En el Mes Internacional de la Mujer…

En el Mes Internacional de la Mujer…
Las mujeres representan en Panamá el 63% de los egresados universitarios.Foto | Capital Financiero

Me incluyo en el bajo porcentaje de las afortunadas, de las que tuvimos acceso a una buena educación, las que aprovechamos las oportunidades, contamos con mentores, a las que nos enseñaron que nosotras mismas nos ponemos los límites, y a no tener miedo a soñar.

¿Qué podemos hacer para incrementar este porcentaje?

Con frecuencia escuchamos las expresiones: “equidad de género”, “empoderamiento de la mujer”, “feminismo”, “techo de cristal”, etc.

¿Qué significan? Para mí, estas palabras definen el derecho que tenemos las mujeres para lograr el éxito que anhelamos sin tener condiciones o limitantes que nos lo impidan por el hecho de ser mujer.

Durante el año tenemos acceso a estadísticas sobre la desigualdad de género, pero este mes toman mayor relevancia por el eco de voces que se animan a difundir una realidad que no debemos ignorar.

Las recientes cifras indican que hay más de 700 millones de habitantes viviendo en extrema pobreza, la mayoría son mujeres, más de 62 millones de niñas sin acceso a educación, más del 40% de los egresados universitarios son mujeres, ganamos 23% menos que los hombres, somos solamente el 4% de los CEOs del Fortune 500, y hay solo 19 mujeres jefas de estados o en altas posiciones de gobiernos.

Aterrizando estas cifras a Panamá, las mujeres representamos el 63% de los egresados universitarios, pero somos solo el 45% de la masa laboral activa y menor porcentaje de mujeres en altos cargos ejecutivos o juntas directivas.

Las recientes estadísticas de embarazos en niñas y adolescentes son escalofriantes, con 1,572 casos en los primeros dos meses del año 2017; 1 embarazo cada 54 minutos!

A pesar de este panorama poco halagüeño, en Panamá las mujeres somos parte importante de iniciativas para cambiar esta realidad.

Así, se han incorporado fundaciones que trabajan para erradicar la pobreza mediante la educación, disminución de embarazos en niñas y adolescentes, apoyo legal y empoderando a mujeres, permitiéndoles desarrollarse en nuestra sociedad de una forma autosuficiente.

Liderando las mismas tenemos a panameñas extraordinarias, disruptivas, agentes de cambio y mejor aún “creando oportunidades” para otras mujeres.

Me atrevo a mencionar a alguna de ellas, sin restarle el merecido reconocimiento a las que no menciono, Gisela de Porras de Voces Vitales, Mercedes Eleta de la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas, Patricia de Rengifo de Fundación Transición a la Vida, Hidelgard Vásquez de Fundación Calicanto, Olga Sinclair de la Fundación Olga Sinclair y Marcela Tejeira de Fundamorgan.

Tenemos el privilegio de contar con mujeres que han logrado el éxito profesional y es por su educación, preparación, innovación, autoconfianza y principalmente por su perseverancia.

Me atrevo a decir que todas apoyadas no solo por mujeres, sino también por hombres que vieron en ellas su potencial.

Todos somos clave para lograr esta equidad que tanto deseamos y, que según el Foro Económico Mundial nos tomará casi 170 años lograr.

Agilicemos el paso y pasemos leyes con cuotas obligatorias de participación de mujeres en el sector público y privado, contemos con leyes de educación sexual que permita a las mujeres una planificación familiar adecuada, mejoremos el sistema educativo para que llegue a todos por igual, rompamos con los prejuicios de género para que las niñas crezcan damas y reinas, y a la vez ingenieras, doctoras, agrónomas, educadoras, amas de casa, presidentas y que sean ella, únicamente ellas, las que pongan el límite a sus sueños.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias