En cinco años el modelo financiero será distinto, advierte Urarte

En cinco años el modelo financiero será distinto, advierte Urarte
La batalla la ganará QUIEN conozca mejor a su cliente| Archivo

La mayoría de quienes están al frente del sector bancario y financiero, al igual que en otras industrias, consideran que la transformación digital es un proyecto de tecnología. No han entendido que amerita un cambio cultural y de liderazgos.

Los señalamientos,  compartidos a Capital Financiero, son  de Marcos Urarte, quien visitó Panamá invitado por Mercantil Banco para conversar con los colaboradores de la institución acerca de los desafíos de la era digital.

Urarte es ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña, España, ingeniero de Sistemas por la Universidad de Fujitsu Limited en Tokio, Japón, con especialidades en control de gestión y dirección estratégica de tecnologías de la información, además de asistir como profesor invitado al Massachusetts Institute of Technology (MIT) y a la Universidad Nacional de Singapur (NUS).

Señaló que muchas veces los líderes que han estado al frente de los sistemas tradicionales de las empresas han sido brillantes, pero “no tienen por qué ser las personas más adecuadas para liderar estos nuevos modelos de negocios. El éxito es la principal resistencia al cambio porque se plantean para qué cambiar si las cosas van bien”.

Sin embargo, observó que realmente no se es del todo consciente que los cambios dejarán a muchas entidades financieras fuera del juego.

Y esta predicción no mira hacia un futuro lejano. Urarte vaticina que a la vuelta de cinco años “el modelo financiero será distinto”.

Explicó que seguirán existiendo bancos, eso sí, la batalla la ganará el que conozca mejor a sus clientes.

Las entidades tenían mucha información de sus usuarios, “pero no hacían nada con ella; en la actualidad lo están intentado, pero para gestionarla se deben aliar con los gigantes tecnológicos” que dominan estos procesos y han sido muy eficientes en hacer sentir al ciudadano “que forman parte de su vida y dan todo gratis”, subrayó el experto.

Urarte dijo que los bancos comienzan a ser conscientes de los clientes como su principal activo, además del talento de sus trabajadores, porque “hasta ahora solo se han orientado a sus accionistas”.

Resaltó que “las empresas visionarias crean necesidades; no cubren necesidades y por eso debería ser nuestra obsesión cómo sorprender al cliente”.

El experto enfatizó en este contexto, que la transformación digital no es un proyecto tecnológico, sino de transformación en el que se necesita tecnología.

En su visión, este proceso tiene dos grandes objetivos: Cómo mejorar la experiencia del cliente y darle más valor y crear nuevos modelos de negocios sin poner en riesgo el mercado tradicional.

Se inclina por un sistema que califica de dual y permita “crear negocios adyacentes e ir ampliado la cartera de servicios”.

Por otra parte, entiende que “uno de los grandes retos y dramas es que las empresas tradicionales, cada año, deben ganar más dinero que el anterior y, en particular, las que cotizan en bolsa y muchos bancos lo hacen”.

Sin embargo, este sector se enfrenta a empresas tecnológicas que pueden “estar años perdiendo mucho dinero y siguen teniendo acceso ilimitado a recursos financieros”. Esta condición les permite orientar estrategias a mediano y largo plazo de manera cómoda.

Citó el ejemplo de Uber “que acaba de salir a bolsa por $85,000 millones y lo mejor es que no tiene un solo auto, pero cuenta con plataforma y clientes.

Cambió el paradigma de la economía, porque no solo  es tener clientes, sino conocer a los clientes”, precisó.

Del lado regulatorio, reconoció “su impacto brutal”, pero no dejará de existir y lo más saludable es seguir gestionándolo “lo mejor posible”.

Por su parte, Manuel Domínguez, enterprise account manager de Huawei en Panamá, expresó a Capital Financiero durante el tradicional desayuno mensual de la Cámara Panameña de Tecnologías de Información, Innovación y Telecomunicaciones (Capatec), que la banca panameña tiene particular interés en el tema de la transformación digital y en la experiencia de Huawei en impulsar a marcas globales.

De hecho, en el caso de Brasil, han acompañado a Bradesco, Caixa y Banco do Brasil en implementar soluciones de almacenamiento.

Bradesco, por ejemplo, redujo en 60% sus costos operativos con soluciones de transformación digital, aportadas por la empresa tecnológica.

En Panamá, Huawei está trabajando con cuatro bancos de la plaza, interesados en mejorar la experiencia del cliente, acelerando el tiempo de las transacciones y de la banca en línea y empleando análisis de datos en procura de las mejores soluciones.

Domínguez resaltó que Huawei “es mucho más que un celular”, ofreciendo respuestas para las distintas industrias. Se apalancan en teléfonos inteligentes, conectividad, computación y la nube.

En América Latina se establecieron hace más de 20 años. Cuentan  con más de 20 oficinas y 4,000 empleados. En Panamá, se estableció en el  2008, y en el 2015, fundó un centro logístico, el sexto de la región.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar @capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia