En bicicleta o a pie hacia el Chimborazo

En bicicleta o a pie hacia el Chimborazo

GDA/El Comercio

Ecuador

La antigua vía Flores, que conecta a Tungurahua con Chimborazo y Bolívar, se ha convertido en una ruta de aventura y entretenimiento familiar.

La senda, estrecha y asfaltada, empieza al sur oriente de Ambato en el sector de Miraflores, luego se empata con la carretera Ambato-Guaranda y desde allí continúa hacia el nevado gigante del Chimborazo.

Son cerca de dos horas de viaje a través de encañonados, ríos correntosos, complejos recreativos, termas, horizontes arenosos y fríos paisajes de la Serranía.

Los fines de semana, cientos de visitantes y deportistas que vienen de diversas provincias y del exterior hacen este recorrido ecológico, ya sea en vehículos, bicicletas montañeras o a pie.

El cambio de altitud se siente a cada paso. No todos se sienten en buena forma a más de 5 000 metros sobre el nivel del mar. A algunos les falta el aire y sienten ligeros desmayos, especialmente cuando se llega a la nieve del Chimborazo, dice Eduardo Vallejos, turista imbabureño.

A lo largo de los 46 kilómetros, entre Miraflores y El Arenal, se encuentran poblaciones indígenas tradicionales como Aguaján, Pasa, Llangahua y El Salado.

Desde esos sitios es posible conseguir fotografías y videos de los hermosos parajes, montañas, fauna y flora andina.

Además, están los balnearios con piscinas, recodos para acampar, platos típicos y termas, que entretienen al turista.

El río Ambato, que nace de los deshielos del Chimborazo con el nombre de río Colorado y luego confluye con el Blanco, acompaña a los aventureros

 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL