En busca de la fuente de la juventud

En busca de la fuente de la juventud

Científicos planean un ensayo clínico para ver si la metformina puede prevenir algunas enfermedades

metformina-1

Qué tal si hubiera una forma de evitar los achaques y calamidades de la tercera edad? Nir Barzilai, director del Instituto de Investigación del Envejecimiento de la Escuela de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York, está trabajando en ello.

Personas mayores de todo el mundo han estado acosando a Barzilai y sus colegas y muchos están escribiendo para demostrar que merecen estar en una prueba clínica que se está planeando. Esto ocurre pese a que la búsqueda formal de pacientes empezaría hasta dentro de un año o más.

Un hombre de 71 años envió una foto suya con una nota que dice: ¡Todavía hago 100 flexiones todos los días!. Un ingeniero jubilado contó: Completando dos crucigramas al día; caminando 30-45 minutos al día; tocando el piano por una hora al día; consumiendo 1.000 mg de curcuma.

Toda la humanidad está esperando y observando, escribió una persona de 76 años que enseña una clase de Introducción a Twitter en un centro para personas de la tercera edad en Las Vegas.

Potenciales participantes, de todo Estados Unidos (EE.UU.) así como de países como Holanda, han inundado la oficina de Barzilai con llamadas y cartas. Otros investigadores que participan en el proyecto también se han visto abrumados.

Detrás de la manía está una píldora genérica barata y ampliamente usada para la diabetes tipo 2 llamada metformina. Los científicos planean un ensayo clínico para ver si el medicamento puede retrasar o prevenir algunas de las enfermedades más devastadoras de la edad avanzada, desde males cardíacos hasta el deterioro cognitivo y el cáncer.

Para poner a prueba la píldora, gerontólogos de 14 centros para personas de la tercera edad a lo largo de EE.UU. harán un seguimiento de 3.000 personas durante seis años. La mitad de los participantes recibirá el medicamento, mientras que los demás tomarán un placebo.

Evidentemente nos hemos metido en algo que es fundamental para la humanidad, afirma S. Jay Olshansky, profesor de la escuela de salud pública de la Universidad de Illinois en Chicago, quien participa en el proyecto.

Olshansky no ha visto este tipo de interés de pacientes en un estudio médico. Uno nunca es contactado por el público, jamás, dice.

Los investigadores médicos con frecuencia tienen que prácticamente rogar para conseguir voluntarios, y a veces incluso les ofrecen dinero. Un anuncio de búsqueda de sujetos para un estudio sobre el sueño financiado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, por ejemplo, lo promociona como algo divertido. ¡Estudio de investigación del sueño de 37 días! ¡Se necesitan participantes saludables de entre 55 y 70 años! Los individuos reciben hasta $10.125, dice el aviso.

El estudio de la metformina tiene un atractivo más natural, reconoce Olshansky. Estamos hablando del bien básico más valioso del mundo: La vida en sí.

Personas mayores han averiguado su número de celular y lo han llamado reiteradas veces. ¿Cuál es tu historia?, le preguntó el doctor a un californiano que lo ha llamado constantemente. El hombre, un emprendedor de 70 años, le dijo al doctor que está disfrutando de la vida y no quiere que se acabe.

Algunas personas dijeron que deseaban prolongar su vida de forma considerable, junto con sus prestaciones de jubilación. La idea de vivir hasta los 120 años me llena de gran emoción, y también la idea de cobrar mi pensión hasta entonces sería un regalo maravilloso, escribió un británico de 71 años.

Otros parecen motivados por el temor a un deterioro emocional y financiero. No es tanto miedo a morir, es miedo a vivir con dolor y agonía y ser una carga para todos los demás y mi esposa, aseveró Bill Thygerson, un ingeniero de sistemas de misiles retirado de 70 años.

Muchos de los que se postularon, como Thygerson, de Huntsville, Alabama, ya se cuidan. Ha reducido su consumo de azúcar y carne roja y va al gimnasio con regularidad. Hace unos años, volvió a su peso de cuando estaba en la universidad.

Aunque la esperanza de vida ha aumentado de forma significativa en el último siglo, el envejecimiento también aumenta las probabilidades que alguien desarrolle cáncer, Alzheimer, enfermedades cardíacas y otros males.

El interés de los gerontólogos en la metformina encaja con la investigación de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., que también está probando formas de posponer o prevenir condiciones debilitantes o costosas. La idea detrás del esfuerzo es apuntar a secuencias en el cuerpo, a nivel molecular, que cuando son defectuosas pueden provocar enfermedades crónicas o incluso la muerte, dice Rafael de Cabo, jefe de la Rama de Gerontología Traslacional de la agencia.

En los últimos 12 años, su laboratorio y otros han identificado múltiples compuestos, incluida la metformina, que afectan estas secuencias y han permitido a ratones vivir de forma más saludable en la tercera edad, y en algunos casos por más años.

Los investigadores consideran la metformina la mejor opción de todas para probar en los humanos debido a su historial de provocar pocos efectos secundarios o ninguno. Otra cosa que anima a los investigadores es un estudio británico de gran escala publicado en 2014 que indicó que personas mayores con diabetes que tomaron metformina vivieron en promedio más años que sus pares sanos.

El equipo que planea el estudio en EE.UU. busca recaudar unos $64 millones. Ninguna farmacéutica está involucrada, y ninguno de los doctores tiene un interés financiero en la píldora. Los investigadores planean reclutar personas de entre 65 y 79 años.

Algunos posibles participantes ya han tenido que lidiar con una enfermedad. Uno no piensa en la mortalidad hasta que algo como esto te golpea directo en la cara, dice por teléfono Randolph von Gans, que vive en Marbella, España. Al semijubilado de 72 años le gustan las actividades al aire libre y socializar, y recuerda que se sintió algo destrozado durante un revés de salud que sufrió tras el bloqueo de una arteria coronaria.

Incluso la hermana mayor de Olshansky lo está presionando para participar en el estudio. l le dijo que escribiera una carta, al igual que los demás.

La hermana, Arlene Schultz, de 64 años, lo hizo. En una conversación telefónica, compartió sus inquietudes, mientras caminaba en la cinta trotadora.

No quiero verme vieja. No quiero sentirme vieja, dijo Schultz, una técnica de cuidado de la piel jubilada que vive en Farmington Hills, Michigan. Estoy tratando al máximo de combatirlo

Jennifer Levitz
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia