Enfrenta nuevos retos

Aumento en el costo de los permisos de construcción preocupa al sector

El 2017 es un año lleno de oportunidades para el sector inmobiliario, pero también de retos, entre ellos, figura la propuesta municipal de aumentar el costo de  los permisos de construcción; la decisión de la Contraloría General de la República de desconocer la figura del corretaje de bienes raíces  para la representación de inversionistas en las subastas públicas de la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (Uabr) y la modificación de la ley de corredores de bienes raíces.

En esta semana podría salir humo blanco en la mesa del diálogo que  mantenemos con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) y la Asociación de Corredores de Bienes Raíces (Acobir) sobre el Acuerdo Municipal que aumenta la tasa de los permisos de construcción, indicó el alcalde del distrito de Panamá, José Blandón.

La propuesta incluye incrementar de  0,25% a 1% los permisos de construcción para las obras que  se encuentre  dentro del rango de $501  y $500.000 y  1,25% para los  proyectos que superen los $500.000.

Blandón insistió  en que los  permisos de construcción   se pagan en  base a una tabla de precios de 1991, cuando el valor de la construcción en Panamá ascendía a $600 el metro cuadrado, sin embargo,  en la actualidad el valor se ubica entre $2.000  y $3.000 el metro  cuadrado.

Mientras en San Miguelito y Arraiján las empresas pagan el 2%, en Panamá pagan 0,25% y aunque es cierto que en el distrito capital  hay más construcción, también es cierto que  se requiere  de mayor  personal,  explicó Blandón.

La alcaldía espera recibir  $3 millones adicionales producto de  este aumento. Cabe mencionar  que  el municipio ha recaudado $17,1 millones en  concepto de permisos de construcción en los últimos cuatro años.

Ivan Carlucci Sucre, ex presidente de Asociación de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), considera que todos los aumentos deben ser consensuados y agregó que no podemos permitir que se pretenda generar  ingresos  municipales sometiendo a un solo sector.

Por su parte, el presidente de Acobir, Eric Van Hoorde, denunció que la Contraloría General de la República  no reconoce la figura del corretaje de bienes raíces  para la representación de los inversionistas en las subastas públicas de la Uabr.

Van Hoorde solicitó una reunión con el contralor Federico Humbert para explicarle el  papel que juegan  los corredores en la promoción y ventas de los bienes revertidos.

Van Hoorde considera que se le está poniendo un cerco a los corredores  cuando hay $100 millones en bienes listos para  ser vendidos.

El ministro de Comercio e Industrias (Mici), Augusto Arosemena, se comprometió a llevar la inquietud de los miembros de Acobir a Humbert.

Capital Financiero trató de conocer la posición del Contralor sobre estos señalamientos, pero no se obtuvo respuesta.

El Mici  cuenta un  borrador para modificar la ley que rige la profesión de corredor de bienes raíces, que será presentada al Consejo de Gabinete, para posteriormente llevarlo a la Asamblea Nacional de Diputados.

Las reformas a la ley está  enfocada en implementar un sistema único de registro de propiedad, con el fin de regular y controlar los arrendamientos y ventas de bienes inmuebles, medida que ayudará a fomentar la transparencia y dificultará la práctica ilegal de la profesión.

Las modificaciones a la ley también contemplan crear un Departamento de Inspección, que permitirá asegurar el fiel cumplimiento de las normas vigentes, además se  creará una  Dirección General de Corredores de Bienes Raíces, adscrita al Mici.

El Ministro Arosemena advirtió que se tomarán medidas drásticas contra los que ejercen ilegalmente esta profesión.

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia