En Etesa, hay más piezas pendientes de compra que son ‘urgentes’, sostiene Barría

En Etesa, hay más piezas pendientes de compra que son ‘urgentes’, sostiene Barría
Iván Barría (Izq.), en la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional en agosto de 2014. | Cortesía Etesa

Los cuatro transformadores operados por la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) que explotaron –y que causaron dos apagones importantes en marzo pasado– no son los únicos equipos que requieren cambiarse. Hay más piezas pendientes de compra.

Así de contundente es la advertencia que hace Iván Barría, exgerente general de Etesa, cuya gestión ha sido cuestionada después de su salida (el pasado 23 de marzo) tanto por la Secretaría Nacional de Energía como por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep).

En entrevista con ElCapitalFinanciero.com, Barría reveló que antes de los dos apagones de marzo –que afectaron la ciudad de Panamá, sectores de Colón y algunos puntos del resto de Centroamérica– él mismo había solicitado $6 millones en piezas. El problema es que ninguna de esas piezas llegó con la “urgencia” del caso.

Justificar cualquier pedido de urgencia no me lo estaban aprobando. Esa fue una de las razones por las que me decidí ir” de Etesa.

Iván Barría, egresado del INCAE Business School y con más de 15 años de experiencia en proyectos de generación de energía.

Fallas previas

La Secretaría Nacional de Energía ha informado que en el primer trimestre de 2017 ha habido fallas en el sistema de transmisión eléctrica que no causaron más apagones, pero que sí debían tomarse con seriedad.

“Hubo fallas que no causaron ningún problema [evidente]. Fueron reportadas internamente en Etesa, pero la Secretaría no se enteró”, dijo el secretario de Energía, Víctor Urrutia, en una entrevista concedida a este medio.

Nota relacionada: Las revelaciones detrás de las explosiones en Etesa

Urrutia dijo, además, que “la junta directiva estaba muy molesta porque no se nos reportó, pero sí había indicios de que había este problema”, refiriéndose al caso de los cuatro transformadores afectados de la Subestación Panamá y que serán sustituidos de forma progresiva.

De hecho, Etesa anunció que ya se adquirieron 30 nuevos transformadores que comenzarán a llegar mediados de mayo, sin contar con los 40 transformadores adicionales que se adquirieron en 2016 y que están en proceso de fabricación.

Sin embargo, el exgerente Barría sostiene que sí hizo su trabajo y sí informó oportunamente. Como prueba, apunta los $6 millones en piezas que solicitó y que se mantienen en órdenes de compra.

“Revise usted cuántas órdenes de compra tengo. Son unas 3 mil ó 4 mil al año. No voy a decir que una es la más urgente [porque todas tienen un nivel de urgencia], pero ésta fue la que explotó”, señala Barría, al tiempo que advierte: Aún “hay otra cantidad de piezas que son urgentes”.

Las razones de Barría

Históricamente, continúa Barría, en Etesa no se habían comprado piezas. “Aunque me di cuenta de la situación en el año 2014, que no había piezas, no se pudieron pedir hasta marzo de 2016”, sostiene.

En el día a día, afirma, “es un lio cambiar de partidas”. Además, “no me aprobaban las cosas. Y en Contraloría se demoran”.

Etesa es la empresa con la que más se demoran para que le aprueben las cosas. [Demoran] unos 63 días en promedio, de los 148 trámites que se hicieron”.

Iván Barría

Las explicaciones de Iván Barría no quedan allí. También reveló que sus esfuerzos por adquirir los equipos en el tiempo oportuno llegaron más lejos.

“Al principio le pedí a la Contraloría que nos sacara del control previo y no me lo dieron. Cuando llegó la Ley de Compras [las modificaciones a la Ley 22 de 2006, que regula la contratación pública] fui a la Asamblea Nacional y nadie me escuchó tampoco”, señala.

Se lo decía cantidad de veces a la junta directiva [de Etesa], y la junta directiva me dio la orden que todo se tenía que comprar por licitación”, explica Barría. Por tanto, agrega, “sí pedí ayuda”.

Para Barría, lo que ocurre es queahora que yo salí, a lo mejor, para que se note un cambio están aprobando las cosas. Esas 15 piezas que se pidieron ahora por urgencia, en mi administración, jamás lo hubiera podido hacer”.

Pese a ello, Barría sostiene: “Yo estaba licitando casi $1,000 millones y en promedio Etesa licitaba $120 millones. ¿Falta de ejecución? Yo veo bien difícil que ellos puedan probar falta de ejecución”, porque “durante mi periodo ejecuté de 5 a 10 veces más de lo que ejecutaba Etesa en promedio”.

El sistema de transmisión eléctrica debe ser revisado.

El sistema de transmisión eléctrica debe ser revisado. | Cortesía Etesa

Medidas internas

Más allá de lo ocurrido, y de las distintas versiones de los hechos, lo cierto es que los usuarios del servicio eléctrico panameño esperan que el sistema de transmisión funcione bien.

El Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá estima que los apagones pueden causar pérdidas por cerca de $1.3 millón por cada hora sin energía eléctrica. También advierte que son los emprendedores y las empresas más pequeñas (que no cuentan con plantas de emergencia) los más perjudicados por los apagones.

Por tal razón, el secretario de Energía dice que “hay cosas que se deben implementar para que eso [casos como los recientes] no vuelvan a pasar”. Y por eso, dice Urrutia, “hemos hecho una revisión” interna, y una persona dentro de Etesa está realizando una evaluación continua y permanente del nivel de seguridad de la red.

En Etesa, deben hacer un informe actualizado “casi que diariamente”, “porque un día puede haber un equipo dañado, pero debes saber cuándo va a regresar”. “Si tienes un seguimiento, sabes dónde estás parado. Pero eso no estaba ocurriendo de esa forma. Hay personas que saben eso, pero yo lo quiero ver escrito en alguna parte”, advierte Urrutia.

El sistema de transmisión eléctrica ha aumentado. “Cuando el sistema era más pequeño, como en el año 1974, uno sabía lo que estaba pasando”, la red era de 115 mil voltios y sólo había dos circuitos (Panamá´-Colón), recuerda Urrutia.

Actualmente, la realidad es otra. “Tenemos una red de 230 mil voltios que une todo el país. Pero solo en ciudad de Panamá tenemos un anillo local de 115 mil voltios”, indica Urrutia.

Transmisión tiende a ser muy noble y  se porta bien contigo, pero si te portas mal con la transmisión, te regresa y te muerde, y eso fue lo que nos pasó”.

Víctor Urrutia, secretario nacional de Energía

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL