Empresas invierten en energía limpia

La tecnologías tiene repercusiones positivas en todos los países

Planta solar1

Desde hace 10 años, a través de la estrategia ecomagination, General Electric (GE) invierte en el diseño y desarrollo de soluciones que permiten ahorrar dinero, optimizar el uso de recursos, reducir el impacto ambiental de los clientes y de sus propias operaciones, al tiempo que aumentan sus ingresos y benefician a las comunidades en general.

Para el año 2020, GE planificó invertir  $25.000 millones en Investigación y Desarrollo (I&D) de tecnologías limpias, con el objetivo de reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de agua dulce.

En cuanto a eficiencia energética, orienta sus investigaciones al uso de fuentes alternativas como el gas natural y fuentes renovables como la energía eólica.

El objetivo inicial era invertir $15.000 millones para el 2015, pero en 2014, se adicionaron $10.000 millones para alcanzar una cifra total de $25.000 millones.

Se espera que la población latinoamericana alcance los 844 millones para el año 2020 y, con ello, haya un aumento en la demanda de energía e infraestructura. Por ello, alineados con las necesidades de la región, del total de los 23 mil empleados de GE en Latinoamérica, el 58% está concentrado en los negocios de energía, específicamente en GE Power & Water, GE Energy Management y GE Oil & Gas.

En este orden de ideas, la compañía eléctrica está fortaleciendo la presencia de su negocio Distributed Power en la región, facilitando el acceso a tecnologías limpias y eficientes, como las Turbinas a Gas Aeroderivadas TM2500 y los Motores a Gas Jenbacher, dos soluciones que nacieron en uno de los Desafíos Globales de Innovación y que han sido exitosos en la generación energética en el lugar donde se requiere.

Sobre cuánto será el monto que GE invertirá en Panamá, Capital Financiero consultó con la empresa, pero se informó que no hay una cifra específica para Panamá, pues se trata de una inversión global.

Añadieron que en Panamá hay equipos que están certificados por ecomagination como los motores de gas Jenbacher, entre otros.

No se invierte por país, pero las inversiones  en esas tecnologías tiene repercusiones positivas en los países en donde opera GE, informó una fuente de la empresa.

En tanto, en Panamá AES tiene una potencia instalada de 777 MW, de los cuales 705 MW (90,7%) corresponde a plantas hidroeléctricas, lo que es energía renovable.

Desde la entrada de AES a Panamá, la empresa ha invertido $1.300 millones en ampliar su capacidad de generación con la repotenciación y ampliación de las plantas La Estrella, Los Valles y Bayano, y la construcción de las hidroeléctricas  Estí y Changuinola I.

AES Panamá ha establecido un Sistema de Gestión Integrado (SGI),  al tiempo que se imparte formación, capacitación y sensibilización ambiental y en seguridad.

Por otro lado, Alejandro Chen, encargado de Prevención de Riesgos, Salud, Seguridad Industrial, Medio Ambiente y Aseguramiento de la Calidad de Gas Natural Fenosa, indicó que la empresa está comprometida con el cuidado y preservación del ambiente por lo que invierte en proyectos de tecnología limpia que permitan el crecimiento integral del país de la mano de la protección de sus recursos naturales.

Dentro del proceso de generación de energía, Gas Natural Fenosa realiza las siguientes acciones: Control de erosión en las centrales hidroeléctricas. Se realiza la aplicación de técnicas de hidro-siembra para el control de erosión, además, de otras técnicas para la estabilización de taludes, lo que permite evitar la pérdida de suelo y deslizamientos de tierra.

También ejecutan modificaciones al sistema de refrigeración de aceite.

De igual forma están los sistemas de contención para derrames en subestaciones, que se construyen alrededor de los transformadores muros de contención, los que  tienen paredes y pisos impermeabilizados.Y finalmente la protección a la fauna con la instalación de líneas eléctricas entre la hidroeléctrica y la subestación construidas de cables más amigables con el ambiente, forrados de un material que previene afectaciones por electrocución a la fauna, como ardillas y aves. Igualmente, protectores de vida silvestre que se instalan en los aisladores de las líneas eléctricas y otros elementos para prevenir afectación a la fauna. 

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL