva será de 18%.

No obstante, los trabajadores lograron incluir en la Convención Colectiva el pago de una prima de 11% anual sobre la escala salarial pactada para aquellos trabajadores que laboren en proyectos considerados como “megaobras”, que podrían incluir proyectos como el Cuarto Puente Sobre el Canal y la Línea 3 del Metro de Panamá.

Para Saúl Méndez, secretario general del Suntracs, el acuerdo alcanzado es el resultado de la firmeza y la disciplina de los trabajadores, quienes a pesar de los sacrificios que implica sostener una huelga de cuatro semanas de duración dieron muestra de entereza, lo que ahora rendirá frutos al permitirles contar con “aumentos y salarios dignos”.

Méndez destacó que esta huelga le ha dejado al Suntracs y al movimiento sindical en general grandes lecciones, entre las que destacan la necesidad de profundizar la labor de base de esa organización sindical y de fortalecer el Fondo de Huelga, ya que es evidente que las próximas negociaciones de aumento salarial podrían llegar a ser tan duras como lo fueron en esta ocasión.

Por su parte, el presidente de la Capac, Héctor Ortega, explicó que los aumentos pactados con Suntracs son “aceptables para ambas partes” y no afectarán a largo plazo la sostenibilidad de la industria de la construcción.

Ahora nuestra preocupación se centra en las pérdidas registradas por más de $900 millones, que aunando al decrecimiento del 19% que ya experimentó esta actividad, afectará aún más el desempeño de la economía panameña”, Jacqueline Bern

Explicó que, si bien todo aumento salarial impacta directamente en el costo final de cualquier producto, y la construcción no escapa a esta realidad, las cifras pactadas se ajustan a la realidad de la industria y, por tanto, ahora le corresponderá a las empresas del sector tomar las medidas pertinentes para elevar su productividad y seguir ofreciendo viviendas a precios accesibles para los panameños.

Sin embargo, Ortega destacó que un conflicto tan duro como el que han sostenido Capac y Suntracs también ha dejado lecciones positivas, como el hecho que la dirigencia de ambas organizaciones tienen la  convicción que  “una situación  similar” “no se puede repetir, porque perdemos todos”, por lo que se han comprometido a trabajar en las próximas semanas, de manera conjunta, para reactivar y reforzar los programas de capacitación de los trabajadores con miras a elevar la productividad del sector, así como a desarrollar indicadores económicos que faciliten la toma de decisiones, para  que en las próximas negociaciones salariales ambas partes manejen la misma información, lo que, a su juicio, podría ayudar a llegar a un acuerdo sin que se tenga que recurrir a una paralización laboral.

No obstante, Jacqueline Bern, vicepresidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), advirtió que si bien es positivo que el país vuelva a la normalidad y a la tranquilidad y que no haya sido necesario recurrir a un arbitraje, tanto la huelga como el acuerdo salarial que permitió ponerle fin tendrán impacto negativo en la economía del país y en el mercado de la vivienda.

“Ahora nuestra preocupación se centra en las pérdidas registradas por más de $900 millones, que aunando al decrecimiento del 19% que ya experimentó esta actividad, afectará aún más el desempeño de la economía panameña, por lo que será muy difícil que se llegue al crecimiento estimado de 5.6% para este año”, enfatizó.  

Bern agregó que aademás del incremento en la planilla,  el costo social del sector de la construcción será trasladado al consumidor final, que se verá afectado con el alza en los costos las viviendas y advirtió que esta realidad también provocará que los promotores no inviertan lo esperado, por lo tanto, construyan menos y se afecte la empleomanía en construcción.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia